PROPIEDAD INTELECTUAL

PROPIEDAD INTELECTUAL

En días pasados se celebró en la Universidad Externado un seminario, promovido por el Ministerio de Agricultura, sobre el papel de la biotecnología en la producción agropecuaria.

25 de febrero 2004 , 12:00 a. m.

En días pasados se celebró en la Universidad Externado un seminario, promovido por el Ministerio de Agricultura, sobre el papel de la biotecnología en la producción agropecuaria.

El nombre del evento no auguraba nada novedoso pues, aunque nadie niega el crucial papel de la biotecnología en los procesos de innovación productiva y en el desarrollo de la sociedad contemporánea, su irrupción en la ciencia y la tecnología data de varios años atrás.

Pero fue el propio Ministro de Agricultura quien se encargó de sacudir ese ya tradicional tema, añadiéndole un complemento del mayor interés y de gran pertinencia en el momento actual: la propiedad intelectual. Ad portas de la negociación de un tratado de libre comercio con los Estados Unidos, este tema se antoja como uno de los de mayor trascendencia y complejidad.

A las grandes asimetrías de poder económico y político que hacen tan interesante y ardua la negociación con los Estados Unidos, se añade una de carácter aun más profundo: la del conocimiento, que tiende a magnificarse con los avances científicos aplicados a la actividad productiva y, en particular, con el desarrollo de las que se han dado en llamar las industrias de lasde la vidapor ser un resultado de la proyección práctica de la biotecnología.

A su vez, la creciente brecha ocasionada por las diferencias en el conocimiento se agrava aún más por los sistemas de reconocimiento y protección de la propiedad intelectual sobre el mismo (patentes, secreto industrial, derechos de autor). Los países ricos, al contrario de los menos desarrollados, cuentan con sistemas confiables y reconocidos que garantizan a los poseedores y creadores de conocimiento un retorno económico adecuado sobre la inversión, usualmente enorme, en ciencia y tecnología. Mientras los Estados Unidos tienen el 85% de las patentes del mundo, gracias a su rápido desarrollo tecnológico y a sistemas que permiten proteger una amplia gama de hallazgos, invenciones, organismos y procedimientos, los países andinos ven restringido su universo de objetos patentables en virtud de una norma de la CAN, que busca la protección a ultranza de los recursos genéticos.

A propósito, si bien los regímenes de propiedad intelectual son esenciales para incentivar la inversión en investigación e innovación tecnológicas, también han permitido un creciente poder oligopólico de empresas transnacionales que se apoderan de recursos genéticos en las regiones biológicamente diversas y de variedades domesticadas por poblaciones nativas, muchas veces sin reconocer su valor de origen ni permitir el libre acceso a las mismas.

Con razón propuso el Ministro buscar fórmulas para establecer un balance adecuado entre los incentivos a la innovación tecnológica a través de la propiedad intelectual y el acceso a la misma y a su adopción por los pueblos más pobres. También propuso presionar la ratificación, por parte de Estados Unidos, del Convenio de Diversidad Biológica, cuyo articulado brinda protección a las comunidades del mundo en desarrollo, que genera y depende de la biodiversidad, y aboga por su adecuada participación en el beneficio del uso comercial de sus recursos naturales. Igualmente, demandó un mayor protagonismo del Grupo de Naciones Megadiversas, al que pertenece Colombia, para que propicie un nuevo régimen de propiedad intelectual más equitativo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.