ASALTO EN PLENO CORAZÓN DE NEIVA

ASALTO EN PLENO CORAZÓN DE NEIVA

Una guerrillera del frente Teófilo Forero de las Farc infiltrada en uno de los dos condominios asaltados por las Farc el martes en la noche, en Neiva, es apenas la primera de una cadena de similitudes entre este hecho y el secuestro masivo del edificio Miraflores, en esta misma ciudad, perpetrado por ese grupo en julio del 2001.

26 de febrero 2004 , 12:00 a.m.

Una guerrillera del frente Teófilo Forero de las Farc infiltrada en uno de los dos condominios asaltados por las Farc el martes en la noche, en Neiva, es apenas la primera de una cadena de similitudes entre este hecho y el secuestro masivo del edificio Miraflores, en esta misma ciudad, perpetrado por ese grupo en julio del 2001.

En el asalto de este martes, la guerrilla se llevó de sus hogares al comerciante Luis Ernesto Bernal y al ganadero Luis Fernando Borrero Solano. Según versiones preliminares los subversivos iban con una lista de 10 personas, que les habría suministrado una mujer infiltrada en el edificio Altos de Manzanillo como empleada doméstica y quien hacía inteligencia para las Farc.

Ese mismo modus operandi fue el adoptado por las Farc en Miraflores hace dos años y medio, en el cual terminaron plagiadas 15 personas. Al igual que en esa ocasión, los guerrilleros entraron haciéndose pasar por efectivos del Gaula del Ejército. Ya adentro, sabían exactamente qué puerta tumbar. Como en el 2001, una tormenta eléctrica los ayudó a ocultar los estallidos de los petardos usados en el ataque.

La operación aparentemente estaba planeada en detalle y no se descarta que haya sido planeada para ejecutarse simultáneamente con el ataque a un grupo de soldados en Santamaría, a hora y media de la capital del Huila, con el fin de distraer a la Fuerza pública en una posible persecución posterior.

A las 11:20 de la noche de este martes, unos 30 hombres de los frentes Joselo Losada y Teófilo Forero llegaron hasta el conjunto cerrado Casa Blanca. Allí lograron convencer al celador de que eran autoridades y que iban a realizar un allanamiento. De este condominio se llevaron a Luis Fernando Borrero.

Pocos minutos después, otro grupo de guerrilleros arribó al edificio Altos de Manzanillo, contiguo a Casablanca, y secuestró a Luis Ernesto Bernal. Un tercer habitante de este sitio, Maximiliano Jurado, se halla desaparecido desde esa noche, por lo que las autoridades temen que también haya sido secuestrado.

En Altos de Manzanillo, los subversivos no fueron autorizados a entrar, por lo cual tuvieron que usar la fuerza y con petardos rompieron las chapas de las puertas aseguradas con sofisticados sistemas de seguridad.

De acuerdo con las primeras informaciones, el CAI de la Policía del barrio Ipanema fue alertado, llegó al lugar y se enfrentó a los guerrilleros, con lo cual se pueden haber impedido otros secuestros.

En el cruce de disparos resultaron heridos el agente Hernán Ortiz Díaz, Jorge Castaño y Luis García, y el civil Ubaldo Duque.

Los guerrilleros huyeron en dos furgonetas. Una, que transportaba solo subversivos, cruzó hacia el barrio Villa Café y de allí al barrio Las Palmas, donde la abandonaron y se dispersaron. La segunda tomó hacia la inspección de Vegalarga para seguir por el cruce que conduce al municipio de Tello, norte del Huila, área de influencia del frente 17 Joselo Losada .

La incursión, que duró 20 minutos, dejó aterrados a los habitantes de ese sector. Rubiela Montealegre, una mujer de 36 años y con dos hijos de 6 y 12, y quien vive frente a Casa Blanca narró que escuchó muchos gritos y golpes. "Cuando miré por la ventana el lugar estaba lleno de ejército y había dos camionetas. Cuando empezó el cruce de disparos decidí resguardarme", dijo.

Desde temprano en la mañana del miércoles, el comandante del Ejército, general Martín Orlando Carreño, arribó a Neiva para apersonarse de la investigación por los hechos sucedidos.

LOS DOS SECUESTRADOS.

Luis Fernando Borrero, de 54 años, es hermano de Elías Borrero, un hombre muy cercano al presidente Alvaro Uribe y que fue gerente del Fondo Ganadero del Huila y de Vecol.

Huilense, casado y con hijos, Borrero es un reconocido ganadero en el municipio de Baraya, en el norte del departamento.

El otro rehén de las Farc, Luis Ernesto Bernal, es un comerciante bogotano de 56 años. Está casado con Clara Bernal y es padre de cinco hijos.

Sus vínculos empresariales con el Huila se remontan a hace 30 años. Es dueño del almacén de electrodomésticos Crédito Popular.

FOTO/Cortesía Diario del Huila.

Los guerrilleros sabían exactamente qué puertas tumbar con explosivos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.