LOS IMPORTADOS GANAN TERRENO

LOS IMPORTADOS GANAN TERRENO

En su reciente visita a Bogotá el presidente de Diageo para América Latina, Randy Millian, una de las compañías de licores más grandes del mundo, no cabía de la dicha. Las ventas de las principales marcas de whisky que comercializa en Colombia se habían cuadriplicado. (VER TABLA: IMPORTACIONES DE LICORES Y VINOS)

25 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

En su reciente visita a Bogotá el presidente de Diageo para América Latina, Randy Millian, una de las compañías de licores más grandes del mundo, no cabía de la dicha. Las ventas de las principales marcas de whisky que comercializa en Colombia se habían cuadriplicado.

(VER TABLA: IMPORTACIONES DE LICORES Y VINOS).

En un almuerzo con empresarios y funcionarios colombianos, anunció que ante el auge generado por la rebaja en los impuestos de los licores, comercializadores de otras naciones estaban muy interesados en conocer de cerca esta experiencia. Los de India son unos de ellos.

Según cifras de la Asociación Colombiana de Importadores de Licores y Vinos (Acodil) las importaciones de licores vienen creciendo aceleradamente. El año pasado las de whisky crecieron 52 por ciento y en los dos primeros meses del 2004, alrededor del 700 por ciento. La importación de ginebra y vodka también está disparada.

Marta Patricia González, presidenta de Acodil, coincide con Millian en que la principal causa de este boom es la rebaja de impuestos aprobada en la reforma tributaria del 2002, que llevó a que las comercializadoras bajaran sustancialmente los precios al público. Por ejemplo, los denominados whisky premium -con 12 años de añejamiento-, se redujeron, en promedio, 25 por ciento.

Actualmente en un supermercado una botella de whisky premium se encuentra desde 60.000 pesos, mucho menos que hace un par de años. "Una botella de nuestro producto se consigue al mismo precio que en París" dijo Diana Navas, gerente de marca de Chivas Regal, que comercializa en el país la firma Pernod Ricard.

Según Navas la drástica reducción de impuestos (ver recuadro) llevó a que los consumidores prefieran comprar los licores en un sitio conocido, en lugar de exponerse a riesgos. En el caso de la marca que manejan, los ingresos por ventas subieron el año pasado 370 por ciento y en lo corrido de este, 185 por ciento.

Randy Millian, de Diageo, agregó que las ventas del whisky premium en supermercados se incrementaron en más del 400 por ciento. Su firma comercializa Johnnie Walker, Buchanans y Old Parr, entre otros.

A los precios se suman otros factores. Giovanni Velásquez, de Almacenes Exito, atribuyó la mayor demanda de licores importados a las fuertes campañas de las comercializadoras, que permanentemente ofrecen buenas promociones. Además, en varios supermercados hay hasta 50 metros de exhibición de vinos, con gran variedad de marcas.

El auge de los licores importados ha ido acompañado de un aumento en el recaudo de impuestos. Los aranceles de aduana para todos los licores aumentaron el año pasado 141 por ciento y en los dos primeros meses del 2004 crecieron en más del 600 por ciento.

El director de Aduanas, Oscar Franco, reconoció que este es un ejemplo fehaciente de que la baja tributación genera a veces más recaudo, y que como consecuencia de la menor diferencia de precios entre el whisky importado y el ilegal, se está desestimulando el contrabando. Mientras en los cuatro primeros meses del año pasado los decomisos de la Dian ascendieron a 2.000 millones de pesos, en igual periodo de este año bajaron a 1.500 millones.

NACIONES INCONFORMES.

Las que no están muy contentas con la rebaja de impuestos a los importados son las licoreras departamentales. El gerente de la Empresa de Licores de Cundinamarca, Javier Enrique Castro, dijo que esa decisión perjudicó al mercado nacional, que sigue pagando impuestos altos. En el caso del aguardiente, cada botella paga por tributos 5.800 pesos mientras que el ron paga 7.000 pesos.

La diferencia de precio de un aguardiente o un ron nacional frente a un ron importado no es tan alta, razón por la cual muchos consumidores prefieren comprar este último.

Para mantenerse en el mercado, la compañía ha lanzado nuevos productos como Néctar Azul y Néctar Club, que son aguardientes más suaves, para estratos más altos y para un público más joven.

Sin embargo, Marta Patricia González, de Acodil, considera que si la demanda de aguardiente está cayendo es porque los consumidores, especialmente los jóvenes, prefieren las bebidas mezcladas tales como los rones o vodkas saborizados, que están ahora muy de moda. Otro factor es que está creciendo mucho el consumo de cerveza nacional debido a las campañas de comercialización.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.