DE LONDRES A BOGOTÁ:

DE LONDRES A BOGOTÁ:

Señor Director:

26 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Señor Director:.

Llegué de Londres y sin presumir de observador económico internacional, quiero contar que lo que allí vi y viví en el diario acontecer comercial, distinto de lo que aquí practicamos. Mientras que en nuestra Colombia se restringe obsesivamente el consumo para combatir con sangre la odiada inflación, política incuestionable de nuestros dirigentes, y se impide el ofrecimiento callejero de cualquier cosa con el temor de afear la ciudad y de no parecer dignos y civilizados, en las principales vías de Londres todo está disponible para la compra y venta, aun de lo que consideramos chucherías. Probablemente los comerciantes informales son contribuyentes aportantes al bienestar común.

Allá se permiten por todas partes las casetas y los quioscos de periódicos, de revistas pornográficas o de cualquier cosa. Inclusive allá promueven, facilitan y estimulan los embarazos, no importa si los bebés son negros, palestinos o colombianos. Ellos serán en el futuro quienes contribuyan con sus impuestos a financiar el pago pensional de los ancianos británicos.

Daniel Alvarez Samper.

Bogotá

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.