UN RETO ADICIONAL

UN RETO ADICIONAL

Por fin empezaron las negociaciones del TLC la pasada semana en Cartagena. Las cosas se desarrollaron según lo previsto y la preparación del equipo colombiano se destacó por la actitud propositiva que mostró al plantear metodologías de trabajo diferentes a las que tradicionalmente han empleado los Estados Unidos y concluir con el reconocimiento de ellos en cuanto a la utilidad del esquema planteado. Sin duda en la medida en que se puedan seguir poniendo en práctica los resultados de una preparación cuidadosa de la negociación y se mantenga una actitud de firmeza en la que no empecemos a aceptar las posiciones maximalistas, que seguramente se comenzaran a ver por parte de los norteamericanos, las posibilidades de un resultado positivo serán mayores. Como bien lo saben los negociadores experimentados y afortunadamente en el equipo colombiano hay varios, la cordialidad en el trato social en modo alguno tiene por que reflejarse en las negociaciones y en personas como la señora Vargo es con

24 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Por fin empezaron las negociaciones del TLC la pasada semana en Cartagena. Las cosas se desarrollaron según lo previsto y la preparación del equipo colombiano se destacó por la actitud propositiva que mostró al plantear metodologías de trabajo diferentes a las que tradicionalmente han empleado los Estados Unidos y concluir con el reconocimiento de ellos en cuanto a la utilidad del esquema planteado. Sin duda en la medida en que se puedan seguir poniendo en práctica los resultados de una preparación cuidadosa de la negociación y se mantenga una actitud de firmeza en la que no empecemos a aceptar las posiciones maximalistas, que seguramente se comenzaran a ver por parte de los norteamericanos, las posibilidades de un resultado positivo serán mayores. Como bien lo saben los negociadores experimentados y afortunadamente en el equipo colombiano hay varios, la cordialidad en el trato social en modo alguno tiene por que reflejarse en las negociaciones y en personas como la señora Vargo es conocida su dureza en la mesa. Por eso hay es que mantener clara la estrategia y no dejarse llevar por las emociones y pensar que el cordial ambiente con que se inició el proceso implica cambios en lo difícil que va a ser el acuerdo.

Esta primera ronda lo que sí dejó en evidencia es el reto que nos plantea haber tenido que negociar junto con los otros países andinos. No hay duda que Colombia tiene particularidades que en la negociación tendrá que hacer valer y actuar en grupo va a afectar esta posibilidad pero, por otra parte, haber comenzado en conjunto nos obliga necesariamente a realizar un gran esfuerzo por tener posiciones concertadas pues, de otra forma, ely reinaráspuede dejarnos en gran desventaja frente a los EUA.

Es claro que el nivel de preparación para la negociación es bastante diferente entre los andinos y las discusiones en muchos casos no van a ser sencillas cuando se entre en el lenguaje técnico que, en este tema, es árido y complejo pero ineludible. Pero, quizás, lo más difícil de todo será poder superar la historia de divergencias y desencuentros que se han presentado a lo largo de tantos años de negociaciones andinas con la gran dosis de incumplimientos y diferencias que, incluso, han llevado a la Comunidad a una de sus etapas más lánguidas. En los tres países buena parte de los funcionarios involucrados en la negociación son los mismos que han estado interactuando por años. Y, si bien es cierto que resulta útil el conocimiento personal, le introduce a la relación una carga emotiva originada en los problemas que en el pasado se han presentado.

En cuanto a los representantes del sector privado la historia no es muy diferente pues hay culturas empresariales diferentes entre los países y, en muchos casos, historias de conflictos comerciales que pueden dificultar las aproximaciones.

En fin, lo que resulta claro es que al ya difícil reto de la negociación con los Estados Unidos se ha sumado uno más no menos difícil como es el de la construcción de posiciones comunes con nuestros vecinos. La tarea será difícil pero es ineludible dada la forma en que se planteó la negociación. Los tiempos serán muy cortos y el esfuerzo mucho mayor. El reto para Colombia es el de que con preparación y buenos argumentos pueda asumir un liderazgo en el proceso que haga factible una buena negociación.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.