BUSCANDO UNA SALIDA EN IRAK

BUSCANDO UNA SALIDA EN IRAK

El presidente George W. Bush acaba de lanzar una campaña para contrarrestar el creciente rechazo de la opinión pública a su gestión. La cual, según la última encuesta de la cadena ABC, cayó a un 47 por ciento de aprobación, el más bajo desde que llegó a la Casa Blanca. El manejo de la guerra de Irak es cuestionado por 4 de cada 10 ciudadanos. Reflejo inequívoco de una percepción según la cual la situación no tiene salida positiva.

26 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

El presidente George W. Bush acaba de lanzar una campaña para contrarrestar el creciente rechazo de la opinión pública a su gestión. La cual, según la última encuesta de la cadena ABC, cayó a un 47 por ciento de aprobación, el más bajo desde que llegó a la Casa Blanca. El manejo de la guerra de Irak es cuestionado por 4 de cada 10 ciudadanos. Reflejo inequívoco de una percepción según la cual la situación no tiene salida positiva.

La intervención de Bush ante la Escuela de Guerra de la Armada fue el primero de seis discursos programados para cambiar la imagen negativa del embrollo iraquí. El presidente presentó un esquema de cinco puntos orientados a lograr estabilidad y un gobierno autónomo, del cual formarían parte elecciones en enero próximo. Un plan que parece más dirigido a calmar a los electores estadounidenses que a enderezar el rumbo en el terreno iraquí. No resulta muy convincente hablar de plena soberanía cuando se mantendrán los 138,000 soldados estadounidenses en el país, ni superar el escándalo de las torturas reconstruyendo la cárcel de Abu Ghraib. El maquillaje no será el antídoto para mejorar una crítica situación militar y política.

Ayer empezó a circular, también, un nuevo borrador de resolución en el Consejo de Seguridad de la ONU. Clave, para la Casa Blanca, porque le permitiría diluir la responsabilidad del manejo futuro y minimizar su imagen de unilateralista . La columna vertebral del texto es la aprobación de una fuerza militar multinacional. Francia, Rusia y Alemania, países que se opusieron a la guerra, recibieron la idea con escepticismo, pero participarán en la negociación. No será fácil y ni Bush, ni sus asesores, deberían sentirse muy optimistas sobre los escenarios futuros que les esperan: en Irak o en las urnas propias.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.