LA AMENAZA DEL FUNDAMENTALISMO DEMOCRÁTICO

LA AMENAZA DEL FUNDAMENTALISMO DEMOCRÁTICO

Cofundador y ex director del diario El País, consejero delegado del grupo Prisa, pero sobre todo una de las plumas más agudas de España, Juan Luis Cebrián publica un libro para denunciar y analizar una peligrosaenfermedadi de la democracia contemporánea: El fundamentalismo democrático (Taurus 2004).

23 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Cofundador y ex director del diario El País, consejero delegado del grupo Prisa, pero sobre todo una de las plumas más agudas de España, Juan Luis Cebrián publica un libro para denunciar y analizar una peligrosaenfermedadi de la democracia contemporánea: El fundamentalismo democrático (Taurus 2004).

Miembro de la Academia Española de la Lengua y uno de los hombres mejor informados de España, Cebrián explicó a LECTURAS las claves de lo que define como unaespuria de la religión en la políticaque ha convertido a la democracia en una ideología y dado alas a una serie dedel buen camino y la fe verdaderaque cometen toda clase de excesos en su nombre. Un problema que, en opinión de este admirador y amigo de García Márquez, también podría darse en Colombia.

Qué es eso del fundamentalismo democrático?.

Es una provocación, porque, obviamente, la democracia es una antítesis del fundamentalismo.

Cuál es la idea que quiere transmitir con ese concepto?.

Lo que trato de explicar en mi libro es que la democracia no es una ideología, es un método. Y que los que la convierten en una ideología adoptan actitudes muy afines a las de los fundamentalistas religiosos. Actitudes que los llevan a incurrir en errores graves, como creer que la democracia es en sí misma una solución; que es un régimen puro o que se puede exportar o imponer por la fuerza.

Cómo es el retrato del fundamentalista democrático tipo?.

Un fundamentalista es alguien que se cree en posesión de la verdad sobre cualquier cosa: sobre la democracia, sobre España, sobre Irak y trata de imponerla a los demás. Mientras que para un demócrata no hay una verdad oficial. El demócrata se mueve en un mundo mucho más relativo y plural, lo que constituye una de las claves de este método de convivencia, en el que la búsqueda del consenso es lo fundamental.

Es Bush el gran Ayatola del fundamentalismo democrático?.

No creo que Bush sea grande en nada. Una de las grandes desgracias que tiene Estados Unidos en este momento es que las condiciones de su actual presidente no son las de su padre. Lo que pasa e s que Bush ha puesto al servicio del fundamentalismo democrático toda la maquinaria de guerra y la potencia formidable del primer país del mundo. El impacto del 11 de septiembre en la sociedad estadounidense fue tan fuerte que si bien no justifica varios de los excesos que se han cometido, los explica bastante. Es que hay que entender que por primera vez se sintieron muy vulnerables.

Dónde está el lado más peligroso de este fundamentalismo?.

En su propio fanatismo, en la suposición de que la democracia es una ideología que encierra toda la verdad y que todo está permitido para defender esta buena nueva entre los no creyentes. Hecho que, desde luego, genera actitudes muy poco democráticas. Irak es un ejemplo.

Puede dar otro ejemplo?.

Lo que ha pasado en España con el tema del País Vasco: si parto de la idea de que España es un concepto supremo e inamovible y me encuentro de pronto con la realidad de que la mayoría de los vascos tienen otra visión de lo que debería ser España, tengo un gran problema. Y es que España, a diferencia de lo que piensan personas como Aznar, es y será lo que quieran los españoles que sea. La democracia es un hombre, un voto, es el gobierno de los pueblos y para el pueblo, no la imposición de ideas preconcebidas de cómo deben ser las cosas por parte de alguien o algunos.

Aznar es un gran fundamentalista democrático?.

No. Es un pequeño fundamentalista democrático.

Por qué siempre habla mal de Aznar?.

Yo no hablo mal de nadie en términos personales.

Pero lo ha criticado duramente...

Sí, porque creo que es un mediocre desde el punto de vista de su medianez intelectual , que no ha hecho ninguna aportación seria al concepto de la política. Al contrario, ha supuesto un retroceso político para este país. Y porque considero que su política exterior e interior fueron muy equivocadas; aunque no la económica, lo reconozco.

Y por qué define a Aznar como fundamentalista ?.

