CONTROLES EN ELTIEMPO.COM

CONTROLES EN ELTIEMPO.COM

Desde hace algunas semanas, los lectores de EL TIEMPO en Internet (eltiempo.com) se han encontrado con una serie de controles adoptados en los foros diseñados para intercambiar opiniones sobre las columnas y editoriales que publicamos en nuestras páginas de opinión. Medidas que obligan a seguir algunas normas (prohibición de contenido difamatorio, lenguaje obsceno, insultante, injurioso o racista, promoción de actividades ilícitas, entre otras) y que incluyen programas de computador que eliminan, en forma automática, los mensajes que contienen groserías o palabras que resultan ofensivas para los lectores.

10 de abril 2004 , 12:00 a.m.

Desde hace algunas semanas, los lectores de EL TIEMPO en Internet (eltiempo.com) se han encontrado con una serie de controles adoptados en los foros diseñados para intercambiar opiniones sobre las columnas y editoriales que publicamos en nuestras páginas de opinión. Medidas que obligan a seguir algunas normas (prohibición de contenido difamatorio, lenguaje obsceno, insultante, injurioso o racista, promoción de actividades ilícitas, entre otras) y que incluyen programas de computador que eliminan, en forma automática, los mensajes que contienen groserías o palabras que resultan ofensivas para los lectores.

EL TIEMPO les concede una gran importancia a estos espacios. Son parte de la larga tradición de la sección de cartas de los lectores que durante muchos años se llamó Correo , y a la cual, recientemente, con el nombre de Foro del lector , se le dio más espacio, contiguo a los editoriales institucionales del periódico. Los de Internet mantienen el mismo espíritu: el ejercicio de la libertad para opinar, debatir e intercambiar ideas en forma pública. Con las ventajas tecnológicas de este medio, que en materia de inmediatez y espacio ofrece una versatilidad asombrosa y una red para vincular a un número de lectores que habría sido inimaginable hace apenas unos años.

La experiencia de los foros, que por su carácter novedoso y vanguardista obliga a su permanente evaluación y a ajustes sucesivos, ofrece lecciones de un gran valor. Algunas tienen que ver con el uso (o, mejor, el abuso) de la libertad que permite el espacio ilimitado de Internet y la posibilidad de opinar anónimamente. Reflejo, quizás, de arraigados elementos culturales, con frecuencia asociados a sentimientos agresivos y hasta violentos. Pero, también, consecuencia de la naturaleza dinámica y libertaria de Internet, donde los mensajes de los lectores van apareciendo sin selección previa ni edición. El problema no es exclusivo de este diario, ni de Colombia. Algunos periódicos estadounidenses y europeos han optado política que no compartimos por cerrar los foros.

Los controles adoptados por El TIEMPO tienen por objeto aprovechar las ventajas de la red electrónica y reducir la posibilidad de que se utilice en forma perversa. Nuestro propósito es aumentar y crecer estas oportunidades de intercambio próximamente se abrirán nuevas modalidades , lo cual implica evitar su utilización por fuera de elementales cánones de decencia y respeto.

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.