LA HARLEY DEL ALCALDE LUIS PÉREZ

LA HARLEY DEL ALCALDE LUIS PÉREZ

La Alcaldía de Medellín está encartada -literalmente- con una motocicleta estilo Harley Davidson que compró la administración anterior, la de Luis Pérez Gutiérrez.

23 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

La Alcaldía de Medellín está encartada -literalmente- con una motocicleta estilo Harley Davidson que compró la administración anterior, la de Luis Pérez Gutiérrez.

"Es un verdadero elefante blanco", dice Alvaro González, el actual director de Metroseguridad, y confiesa "no saber qué hacer" cuando muestra el vehículo granate con manubrios altos y asiento ultracómodo que hoy está paralizado en el sótano de la sede de la Alcaldía en la Alpujarra.

Casi cinco meses después de dejar su cargo, a Luis Pérez le han destapado todo tipo de escándalos y se sabe que hay cerca de 40 investigaciones preliminares en su contra en los organismos de control y en la Fiscalía (ver recuadro). Sin embargo,ááen criterio de quienesáexaminan sus actuaciones,áel descubrimiento de la Harley podría ser lo que popularmente llaman la "tapa de la olla".

Técnicamente no es una Harley Davidson, pero es de la misma línea, se llama Virago y es la alternativa creada por los japoneses para atender a ese sector del mercado que, según los especialistas, busca un estilo de vida diferente.

"El harlismo no es un deporte, es recreación y un estilo de vida. El que quiera empezar a vivir esta pasión debe desembolsillar inicialmente 25 millones de pesos para comprar una Harley", dice una página en Internet especializada al hacer recomendaciones sobre las que denomina "las custom japonesas o tipo Harley".

Y advierte: "El mundo del harlismo merece mucho respeto y más de uno lo asume como una moda, cuando realmente no lo es".

Funcionarios de la administración aseguran que Luis Pérez la utilizó, incluso, para pasearse durante la Feria de las Flores. El reconoce haberla utilizado para algunos recorridos, pero aunque no lo niega, dice no recordar haberla manejado en dicha fiesta.

Cómo llegó esta motocicleta a la Alcaldía?.

El dinero para la compra salió de un convenio que existe entre Metroseguridad y la Policía de Medellín.

El general Leonardo Gallego, para ese entonces comandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, firmó una autorización el 29 de abril del 2002 para que Isaac Gaviria Zapata, director de Metroseguridad, nombrado por Luis Pérez, adquiriera la motocicleta (ver facsímil).

Gallego, cabe recordar, es el mismo oficial, queáfue retirado de la institución en noviembre del año pasado luego de que seádestapóáel escándaloáporáel usoádado a partidasáde gastos reservados de la Policía de Medellín:áentre ellos, compra de lapiceros Montblanc, los tradicionales besos de negra y tres lienzos de galería a 800 mil pesos cada uno.

La motocicleta Virago XV-250 fue adquirida por 10 millones de pesos el 14 de mayo del 2002. Hasta ahí todosá los implicados áestán de acuerdo.

Cuando las versiones de unos y otros comienzan a contradecirse es a la hora de explicar para qué se compró la moto.

Según el certificado de compromiso presupuestal firmado por Isaac Gaviria, la moto se compró para "Apoyo en eventos especiales y campañas" (ver fascímil).

Varios funcionarios de la alcaldía aseguraron a EL TIEMPO que la moto permanecía en el pool , que es la zona del estacionamiento destinada para los vehículos del alcalde y sus secretarios.

El mismo Luis Pérez, al ser preguntado por este diario, recordó de inmediato la moto. "La Virago es de Metroseguridad", dijo, y negó que se la hayan entregado a él. "Entiendo que Metroseguridad se la entregó a un escolta o a la Policía, no se a quién", indicó.

No obstante, reconoció haberla utilizado. "En la Virago fui a varios corregimientos, a Santa Helena, a San Antonio de Prado. Así como fui una vez en bicicleta al Túnel de Occidente. Iba a inspeccionar, no a pasear".

