EN LA LEY DEL MONTE

EN LA LEY DEL MONTE

Nelson Cardona sabe lo que le espera en los próximos 15 días. Por eso desde ayer, cuando comenzó a escalar en Alaska (Estados Unidos) los 6.194 metros del monte más frió del mundo, el Mc Kinley, trata de evitar algo que ya le sucedió en 1999 al subir a otra famosa cumbre: que se le congelen las manos y los pies.

23 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Nelson Cardona sabe lo que le espera en los próximos 15 días. Por eso desde ayer, cuando comenzó a escalar en Alaska (Estados Unidos) los 6.194 metros del monte más frió del mundo, el Mc Kinley, trata de evitar algo que ya le sucedió en 1999 al subir a otra famosa cumbre: que se le congelen las manos y los pies.

Este guardaparques manizaleño de 39 años, que al lado de 10 montañistas más deberá soportar temperaturas de hasta 40 grados bajo cero en las próximas semanas, recuerda cómo su dedo gordo del pie izquierdo y la mano del mismo lado perdieron la sensibilidad en el monte Cho Oyu, en el Himalaya.

"Me quité uno de los tres pares de guantes que tenía para ayudarle a un compañero a zafarle los crampones (chuzos debajo de las botas)", cuenta Cardona. En esa tarea se demoró unos tres minutos. Y eso bastó para no volver a sentir nada en la mano durante los siguientes tres meses.

Con el dedo del pie sucedió algo similar, cuando se cambió las medias a medianoche: la sensación de hormigueo le duró medio año, antes de sufrir una muda de piel, como las serpientes. Ese es uno de los riesgos que Cardona y sus compañeros de la Expedición Manantial Siete Cumbres (ver recuadro) afrontan. Otros son la falta de oxígeno, las avalanchas, las grietas en las rocas y los vientos que forman un remolino sin fin alrededor de la montaña. Todo esto, además de comer mal y caminar mucho tiempo, lo aguanta mejor una persona entre los 30 y los 50 años de edad, según Luis Felipe Ossa, de 37, otro de los expedicionarios.

"Estar allá a 6.100 metros es como estar a 7.000 en otra parte", explica Ossa, instructor de escalada en roca y hielo y guía de montaña. "Tan cerca del polo disminuye la presión atmosférica, sube la del cuerpo y hay menos capacidad de captar oxígeno", afirma. Por eso quienes suben tan alto están expuestos a sufrir vómitos, diarrea y dolores de cabeza.

"Allá uno se mueve como en cámara lenta, se hunde en la nieve y casi nunca puede dormir. Se despierta unas 500 veces en la noche", cuenta Cardona para referirse al hecho de que a semejante altura el cerebro es 12 veces más lento. El y sus 10 compañeros ya saben lo que les espera... La cumbre del Mc Kinley!.

YA HAN SUBIDO A...

La expedición Manantial Siete Cumbres, conformada por 17 escaladores, tiene como objetivo coronar las cimas de los siete montes más altos del planeta, incluidas las de los dos polos. El equipo ya ha llegado a las cumbres del Everest, en mayo del 2001; del Kilimanjaro, en octubre del 2002; del Aconcagua, en enero del 2003; y del Elbruz, en agosto del 2003. Las próximas, después de la del McKinley, son la del Vinson y la del Carstenz.

Los escaladores que van a cada montaña son escogidos según sus fortalezas y las características del terreno que van a enfrentar. Estos son los que van por la cima del monte McKinley: Marcelo Arbeláez (jefe de expedición), Luis Felipe Ossa, Nelson Cardona, Katty Guzmán, Juan Pablo Ruiz, Miguel Angel Vidales, Carlos Alberto Camargo, Iván Henao, Ana María Giraldo, Rafael Alexander Avila y el suizo Raymond Bodernman (reemplaza a Manolo Barrios, lesionado en una mano).

POR EL EQUIPAJE...

Ya que el estómago no acepta alimentos sólidos a las alturas que van estar, los montañistas llevan sopas liofilizadas (deshidratada, su única alimentación) que preparan con agua caliente. En las maletas también van, entre otras cosas, linternas, carpas, estacas, y estufas de gas...

Sus vestidos son sudaderas de seda térmica, una capa más de tela gruesa especial y una tercera de plumas de ganso. También tienen dos capas de medias, unas de seda y otras más gruesas. Lo mismo sucede con los guantes y el pasamontañas. Usan, además, gafas de tormenta para refractar los rayos del sol.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.