SE COCINA REFORMA A JUICIOS

SE COCINA REFORMA A JUICIOS

Mientras el proyecto de reelección presidencial se roba toda la atención de los congresistas, por los corredores del Capitolio Nacional otra propuesta, de igual o mayor trascendencia, va completando sigilosamente su camino. (VER INFOGRAFIA: COMO CAMBIARAN LOS PROCESOS PENALES)

23 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Mientras el proyecto de reelección presidencial se roba toda la atención de los congresistas, por los corredores del Capitolio Nacional otra propuesta, de igual o mayor trascendencia, va completando sigilosamente su camino.

(VER INFOGRAFIA: COMO CAMBIARAN LOS PROCESOS PENALES).

Quedan solo dos debates -uno de los cuales, en comisión de Senado se debe surtir en los próximos días- para que queden aprobadas las nuevas reglas que los colombianos tendrán que seguir a la hora de responder en un proceso penal.

Un juez ataviado obligatoriamente con una solemne toga -art. 146- y dando su fallo en un juicio público será la imagen más evidente del cambio. Pero es apenas una de las muchas reformas.

En el paquete de 564 artículos del proyecto de Código de Procedimiento Penal hay desde novedades como la de dejar en libertad a ciertas personas siempre y cuando se sometan a vigilancia electrónica -léase chips o manillas con circuitos-, hasta puntos polémicos como el de permitir que civiles trabajen de agentes encubiertos para la Fiscalía (ver Lo polémico ).

Hay también artículos que obligan a cualquier ciudadano a estar dispuesto a comparecer como testigo en un juicio o a fungir como perito sobre ciertas pruebas. De no hacerlo, la policía lo aprehenderá para llevarlo a la sala de audiencias e incluso podrá arrestarlo por 24 horas.

Las llamadas capturas masivas, usadas por el actual gobierno para su combate contra la guerrilla, podrían verse restringidas pues, de acuerdo con el proyecto, para una captura se necesitará orden escrita del juez e indicios más sólidos que la sospecha o el señalamiento de informantes.

"No es una reforma, es un nuevo código", dice Pedro Arenas, representante independiente por el Guaviare, y uno de los más activos en el debate en la plenaria de la Cámara, donde fue aprobado el articulado el pasado 21 de abril.

Lo más radical del proyecto es el cambio en el papel que juegan los fiscales. En el régimen actual, los fiscales son juez y parte. Es decir, investigan -recogen todo tipo de pruebas a favor y en contra del sindicado-, deciden si lo capturan o no, si le imponen medida de aseguramiento y, luego de completar un expediente que puede tener miles de folios, lo llevan al juez para que revise y decida.

Con el nuevo código, el papel del fiscal se limita a recoger pruebas en contra del investigado -no ordena ni capturas ni medidas de aseguramiento- y esas pruebas solo tendrán validez cuando se presenten ante el juez en el juicio oral.

En teoria, ademas el proceso penal se debe demorar mucho menos. Si se cumplen estrictamente los términos de ley no se tomaría más de tres meses desde el momento en que el fiscal decide iniciar una investigación formal hasta cuando el juez dicta sentencia (ver grafico).

Sin duda, menos tiempo que los 2 años y 8 meses que se tomó el proceso de los tres irlandeses capturados en agosto del 2001 en la zona de distensión, por mencionar el fallo más reciente. (ver gráfico).

El proyecto de Código ha hecho su trámite con más elogios que críticas. Sus promotores aseguran que da más garantías a los ciudadanos y que permitirá agilidad y descongestión en el sistema judicial.

Quienes lo cuestionan, como el representante Arenas, aunque le reconocen muchas bondades, dicen que es "un código de procedimiento antiterrorista" porque, según él, muchos de los principios garantistas en los que se sustenta se contradicen con artículos como el de los civiles como agentes encubiertos.

La importancia de este nuevo Código radica en que será el motor de la reforma a la justicia aprobada en el 2002 y que tiene que comenzar a ponerse en práctica el primero de enero del 2005. De no ser aprobado, este y otros códigos, el próximo 20 de junio, el presidente Alvaro Uribe está facultado para expedirlos por decreto (ver Cuenta regresiva ).

Los polémicos.

Civiles como agentes encubiertos:.

Según el artículo 234, la Fiscalía puede usar civiles como agentes encubiertos que podrán infiltrarse en la vida de la persona que está siendo investigada y hacer transacciones con ella. Las pruebas que recojan serán válidas en el juicio.

Los representantes a la Cámara Pedro Arenas (independiente, Guaviare), Wilson Borja (Frente Social y Político) y Gustavo Petro (Polo Democrático) se pronunciaron en contra de la iniciativa. Arenas plantea que es tarea de los organismos de seguridad y no de civiles que, además, no han pasado por ningún proceso de selección. Borja asegura que se legaliza la figura de los informantes y que sería validar que particulares intenten enredar a personas con las que tienen disputas. Y Petro asevera que "la descomposición de los funcionarios públicos puede terminar en que esa figura sea propiciadora del crimen".

