INVIERNO AZOTA A LAS ANTILLAS

INVIERNO AZOTA A LAS ANTILLAS

Mientras las familias removían frenéticamente el barro en busca de sus seres queridos, y los socorristas depositaban decenas de cadáveres en fosas comunes, las autoridades anunciaron ayer que el número de muertos por los desbordes de ríos en República Dominicana y Haití llega ya a por lo menos 502.

26 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Mientras las familias removían frenéticamente el barro en busca de sus seres queridos, y los socorristas depositaban decenas de cadáveres en fosas comunes, las autoridades anunciaron ayer que el número de muertos por los desbordes de ríos en República Dominicana y Haití llega ya a por lo menos 502.

En República Dominicana, en la zona fronteriza, se habla de al menos 144 muertos y alrededor de 250 desaparecidos, mientras que en Haití los datos indican que los muertos podrían superar los 358 y habría por lo menos 100 desaparecidos.

Desde hace dos semanas, las lluvias torrenciales arrasan la isla de La Española, que comparten la República Dominicana y Haití. Y como si fuera poco una tormenta poco antes del amanecer del lunes provocó el desborde del río Solie, que arrasó un barrio de casuchas de madera.

Se cree que la gran mayoría de los muertos son de nacionalidad haitiana, inmigrantes ilegales cuyos cadáveres probablemente nunca serán reconocidos por el temor de sus familiares a ser deportados.

"Mi Dios, mi Dios, dame fuerza para aguantar este golpe", se lamentaba entre gritos Dorce Dotel, que perdió a varios familiares cuando la riada arrasó a su paso la mayoría de las viviendas de su pueblo.

El rescate de los cuerpos está resultando difícil porque el lodo lo ha sepultado todo y muchos quedan ocultos, en tanto que la región permanece prácticamente incomunicada, sin luz, ni agua potable.

El Centro de Operaciones de Emergencia de República Dominicana (COE) calculó que en Jimaní, en la provincia Independencia, hay al menos 122 heridos que fueron trasladados a hospitales cercanos a la comunidad, mientras llega la ayuda en forma de alimentos, colchones, medicamentos y mosquiteros.

Las autoridades mantienen la alerta roja (la máxima en una escala de tres niveles) en Jimaní, 280 kilómetros al suroeste de Santo Domingo, y la amarilla para el resto del país, en tanto la Oficina de Meteorología pronostica que seguirá lloviendo durante las próximas 24 horas.

"La casa mía quedó desbaratá entera. Al brincar el agua, ya no había auxilio", declaró a un canal de televisión Crecencio Nova, quien logró sobrevivir a la fuerza del río, que destrozó el pueblo con su mercado y su cementerio e inundó el hospital.

El coordinador regional del movimiento Participación Ciudadana (PC), Alcibíades Moreta, dijo: "Se necesitan ataúdes y fundas plásticas para los cadáveres".

Las intensas lluvias que azotan el país desde la semana pasada también ponen en riesgo comunidades cercanas a Jimaní y han desbordado ríos y arroyos en las provincias La Vega y Santiago, en el norte dominicano, regiones donde se encuentran las principales siembras de arroz, por lo que las autoridades temen que la cosecha de este año pueda perderse.

El director de Agricultura en esta zona, Eduardo Oleaga Acras, declaró a la prensa que "miles" de sembrados de arroz, plátanos y otros rubros están "sepultadas bajos las aguas".

FOTO/AP.

Se cree que muchos de los cuerpos en República Dominicana no serán reclamados por ser de inmigrantes haitianos ilegales.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.