INTERNET: OTRO TIPO DE MORAL

INTERNET: OTRO TIPO DE MORAL

Daniel Samper Pizano, prestigioso periodista colombiano cuyo mérito profesional es reconocido en varios países, anunció la semana pasada su retiro del foro de los lectores de eltiempo.com, lo que en la práctica significa que, aunque su columna continuará apareciendo, se eliminará la ventana virtual destinada a publicar las reacciones a la misma. Es la primera vez que la página de internet de la Casa Editorial es impactada de esa manera, no solo porque Samper es uno de columnistas que mayor número de comentarios despierta en el website, sino porque vuelven a cuestionarse los mecanismos de participación de los internautas y su calidad.

23 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Daniel Samper Pizano, prestigioso periodista colombiano cuyo mérito profesional es reconocido en varios países, anunció la semana pasada su retiro del foro de los lectores de eltiempo.com, lo que en la práctica significa que, aunque su columna continuará apareciendo, se eliminará la ventana virtual destinada a publicar las reacciones a la misma. Es la primera vez que la página de internet de la Casa Editorial es impactada de esa manera, no solo porque Samper es uno de columnistas que mayor número de comentarios despierta en el website, sino porque vuelven a cuestionarse los mecanismos de participación de los internautas y su calidad.

Daniel acepta que la invitación al lector para que intervenga permite conocer sus puntos de vista y fomenta los debates; pero también dice que esos postulados se quedaron en la teoría. "... En la práctica, los foros cayeron en manos de anónimos que han instaurado un reino de grosería e intolerancia." Un control que se implantó después de varias discusiones internas, demostró su utilidad para rechazar automáticamente las palabras soeces. Pese a la limpieza general, el sitio "sigue siendo zona rufianesca donde se amenaza, calumnia e insulta aun a otros participantes", según Samper.

El director de eltiempo.com habilitó un enlace para registrar las opiniones sobre la actitud del periodista. La respuesta fue abrumadora: en el lapso de dos días llegaron 715 correos, muchos de ellos solidarizándose con el comentarista, mientras los demás expresaban su molestia por el cierre del espacio. En conjunto, los mensajes formaron un espejo del problema denunciado. Había insultos, agresiones familiares, e intimidaciones. Se encontraron participantes reflexivos que pedían vigilar el nivel de las intervenciones. Tampoco faltaron los anónimos de quienes inventan identidades o suelen apropiarse de nombres para ofender a los periodistas y para hacerle daño a los suplantados. Figuraron, por ejemplo, "Carlos Holguín", "Jorge Cárdenas" y "Juan Gómez" ; alguien firmó como "Daniel Samper" y uno más, no tuvo reparo en usurpar la dirección de la hija del columnista. La Defensora recibió el reclamo de una conocida reportera cuyos datos fueron plagiados. Además de que se publicaron como suyas frases que no utilizaría contra nadie, emplearon el correo de una importante empresa pública donde ella trabaja.

Polémica sigue abierta.

Cuál es, entonces, la solución correcta si en esta época reina la interactividad? Es válida la libertad absoluta para los lectores? La ética de los medios debe modificarse dependiendo de la tecnología? Consulté con dos expertos.

Guillermo Franco dirige eltiempo.com. "Al comienzo tenía una posición poco realista: permitir que se dijera cualquier cosa. Ahora creo que deben existir unos controles mínimos, como inscribirse en nuestro sitio". No obstante, Guillermo advierte que sin pretender justificar la intolerancia, el contexto colombiano es muy complicado y por eso la participación de los usuarios de los foros también es más difícil de manejar. Franco se refiere a una nación con cincuenta años de conflicto armado y con un alto grado de polarización política. "Tal situación se refleja en los foros. Internet nos está permitiendo ver al país real".

Carlos Sanmiguel, ejecutivo de una novedosa empresa de informática puesta al servicio de medios de comunicación visuales ( RTI, RCN) para que sus públicos puedan enviar mensajes y salgan al aire en tiempo real, es más exigente. Carlos opina que debe existir un código ético en la interactividad y cree necesaria la implantación del moderador editorial. "Hemos demostrado que cuando hay supervisión, el nivel de reclamos es mínimo", concluyó.

Siguiendo lo que le dicta su conciencia, la Defensora no encuentra argumentos para sostener la tesis de que a los medios debe exigírseles un alto nivel de responsabilidad, y que, en cambio a los lectores les está permitida la violación de los derechos ajenos, so pretexto de una presunta libertad de expresión. Para decirlo gráficamente por qué Daniel Samper debe respetar a sus lectores y ellos tendrían licencia para insultar al columnista? La tarea de la Defensora está en el ámbito de la pedagogía de los derechos y de su acatamiento por parte de periodistas y receptores; mal haría en pedir que se cumplan unas obligaciones y que se incumplan otras. El Tiempo no puede mirar éste, como un caso tecnológico. Por el contrario, debe abordarlo como un conflicto moral.

deflector@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.