AMNISTÍA RECONOCE MERMA DEL SECUESTRO

AMNISTÍA RECONOCE MERMA DEL SECUESTRO

A pesar de que algunos indicadores claves de la violencia, como el secuestro y el número de desplazados internos, disminuyeron notablemente en el 2003 en algunas partes de Colombia, la situación de los derechos humanos empeoró en áreas especiales de seguridad , según el Informe Anual de Amnistía Internacional (AI).

26 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

A pesar de que algunos "indicadores claves" de la violencia, como el secuestro y el número de desplazados internos, "disminuyeron notablemente" en el 2003 en algunas partes de Colombia, la situación de los derechos humanos empeoró en áreas especiales de seguridad , según el Informe Anual de Amnistía Internacional (AI).

La organización defensora de Derechos Humanos, que presentó ayer su Informe sobre el 2003, registra que más de 3.000 civiles perdieron la vida en homicidios por motivos políticos y al menos seiscientos desaparecieron. Alrededor de 2.200 personas fueron secuestradas, más de la mitad de ellas por grupos armados de oposición y paramilitares respaldados por el Ejército.

Con respecto a la guerrilla, o "grupos armados de oposición", dice que fueron responsables de infracciones graves y reiteradas del derecho internacional humanitario, incluidas tomas de rehenes y secuestros y homicidios de civiles.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), dice AI, asesinaron a funcionarios públicos en aplicación de la amenaza "dimite o muere" lanzada en 2002 contra alcaldes, concejales municipales y jueces.

Afirma que "el Gobierno y las fuerzas de seguridad intensificaron su campaña para menoscabar la legitimidad de los defensores de los derechos humanos, los activistas en favor de la paz y los sindicalistas".

"Las fuerzas armadas, los paramilitares respaldados por el ejército y los grupos armados de oposición siguieron cometiendo abusos graves y generalizados contra los derechos humanos e infracciones al derecho internacional humanitario", agrega.

El Informe dice que en 2003 se les atribuyó a paramilitares la responsabilidad de la muerte de al menos 1.300 personas, más del 70 por ciento de todos los homicidios y desapariciones de los que se conoce la autoría por motivos políticos no relacionados con combates.

Amnistía Internacional recuerda que el 15 de julio de 2003 el presidente, Alvaro Uribe Vélez, firmó un acuerdo para la desmovilización de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), pero los homicidios perpetrados por paramilitares siguen sin ser castigados y, según la organización, se teme que estos estén "integrándose en nuevas estructuras paramilitares legales".

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.