Porque tiene una idea trascendente de la democracia y de España. Cree en la Constitución casi como en la Biblia: como algo intocable. No comprende que es un pacto, que puede cambiarse, reformarse y que en algunos casos puede hundirse si no se cambia a tiempo. Aznar no tiene una cultura democrática y representa muy bien una forma de ser de la derecha española. Franco no fue una causa, fue una consecuencia, Franco representaba un sentir muy extendido de la derecha española que está ahí y Aznar es producto de ese sentir: un franquista sociológico.

Hay otros defensores del fundamentalismo democrático en el panorama internacional?.

No creo que esto sea un movimiento ni organizado ni estructurado ni con líderes. Tiene que ver con los llamados neoconservadores en E.U., con algunos sectores del Partido Popular en España, pero no es un movimiento. Diría que es una enfermedad que afecta a la democracia en distintas partes del mundo y especialmente donde la violencia y el terrorismo minan a la sociedad, como Colombia, donde la situación que se vive puede llevar a sectores a resolver por la vía rápida un dilema que está siempre en el pensamiento de cualquier demócrata: puede la democracia utilizar métodos no democráticos para defenderse? . Y la respuesta obviamente es no .

Se ha dicho mucho en E.U. y con gran eco en América Latina que el Partido Socialista le debe su victoria al terrorismo islamista. Incluso, que Rodríguez Zapatero fue elegido por Al Qaeda.

Esta es precisamente una visión fundamentalista. En primer lugar, había una tendencia al alza del voto socialista, quizá no suficiente para darle la victoria, pero sí en votos. Zapatero hizo una gran campaña y el candidato del Partido Popular, una muy pobre. Los atentados de marzo tuvieron una incidencia directa en las elecciones en el sentido de que movilizaron el voto especialmente de los jóvenes, lo cual benefició a la izquierda. Pero el factor definitivo fue el manejo de la crisis por parte del Gobierno, porque la gente percibió que estaba siendo engañada. La (cadena radial) Ser estaba dando informaciones que sólo eran confirmadas cuatro o cinco horas después por el Ministro del Interior, lo que puso de relieve que el Gobierno estaba tratando de manipular la información por razones electoralistas.

El PP acusa al grupo Prisa de haber manipulado políticamente los hechos del 11-M a través de sus medios y sobre todo de la Cadena Ser, para que los socialistas ganaran...

Que digan dónde están las manipulaciones. La única manipulación real que hemos cometido en Prisa fue cambiar un titular de primera página de El País por una llamada a nuestro director del entonces presidente del gobierno, José María Aznar, en la que le aseguró que todos los indicios de inteligencia disponibles apuntaban a Eta.

Y la afirmación en la Ser de que había terroristas suicidas?.

No se afirmó, se sugirió como una posibilidad. Hay que recordar el nivel de destrozo que sufrieron varios de los cuerpos, y que luego obligó a rebajar el número de víctimas. Pero salvo este punto específico, y repito, sugerido como posibilidad, todo el resto de la información de la Ser terminó siendo confirmada oficialmente.

También se ha dicho que si Aznar le hubiera dado otro manejo a la crisis, el resultado electoral habría sido otro. Comparte esa tesis?.

Si Aznar sale el 11-M por la tarde, cuando ya las pistas eran claras y dice:este es un atentado del terrorismo islámicoy convoca a los partidos y a la sociedad española, puede que otro hubiera sido el resultado. Bush lo hizo el 11-S, así que tampoco había que ser un genio para verlo. Pero Aznar se equivocó y la gente se dio cuenta de que había una utilización del terrorismo con fines electorales.

Qué opina de la acusación de que el nuevo gobierno ha rendido a España ante el terrorismo y le ha dado una victoria al islamismo radical con su retirada de Irak?.

El hecho es que para el gobierno y la mayoría de los españoles esta no sólo es una guerra injusta, sino ilegal. Las tropas españolas fueron enviadas ilegalmente, sin debate del Parlamento y contra la mayoría de los españoles. Así que el problema no está en traer las tropas, ni en por qué se devuelven sino en que nunca deberían haber ido. Además, era una promesa electoral de Rodríguez Zapatero. Lo otro es querer contar el mundo con historias de indios y vaqueros, a las que son tan aficionados algunos hoy.

Por qué se adelantó tan bruscamente su regreso?.