Isaac Gaviria se comunicó con este diario por solicitud de Luis Pérez para tratar de precisar y explicó que la moto se compró para usarla como "cebo" para infiltrar bandas de delincuentes y combatir el robo de automotores.

"Sería bueno que revisaran cómo bajó el índice de robo de motos, antes y después de que compráramos la Virago", aduce.

Y de hecho, del 2002 al 2003, se redujeron en 27 por ciento el hurto de automotores, así como el 45 por ciento de homicidios y el 83 por ciento de secuestros.

Estas reducciones han sido interpretadas por estudiosos, como la Fundación Seguridad y Democracia, como producto del fin de la guerra entre milicias y paramilitares en la capital de la montaña.

Lo que no pudo explicar Gaviria es por qué si la moto era un "cebo" y debía entonces pasar con el más bajo perfil posible la utilizaba nada más y nada menos que el alcalde para hacer algunos de sus recorridos.

Para los funcionarios encargados del tema, la verdad es solo una: la moto la compraron para que Luis Pérez la usara.

"Cuando la compraron, la moto no entró por el almacén de Metroseguridad como legalmente debe hacerse, para que quede constancia en el acta de entrega y para darle un código en el inventario", asegura Héctor Vanegas, técnico administrador de inventarios de esa entidad.

"Nosotros nos enteramos de que esa moto existía en noviembre del año pasado cuando el alcalde la reintegró junto con una Honda XL 200 color rojo", añade.

"Cuando a mí me pidieron que la legalizara me dijeron: Vaya por esa moto que el alcalde (Luis Pérez) la reintegró . La recogí en el pool y nos la entregaron de palabra", precisa.

Eso sucedió, como consta en los documentos, en noviembre del 2003, es decir un mes antes de que Luis Pérez entregara el cargo y recién conocidos los resultados de las elecciones que dieron como ganador a Sergio Fajardo en Medellín.

Hoy, la moto sigue quieta, entre los carros oficiales del pool , con 1.424,7 kilómetros recorridos y pendiente de que resuelvan cómo venderla sin que se produzca un detrimento patrimonial.

Qué ha pasado?.

Tras entregar su cargo como alcalde, los escándalos han perseguido a Luis Pérez. Así han evolucionado algunos de los casos:.

Investigaciones: Luis Pérez enfrenta cerca de 40 investigaciones preliminares. El ha dicho que ninguna tiene fundamento y que es algo normal para quien sale de un cargo público. En la Fiscalía hay 9, en la Procuraduría dos que ya están en pliego de cargos, dos más abiertas y 30 quejas en estudio.

Biblioteca Temática: Proyecto de 18.000 millones de pesos que le valió a Luis Pérez el premio Atila, otorgado por la revista argentina Dana a quienes atentan contra el patrimonio cultural, pues significó la destrucción del histórico Pasaje Sucre. En marzo se anunció que las EPM no continuarán con el proyecto porque no cabe en su objeto social.

Muro del estadio: En abril, la nueva administración tumbó 357 de los 2.082 metros de un muro recién construido para cerrar la unidad deportiva Atanasio Girardot. Se demolió para adecuar tres entradas, pues las 15 que tiene no son suficientes, según concepto del Sistema de Prevención y Atención de Desastres.

Transversal Intermedia: La construcción de esta avenida en El Poblado está detenida porque la nueva administración encontró problemas en la compra de terrenos y en diseños de varios puentes.

Gastos sin fondos: 15 días antes de dejar el cargo, Luis Pérez anunció que no había plata para pagar nómina, ni contratistas ni proveedores. Pero, según la Secretaría de Hacienda, siguió gastando y contratando: en diciembre firmó contratos por 98.845 millones de pesos. Pérez dejó un déficit de 300 mil millones de pesos, a pesar de que había recibido un superávit de 34 mil millones.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.