EL METROCABLE DESCRESTA A TURISTAS

EL METROCABLE DESCRESTA A TURISTAS

Ni el Pueblito Paisa, ni el edificio de Coltejer, ni el alumbrado navideño, íconos de Medellín, será lo primero que Hugo Castrillón le enseñará a su esposa, que vive hace 30 años en Estados Unidos, para convencerla de que visite la capital paisa. Para lograr su sueño le mostrará las fotos del Metrocable.

26 de diciembre 2004 , 12:00 a.m.

Por eso, Castrillón, un antioqueño de pura cepa, con pinta de camionero y con 10 de sus 47 años viviendo en Boston (E.U.) donde trabaja como mesero, no dudó en llegar a la zona nororiental de Medellín con cámara digital en mano para fotografiar el Metrocable y llevarle las vistas a su esposa en enero.

Desde principios de diciembre, este sistema de transporte le está robando el show a los demás sitios turísticos de Medellín.

El Metrocable, obra de 66 mil millones de pesos, fue inaugurado el pasado 31 de julio por el presidente Alvaro Uribe Vélez. Fue creado como solución para conectar al Metro, por medio de cabinas tipo teleférico, a unos 120 mil habitantes de 11 populosos barrios de la zona nororiental de la capital de la montaña.

Es que esto es una belleza , dice Castrillón mientras toma la foto de una de las 89 cabinas que cuelgan del cable. Con esto sí me traigo a mi esposa para que deje ese miedo de venir a Colombia , agrega.

El entusiasmo de Castrillón es por estos días una epidemia en Medellín. Desde principios de diciembre los auxiliares del Metro hacen maromas para contener a las 40 mil personas que atiborran a diario la estación Acevedo, atraídos por el crepitar de las cabinas en movimiento permanente que trepan dos kilómetros de ladera.

Incluso, datos del Metro de Medellín dan cuenta de que los 25 mil pasajeros diarios que se preveían iban a utilizar el sistema, se volvieron 40 mil. En los cinco meses de funcionamiento del Metrocable se han transportado un millón 748 mil usuarios.

El espectáculo de las cabinas se combina en la noche con una iluminación roja y verde puesta en cada una de las 20 pilonas (torres cilíndricas) que se desparraman entre Acevedo y el barrio Santo Domingo Savio, en lo más alto de la montaña, donde queda la última estación del Metrocable.

Parece un pesebre lleno de lucecitas y con un camino iluminado al cielo , asegura María Luisa Taborda, un ama de casa de 24 años que llegó de Cali con su esposo y su pequeño hijo de 5 años a pasar Navidad en Medallo .

Otros llegan atraídos por la vista panorámica que se alcanza a ver desde las cabinas de una Medellín totalmente iluminada. Algunos hacen todo el recorrido sin bajarse, por el temor a la leyenda negra de violencia que soportan estas barriadas de casas de madera y techos de zinc desde donde salen aires de salsa y vallenato, y donde hasta hace dos años se mataban guerrilleros y paras día de por medio.

La leyenda persiste a pesar de que el ambiente ha cambiado y que ya empiezan a verse los primeros trabajos de los ocho parques públicos que construirá la Alcaldía en la zona. Las obras se sumarán a bibliotecas, andenes y centros empresariales con un costo de 30 mil millones de pesos.

A mí lo que me ayudó fue a encontrar el amor , cuenta con una sonrisa de oreja a oreja John Fredy Cañaveral, un mesero de una cafetería en el centro de Medellín, quien gracias al Metrocable puede visitar cada domingo a su novia, Tatiana Henao, quien vive en Santo Domingo Savio.

Ahora que me ahorro los dos pasajes de bus, me voy a poder casar con ella , agrega este joven de 21 años que pasó de pagar 2.700 pesos en buses a solo 950, que cuesta el tiquete del Metrocable.

Pero esta belleza también atrajo a uno que otro extranjero que llega a este sistema atraído por la novedad de verse volar por una zona deprimida de Medellín.

Es increíble que construyan una obra tan grande en medio de un sector tan deprimido. Pero es lo mejor que han podido hacer acá , sostiene con un español enredado, Charly Larson, un gringo de 54 años que desde hace dos no venía a Medellín.

Todo este impacto ha generado entre el sector hotelero de la capital paisa un gran interés por explotar turísticamente el Metrocable. Ya en la ciudad hay un grupo de 12 operadores locales de agencias que ofrecen visitas grupales al sistema.

El Metrocable se volvió un nuevo ícono turístico de la ciudad , reconoce el director ejecutivo de Cotelco, en Antioquia, Jorge Alberto Barrera.

FOTO/Edgar Domínguez EL TIEMPO Hugo Castrillón lleva viviendo 47 años en E.U. y quedó matado como dicen en Medellín, con el Metrocable. Es que esto es una belleza , expresó.

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.