PROCURADOR ADVIERTE QUE LA GENTE DEBE SABER PARA QUÉ SIRVE LA CONSTITUYENTE ES BUENA LA PROPUESTA DE LÓPEZ

PROCURADOR ADVIERTE QUE LA GENTE DEBE SABER PARA QUÉ SIRVE LA CONSTITUYENTE ES BUENA LA PROPUESTA DE LÓPEZ

Una Constitución no garantiza por sí sola el cambio ni sirve para fijar el nivel de inflación, congelar los precios de los productos de primera necesidad ni para frenar el desempleo. El procurador General de la Nación, Alfonso Gómez Méndez, piensa que eso debe estar perfectamente claro para que la gente conozca la real dimensión de la Asamblea Constituyente que será convocada el 9 de diciembre.

22 de octubre 1990 , 12:00 a. m.

En su opinión, el objetivo fundamental de la reforma en ciernes debe ser el mismo que se ha trazado el gobierno: consolidar un tratado de paz, un pacto nacional de convivencia. Si lo logramos, todo este esfuerzo habrá valido la pena .

En la segunda parte de la entrevista con EL TIEMPO, Gómez Mendez dice que le gusta la propuesta constitucional del ex presidente Alfonso López Michelsen, critica la figura del fiscal general planteada por Alvaro Gómez y pide tener fe en los asambleistas: Por qué ha dicho que el constituyente primario es una ficción? El Constituyente primario, como se le suele llamar, es una figura de los orígenes del derecho constitucional. Hoy en día es claro que todo poder es un poder constituído. Por qué? porque hay que decir cuando se reune el pueblo, cuando, de qué manera.

Ya la idea de que la gente se reuna en una plaza y pueda reformar o darse una Constititución no de deja de ser eso, una ficción, como lo fue en su momento el contrato social de Rousseau. Teme que la Asamblea ilimitada se desborde en el proceso de reforma? No, pese a que esos riesgos existen siempre. Pero uno no puede ser pesimista. Hay que confiar en el buen juicio de los colombianos en la selección de los candidatos a la Constituyente... y confiar también en el buen juicio de quienes resulten finalmente elegidos.

Cuando uno habla de desbordamiento depende de la óptica en la que se coloque. Lo que para alguien puede ser desbordamiento, para otro puede ser apenas una manifestación de la evolución de las instituciones jurídico--políticas del país.

Es posible que podamos caer en una des-institucionalización, pero lo que debemos esperar todos los colombianos es que de esta Constituyente --porque ya es un hecho y no tiene sentido volver al pasado-- salgan los instrumentos que le permitan al país afrontar los retos de final de siglo y de comienzos del próximo.

Es importante que la gente tenga claro qué es una Constituyente y qué se puede hacer o qué no se puede hacer dentro de una Constitución. No se puede permitir que siga creyendo, por ejemplo, que dentro de ella es posible establecer las tasas de inflación o que se puede, mediante una norma, frenar el desempleo, o que sea posible congelar los precios de los productos de la canasta familiar.

Todo ello debe estar muy claro para que los colombianos sepan que se va a establecer el marco jurídico fundamental de un país. Como se desarrolla ese marco? Depende de los partidos y de las fuerzas sociales. Una sola Constitución no garantiza de suyo que vaya a haber un cambio. Usted ha hablado de llegar a la idea de un procurador-magistrado, escogido por un consejo superior y no por la Cámara. Se podría ir más allá y pensar en una elección popular? Esa es una fórmula que suena bien en su expresión. He visto unas encuestas que revelan que el 80 por ciento de los consultadados son partidarios de ese sistema. Creo que el país puede llegar en algún momento allá, cuando nos estemos acercando a Suiza; cuando la gente tenga clara conciencia de sus derechos políticos y sepa cómo vota y por qué vota.

Hasta ahora el país conoce unas elecciones en las cuales los candidatos, más que programas, hacen casi que ofertas de caracter personal. Mientras eso sea así no me imagino a un Procurador haciendo campaña con fórmulas como las de delinca ahora y lo absuelvo después . Qué comentarios le merece la propuesta del expresidente López sobre lo que debería ser la nueva Constitución? Conozco la primera parte del proyecto. Lo que se ha publicado me gusta. Busca eliminar imprecisiones de la Constitución actual y plantea normas anti-monopolios. Me gusta la propuesta de impedir los monopolios de facto, de hecho, porque reestructura todo el título III sobre derechos civiles y garantías sociales. Esa es interesante propuesta de estudio. Alvaro Gómez, uno de los primeros candidatos en salir al ruedo, ha retomado la propuesta de establecer en la justicia un sistema acusatorio, que tendría como puntal a un fiscal general...

De tiempo atrás se ha venido diciendo que lo que se necesita es un fiscal general, pero nadie ha analizado de qué manera ese fiscal podría frenar la impunidad. Lo que el país necesita es una muy buena policía judicial, unos servicios muy serios de inteligencias, unos jueces de instrucción criminal con sentido de investigación, más cercanos al investigador que al jurista. No se puede seguir vendiendo al país la idea de que si se crea la fiscalía automáticamente desaparecerá la impunidad.

Ese debate nunca se ha hecho en serio. Ni siquiera cuando la reforma de 1979 estableció esa figura. Rigió por dos años y ni siquiera alcanzamos a designar el fiscal, porque era necesario cambiar el Código de Procedimiento Penal. Nos tardamos dos años haciendo el Código y mientras tanto la Corte declaró inconstitucional toda la reforma.

Por lo demás la figura del fiscal corresponde a una idiosincracia y a una manera de ser y de pensar distinta a la nuestra. En este momento el problema es más de nombre que de fondo. Ya hay elementos del sistema acusatorio dentro de nuestro sistema penal, cuya aplicación no ha resultado satisfactoria. Le gusta la Asamblea de 70 miembros? Le gusta que dos plazas estén reservadas a las guerrillas? Aunque esa es una evaluación meramente política, creo que el número es bueno. No se si a las guerrillas en proceso de desmovilización se les deba dar dos o más escaños. Si el proceso de la Constituyente sirve, por lo menos para que lleguemos a una paz verdadera, no a la paz nominal y condicionada, habría valido la pena todo el esfuerzo hecho.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.