Jaime Granados, miembro de la Comisión Constitucional Redactora de los Códigos, dice que el tema se introdujo por iniciativa suya, que no duda que será la mejor herramienta para combatir el crimen organizado y que tendrá controles. "Si se analizan las operaciones de mayor éxito en el mundo y en particular contra lavado de activos, se encuentra que muchas son hechas por particulares que por su condición logran penetrar los grupos delincuenciales".

Fiscal General decide qué se investiga:.

Se conoce como el principio de oportunidad (art. 345) y por él el Fiscal General de la Nación queda facultado para optar entre investigar o no determinado tipo de delitos de acuerdo con los parámetros de la Política Criminal.

La Corporación Excelencia de la Justicia es partidaria de que se regule porque, dice que sería inconveniente "que la decisión acerca de si se investiga o no a una persona (...) recaiga en el único y exclusivo criterio de una persona, esto es, el Fiscal General de la Nación".

Para el fiscal Luis Camilo Osorio, "no se trata de abrir posibilidades incontroladas para que el fiscal deje de investigar o de acusar a su talante, de pronto movido por intereses egoístas o ajenos a la política criminal del Estado".

En plenaria de la Cámara limitaron esta facultad introduciendo 12 causas a las que podrá apelar el Fiscal para aplicar ese principio. Lo cual, a criterio de Jaime Granados, desvirtúa el valor de este principio porque, explica, quedó para aplicar a individuos y no para delitos.

Vigilancia con video y retención de cartas:.

El proyecto (art. 231) permite que durante un año se siga a una persona sospechosa, es decir sobre la cual no se ha iniciado formalmente investigación, con todo tipo de instrumentos técnicos (video, cámara de fotografía, grabaciones de audio). Así mismo se permitirá retener su correspondencia (art. 225). Los críticos dicen que podría dar lugar a que se viole la intimidad de las personas e incluso que se utilicen dichos seguimientos de manera inescrupulosa, sobre todo si lo hacen civiles con permiso de agentes encubiertos.

Negociación entre Fiscalía y procesado.

Un ejemplo de este tipo de negociación -que hoy no existe en Colombia- se vio en el reciente caso del industrial José Pepe Douer. Para evitar llegar a la instancia de la acusación de la Fiscalía y del posterior juicio, Douer ofreció, entre otras, entregar a la justicia de E.U. 20 millones de dólares comprados en el mercado negro de dólares.

Para la Corporación Excelencia de la Justicia es "crucial, pues evitaría un desgaste para el aparato de justicia". Sin embargo, advierte, "deberá ser un aspecto de importancia la revisión del manejo que se le dé a este instituto y así evitar la violación de garantías del procesado".

En el proyecto de Código (arts. 387 a 393), la Fiscalía y el imputado o acusado podrán llegar a preacuerdos que impliquen la terminación del proceso y advierte que el funcionario judicial debe ser consciente que se trata de "aprestigiar la administración de justicia y evitar su cuestionamiento".

Lo mejor.

La rapidez. Una vez se termine la presentación de pruebas y testigos ante el juez, este tiene máximo una hora para dar su veredicto.

Derecho a la buena imagen. En la medida en que las pruebas recogidas por los fiscales no se validan hasta tanto no se presenten en el juicio oral y en la medida en que no pueden dictar medidas de aseguramiento será menos frecuente la aparición de personas investigadas en los medios de comunicación.

Protección a las víctimas. Todo el capítulo de víctimas de un delito es de lo más progresista del Código. El Estado les tendrá que garantizar su seguridad, la de sus familiares y testigos a favor. Y el autor del ilícito debe repararles los daños sufridos, entre otras.

Registro único de bienes. Hoy en día, según el jurista Jaime Granados, "hay crisis en el inventario de bienes decomisados por la Fiscalía". Lo cual incluso genera muchas demandas. El registro único es un paso adelante que debe ser complementado con medidas administrativas para su manejo.

Lo que falta.

Código de Procedimiento Penal: El senado debe aprobarlo en comisión y en plenaria en las próximas semanas. El sistema acusatorio, con base en este nuevo Código de Procedimiento Penal, se aplicará a partir del primero de enero del 2005 en Manizales, Armenia, Pereira y Bogotá. Del 2006, en Medellín, Cali, Buga, Tunja, Santa Rosa de Viterbo, Bucaramanga y San Gil. Y a partir de ahí y a más tardar el primero de enero del 2008 en el resto del país.

Código Penal: Ya fue aprobado en Senado y le faltan comisión y plenaria de la Cámara.

Estatuto de la Fiscalía: Ya fue aprobado en Senado y le faltan comisión y plenaria de la Cámara.

Código Penitenciario: Hay informa de ponencia, pero aún no ha sido debatido.

Sistema de Defensoría: Hay informa de ponencia, pero aún no ha sido debatido. El proyecto de nuevo Código de Procedimiento consigna: "Para que el nuevo sistema previsto en esta ley pueda aplicarse deberán estar garantizados los recursos para su implementación, en especial los de la Defensoría Pública".

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.