Fundamentalmente por lo que todos vemos: la situación se está complicando minuto a minuto y dejar pasar más tiempo habría aumentado los riesgos. Y porque está claro que el mando no pasará a Naciones Unidas.

Cómo ve el escándalo de las torturas?.

Me llama la atención que ahora haya tamaño escándalo, cuando hace tiempo que tenemos constancia y detallada de que las condiciones de reclusión de los presos de Guantánamo son en muchos aspectos equivalentes a lo que Naciones Unidas define como tortura.

Hace poco salió publicada una encuesta de Naciones Unidas, en la cual más de la mitad de los latinoamericanos cambiaría la democracia por un sistema autoritario si resolviera sus problemas básicos.

En América Latina, de México hasta Tierra del Fuego, hay un problema fundamental: instituciones formalmente democráticas, pero que no responden a las estructuras sociales de esos países. Que además son muy poco eficientes y en muchos casos bastante corruptas. El tema de la corrupción judicial, por ejemplo, está enormemente extendido y no puede haber una democracia de calidad y que contribuya a resolver los problemas de la gente, sin un sistema judicial que funcione y sea independiente de los otros poderes públicos. Lo que hay que explicar es que la democracia no es una fórmula mágica sino un mecanismo institucional y un método de convivencia que cuando funciona, da mejores armas para tomar decisiones políticas y resolver los problemas que otros sistemas.

ha tenido mucho valor.

Qué opina del gobierno Uribe y de su política de seguridad democrática? Creo que Uribe ha tenido mucho valor personal. Y el mensaje de fortaleza y de firmeza con el que llegó al poder, me parece inicialmente acertado, porque las democracias pueden y deben emplear la fuerza institucional para defenderse. Dicho esto y viendo la historia de Colombia, es bastante dudoso que la solución llegue sólo de la mano de un gobierno, por acertado que este sea.

A qué se refiere exactamente?.

Hablamos de una situación muy complicada: guerrilla, narcotráfico, paramilitares y en definitiva de un Estado que no controla amplias zonas de su territorio y de su población y que no reconoce esta realidad. El gran problema que tiene el Estado colombiano es que tarde o temprano tendrá que integrar a esa disidencia y a los territorios y a las poblaciones que hoy están bajo su control. No los puede aplastar, como tampoco pueden aplastar los estadounidenses a los chiítas en Irak. Y esa es la gran contradicción: tener que integrarlos mientras se lucha contra ellos.

Parece concederles cierta legitimidad a las Farc...

Ninguna. Pero la guerrilla es una realidad. Tal vez una internacionalización razonable del conflicto serviría, como hemos visto en América Central. No les concedo legitimidad a las Farc, como tampoco se la concedo a los movimientos fundamentalistas armados chiítas en Irak. Lo que estoy diciendo es que en todos estos fenómenos hay una parte de delincuencia, de irracionalidad, pero también hay una explicación que probablemente está en las condiciones sociales y de vida de mucha gente y en el abandono del Estado.

Por qué no hay la misma mirada con los paramilitares?.

En Europa hay una sospecha siempre sobre los paramilitares y creo que es una sospecha razonable, porque en muchos países de América Latina los paramilitares han sido la expresión de sectores de la propia milicia institucional o de las fuerzas más conservadoras y más reaccionarias y normalmente de los terratenientes.

En Colombia se debate mucho acerca de cuál es el mejor camino para una solución: si diálogo o fuerza.

Con alguien que tiene una metralleta, tienes que dialogar con otra metralleta sobre la mesa. El error es suponer que son caminos divergentes, porque son complementarios. El Estado colombiano tiene la obligación y el derecho de utilizar la fuerza contra el ataque armado que está recibiendo, pero al mismo tiempo tiene la obligación y el derecho de buscar fórmulas que garanticen soluciones de paz. Incluso si hubiera una victoria militar, que es muy difícil, se necesitarían esas fórmulas de negociación para consolidar una buena paz. Valoro mucho la actitud del gobierno Uribe y sobre todo su valor personal en este principio de que hay que acorralar a las Farc, pero hay que decir que lo que uno ve en realidad es a la sociedad y el Estado colombiano acorralados: y la mejor prueba son las caravanas militares para poder salir a merendar al campo los domingos. Por lo tanto, no creo que se deba abandonar ningún camino. Ahora, si el diálogo se interpreta como debilidad, el Estado está perdido.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.