LOS MERCADOS MUNDIALES DE CRUDO NO REACCIONAN ANTE LAS PROMESAS SAUDITAS

LOS MERCADOS MUNDIALES DE CRUDO NO REACCIONAN ANTE LAS PROMESAS SAUDITAS

Los precios del petróleo volvieron a alcanzar un nuevo nivel récord a medida que los temores sobre la situación geopolítica y el corte de la producción en un gran yacimiento de Estados Unidos opacaban los efectos de la promesa de Arabia Saudita de aumentar la producción de crudo. (VER GRAFICO: LA SALVACION?)

25 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Los precios del petróleo volvieron a alcanzar un nuevo nivel récord a medida que los temores sobre la situación geopolítica y el corte de la producción en un gran yacimiento de Estados Unidos opacaban los efectos de la promesa de Arabia Saudita de aumentar la producción de crudo.

(VER GRAFICO: LA SALVACION?).

Los mercados se vieron afectados por las interrupciones en la producción en EE.UU., entre ellos un corte de producción por razones de seguridad de Royal Dutch/Shell Group en una de sus plataformas petroleras en el Golfo de México.

Eso recortó en unos 150.000 barriles al día el abastecimiento de los mercados estadounidenses, ya afectados por la escasez, en un entorno marcado por una demanda alta y una capacidad ociosa en niveles mínimos.

Pero los operadores parecieron fijarse aún más en Irak y en la posibilidad de que se produzcan nuevos cortes de producción en ese país antes de la transferencia de la soberanía prevista para el 30 de junio, comenta Leo Drollas, subdirector del Centro de Estudios de la Energía Global, en Londres.

La producción de Irak ha sido interrumpida dos veces en semanas recientes por sabotajes y el ministro de Petróleo de Irak dijo este fin de semana que estaba preparado para enfrentar nuevos ataques conforme se aproxime la transferencia de poder.

A los inversionistas les preocupa que, ante la mayor demanda global que consumiría los barriles adicionales de Arabia Saudita, los mercados no sean capaces de soportar una interrupción súbita en Irak u otra parte. Si desaparece la producción iraquí se llegará al límite , dice Drollas.

El precio de referencia del crudo en EE.UU. para julio aumentó US$1,79 por barril para situarse en US$41,72 el barril en la New York Mercantile Exchange, el mayor precio alcanzado desde que la Nymex creó los futuros de petróleo hace 21 años.

El crudo Brent de Londres cerró con una subida de US$1,66 a US$38,17 por barril.

Si se toma en cuenta la inflación, los precios de la energía han sido mucho más altos en décadas anteriores. A pesar de ello, hay cada vez más preocupaciones de que el aumento de los precios de la energía pueda desacelerar o incluso mermar la recuperación económica global.

Unos precios más altos en la energía funcionan como un impuesto para los consumidores, que tienen que poner más dinero para llenar los tanques de sus autos y pagar la factura de la luz. Una energía más cara también afecta a las empresas, obligándolas a transferir los costos más altos a sus clientes o reducir sus ganancias.

Arabia Saudita, el mayor exportador de petróleo del mundo, está reforzando su producción y planea activar nuevos campos petroleros en el tercer trimestre para suplir la creciente demanda.

En una serie de declaraciones drásticas en días recientes, el reino (el único productor importante con capacidad de sobra) ha hecho un llamado a sus compañeros en la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para que eleven el tope de producción del grupo.

Pero algunos ministros de la OPEP, que estaban reunidos en esta ciudad para una conferencia sobre energía, habían previsto este fin de semana que las señales sauditas no lograrían bajar los precios.

Frente a la incertidumbre sobre la estabilidad de los suministros que provienen de Irak, la creciente demanda global y la ajustada oferta de gasolina en el mercado de EE.UU., los operadores de derivados del petróleo no parecen haber reaccionado.

El fortalecimiento de la producción de Arabia Saudita es una noticia buena y mala; entre más alta su producción, menos las reservas que tendrán para hacer frente a futuras dificultades , dijo Larry Goldstein, presidente de la Fundación de Investigación sobre el Petróleo, con sede en Nueva York.

La misma Arabia Saudita está enviando señales mixtas en materia de precios a los mercados.

El ministro del Petróleo, Alí Naimi, dijo ayer que pensaba que el precio justo por un barril de crudo de referencia estadounidense había subido por varias razones, incluyendo los retornos esperados por los inversionistas y el alza de los costos de exploración y bombeo del crudo.

Naimi dijo que, desde la perspectiva de la industria petrolera, estos factores ponen el valor justo de un barril de crudo dulce ligero en un nivel que está entre US$30 y US$34.

Esto implica un alza de US$6 por barril, por encima del precio objetivo de la OPEP. Durante los últimos tres años, la OPEP ha intentado mantener una canasta de sus propios tipos de crudo en un rango de entre US$22 y US$28 por barril.

Esto indicaría que el precio del crudo de referencia de EE.UU., que tiene una prima, estaría entre US$25 y US$31.

- Susan Warren contribuyó a este artículo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.