UNA DISCRIMINACIÓN PLÁSTICA

UNA DISCRIMINACIÓN PLÁSTICA

A pesar de estar enclavado en un país que se considera multicultural, el mundo colombiano de las artes plásticas no logra ponerse de acuerdo en cuanto a cómo representan la diversidad cultural los artistas y sus obras.

25 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

A pesar de estar enclavado en un país que se considera multicultural, el mundo colombiano de las artes plásticas no logra ponerse de acuerdo en cuanto a cómo representan la diversidad cultural los artistas y sus obras.

La celebración del Día Mundial de la diversidad cultural, la semana pasada, sirvió como excusa para preguntarles a críticos, galeristas y artistas acerca de la representación que tienen las diversas culturas colombianas en el panorama de la plástica nacional.

Surgieron muchas respuestas, y también preguntas nuevas. Mientras algunos de ellos aseguran que la diversidad de género, evidente en los últimos años en la plástica nacional, es un primer paso hacia una mayor representatividad étnica, otros ven la discriminación como una necesidad de buscar lo que sea viable comercialmente y así garantizar sus ventas. O como una falta de información y educación.

Para otros es claro que los artesanos, entre quienes se encuentran la mayoría de los artistas de las minorías, son tratados como artistas de segunda.

Pero también se evidenció que la falta de oportunidades no se presenta solo en cuanto a la procedencia cultural, sino también a la posición social.

- Jairo Valenzuela, director de Valenzuela y Klenner.

En el circuito de galerías sí es muy poca la representación que tienen las minorías. Por un lado, porque se buscan resultados y las minorías no son comerciales en la mayoría de los casos. Pero también hay excepciones y hay quienes explotan el exotismo, como con el mito del salvaje culto.

Ahora, la artesanía también está teniendo un auge y algunos de los grandes artesanos no ven la necesidad de volverse artistas . Algunos de ellos se mantienen más vigentes y más originales desde la artesanía.

El artesano es considerado como un hermanito menor en las artes, por lo que su oficio es considerado como de repetición. Y estamos perdiendo algunas manifestaciones artísticas por pasarles por encima.

- Beatriz González, crítica, artista e historiadora.

Yo pienso que en su temática, el arte a partir de los 90 se ha vuelto más etnográfico, y eso se puede interpretar como una presencia de la variedad que hay en el país.

Gracias a los salones regionales, los artistas de todo el país están muy activos. Ahí se ve gran variedad de pensamientos y de culturas representadas. El esquema se ha ampliado y la elite ya no es la que manda. Eso está completamente superado.

- Juan Gallo, director de la galería Alcuadrado (A2).

Hoy en día el arte colombiano está muy representado por la mujer, que era algo que hace 40 años no sucedía. Doris Salcedo, Maria Elvira Escallón, Delcy Morelos y Maria Fernanda Cardoso son solo unos ejemplos. En ese sentido pienso que el trabajo que se está haciendo es muy abierto.

En el panorama contemporáneo, no se está haciendo todo en Bogotá, sino que está surgiendo de otras ciudades. Muchos de los trabajos, a pesar de que se hagan acá, están contextualizados en otras ciudades y así se genera una diversidad regional.

- Octavio Almanza y Felipe Garavito, galería Casa Cuadrada.

Hay muchos artistas negros, indígenas, que nacen y mueren como artistas y son tratados como artesanos. Es una vergenza contestar así, pero es la verdad: acá las roscas no dejan trabajar. Desde los periodistas hasta los galeristas, todos se sienten vacas sagradas y realmente hay mucha falta de conocimientos.

Claro, hay cosas que se hacen con respeto por los artistas y por el público, como lo que se ve en el trabajo del Banco de la República, en donde hay espacio para todas las artes, desde lo más contemporáneo hasta lo clásico , desde los de mochila hasta los de frac.

No es que la gente distinta o nueva no pueda, sino que quienes tienen los espacios no los abren a nuevas propuestas.

- Eduardo Serrano, curador y crítico.

La diversidad cultural realmente ha sido muy poco expresada por los artistas plásticos. En los 40 existió el grupo Bachué, de arte indigenista, pero era un arte hecho por blancos con una mirada paternalista. Luego Guillermo Wiedemann y Ana Mercedes Hoyos, por ejemplo, han tratado el tema de los negros pero también desde la mirada de los blancos.

Más recientemente, trabajos como los de Carlos Jacanamijoy (indígena) o Liliana Angulo (afrocolombiana) han empezado a reflejar las características de su entorno. Pero las minorías han tenido poco acceso a las facultades de bellas artes y la historia del arte no ha reflejado nunca sus valores culturales. También hay que tener en cuenta que la historia del arte ha sido y sigue siendo eurocentrista. No solo en cuanto al arte de las minorías sino también sucede con el arte latinoamericano en Europa y EU, donde es visto como de menor categoría.

Ahora, la carrera es muy difícil y la remuneración es bastante precaria. Es mucho más fácil ser artista si eres rico que si eres pobre.

- Jorge Orlando Melo, director de la Luis Angel Arango.

La discusión no tiene que ver con la etnia sino con el tipo de arte. El arte tradicional de los indígenas, en algunos casos, no es un arte hecho para exhibir sino que tiene una funcionalidad ritual y si se le mete en un museo se altera su sentido.

Cuando uno tiene que medir una obra de arte o científica tiene que evitar tanto las actitudes discriminatorias como las paternalistas. Uno no tiene que estar pensando en la raza de un artista para ver si lo exhibe o no lo exhibe.

- Carlos Jacanamijoy, artista putumayense.

Yo he tratado de desfolclorizar esto de las culturas indígenas y mostrarlas no como piezas muertas, para apreciar en el Museo del Oro, sino que nos vean igual de inquietos e inteligentes, pero hoy, en la sociedad, no en vitrinas congeladas. Es como decirles despierten, que nosotros todavía podemos hacer aportes, no imitando el pasado sino como seres contemporáneos .

Lo urgente es la injusticia social y el hambre, así que miembros de minorías como yo tratan de crear médicos o abogados para defender esos derechos. No a esto de las bellas artes como profesión, carrera, como compromiso. Sería fabuloso que los indígenas buscáramos nuestro propio espacio no solo en la plástica sino también en el cine y la literatura.

Pero no es solo con las minorías, hay ignorancia acerca de lo que es un artista y hay un estereotipo del artista sin compromiso, sin carrera, aislado, asocial. Pero la idea del arte es otra.

FOTOS.

- CARLOS JACANAMIJOY dice que pretende desfolclorizar las culturas indígenas, y que sean valoradas como aportantes al mundo contemporáneo.

Mauricio Moreno / EL TIEMPO.

- BEATRIZ GONZALEZ. asegura que el arte se ha vuelto más etnográfico, y que interpreta la variedad que hay en el país.

Claudia Rubio / EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.