LA PIEL: TERCER MILENIO

LA PIEL: TERCER MILENIO

La piel es lo más profundo, sentenció el poeta Paul Valery. Y hoy los ciudadanos demuestran esta verdad. El uso de imágenes de la piel humana ha influenciado la discusión en el arte, la arquitectura, el diseño o las tecnologías de comunicación. Qué es lo profundo y qué lo superficial contemporáneo?

25 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

La piel es lo más profundo, sentenció el poeta Paul Valery. Y hoy los ciudadanos demuestran esta verdad. El uso de imágenes de la piel humana ha influenciado la discusión en el arte, la arquitectura, el diseño o las tecnologías de comunicación. Qué es lo profundo y qué lo superficial contemporáneo?.

La tecnología instala y conecta las nuevas ciudades desde los hogares hasta las calles y de esta manera los entornos urbanos pueden ser considerados una segunda piel de los humanos. La civilización moderna depende de la tecnología. Desde su nacimiento los humanos entran hoy a un severo control en cuanto a temperatura, alimentación, agua, clima. El clima que vivimos cada vez será más artificial. Acabo de visitar un lujoso restaurante en la cálida Caracas , no sin gracia llamado Ice ( hielo), en el cual sus sofisticados clientes llegan en gruesos abrigos de piel y viven durante la exótica cena, un invierno provocado con temperaturas bajo cero.

Los mismos vestidos que provenían de sustancias animales como la lana, pieles o cabelleras y pelambres, hoy son reemplazados por productos sintéticos del petróleo, silicona y manufacturas artificiales que reciben el nombre genérico de plásticos. Lo mismo está pasando con los alimentos transgénicos y tal ocurrirá con la arquitectura que promete hacer de las paredes y muros unas membranas gelatinosas que se acomodan a la temperatura humana.

El mundo se plastifica al mismo tiempo que se virtualiza. El computador, los medios, la tecnología actúan también como auténticas segundas pieles. Así es como se empieza a revalorar el tacto. Tocar la piel. Tocar la pared gelatinosa. Tocar un teclado.

La enfermedad más temida del nuevo mileno se expresa en la piel, el Sida. La gran ilusión de los ciudadanos modernos recae sobre la piel, no envejecerla. La mayor industria de bienes inmateriales luego de la electrónica es la cosmética. Vivimos pues una fuerte ambigedad entre la naturaleza y el artificio.

La piel hoy, además de haberse vuelto un lugar privilegiado de cualquier escenario existencial (pensar en la vejez, la enfermedad, los límites de los cuerpos, el futuro) nos ha hecho volver "antropológicamente trans", comida trans-génica, trans-etnicidad, trans-sexualidad. Michael. Jackson con su cambio programada de piel, de sexo y hasta de rostro, es un regio ejemplo de ese nuevo ser mutante del tercer milenio. El negro-blanco, el hombre-mujer, el adulto-niño. También el muñeco-monstruo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.