EN QUÉ ESTÁ LA SEGURIDAD AÉREA

EN QUÉ ESTÁ LA SEGURIDAD AÉREA

La seguridad aérea en Colombia desató una nueva polémica. El revuelo estalló el fin de semana con la carta de renuncia del capitán Carlos Ortega, secretario de seguridad aérea de la Aeronáutica Civil, quien cuestionó duramente a la dirección de la entidad, por lo que considera graves omisiones en los sistemas de control aeronáutico, especialmente en lo relacionado con los controladores de vuelo.

26 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

La seguridad aérea en Colombia desató una nueva polémica. El revuelo estalló el fin de semana con la carta de renuncia del capitán Carlos Ortega, secretario de seguridad aérea de la Aeronáutica Civil, quien cuestionó duramente a la dirección de la entidad, por lo que considera graves omisiones en los sistemas de control aeronáutico, especialmente en lo relacionado con los controladores de vuelo.

Pilotos, controladores, sindicato y administración de la Aeronáutica Civil salieron a apoyar o controvertir las denuncias de Ortega, en un país donde se realizan cerca de un millón de operaciones aéreas cada año.

La primera conclusión que se puede sacar de todo el debate es que la seguridad aérea en el país ha mejorado ostensiblemente en los últimos años, pero aún hay cosas por hacer, especialmente en materia de inversión en equipos y capacitación de las personas encargadas de velar por el buen funcionamiento de la red de carreteras aéreas colombianas.

"Si bien se está señalando una problemática real, es bueno advertir que no existe en la dimensión presentada y disentimos mucho de la metodología utilizada para darla a conocer a la opinión pública", dijo José Luis Lobo Yáñez, presidente de la Asociación Colombiana de Controladores de Tránsito Aéreo (Acdecta).

Para los controladores los incidentes son inherentes a la actividad aeronáutica. Cada vez que una aeronave en cualquier parte del mundo despega está inmersa en una serie de situaciones de riesgo y el trabajo de ellos es minimizar esos riesgos.

Según el director de la Aerocivil, Juan Carlos Vélez, en los últimos años Colombia ha mejorado sus estándares de seguridad y por esa razón el país cuenta con la certificación de la autoridad aeronáutica de los Estados Unidos (FAA, por sus siglas en inglés) y por la Organización Internacional de la Aviación Civil (Oaci).

Vélez admite que la entidad se ha acomodado a las actuales circunstancias de estrechez fiscal del país pero que en todo caso hoy Colombia cuenta con un centro de control aéreo en el cual se han invertido unos 8 millones de dólares y para cuya operación fueron capacitados 38 de los 519 controladores aéreos del país.

"Para seguridad aérea estamos invirtiendo todos los recursos de la Aeronáutica porque la seguridad aérea es integral. En este año las inversiones son de casi 140.000 millones de pesos y esperamos un aumento de 40.0000 millones de pesos el próximo año en el presupuesto de la Aeronáutica para seguir mejorando el proceso de la navegación satelital", indicó el funcionario.

Para Ortega, se requiere crear un equipo especializado en gestión de calidad, para trabajar en la prevención de las fallas de seguridad, especialmente con los controladores, pues por lo menos "en el 50 por ciento de los casos hay un controlador de vuelo involucrado".

Ortega denunció que en el 2001 se presentaron 101 incidentes de tránsito aéreo sobre territorio colombiano, de los cuales 61 fueron considerados de alto riesgo de colisión.

En el 2002 se registraron 74 incidentes, todos con peligro de colisión. El año pasado el reporte fue de 90 casos y en los primeros cinco meses de este año han sido reportados 26, la mitad de los cuales fue considerada con riesgo de colisión.

Como ejemplo, el ex piloto citó un incidente ocurrido el 29 de octubre del 2003 en proximidades a Bogotá, en el que estuvo involucrado el avión presidencial FAC 001, con Alvaro Uribe a bordo.

Bogotá, San Andrés y Cúcuta aparecen como los aeropuertos con mayores riesgos en los análisis hechos por Ortega, desde la Secretaría de Seguridad Aérea de la Aeronáutica Civil. En esto coincide el capitán Alberto Padilla, presidente de la Acdac, y otros cuatro pilotos civiles entrevistados por EL TIEMPO.

El capitán dijo que el caso más reciente reportado a su oficina ocurrió el pasado 18 de mayo, cuando un avión 727 de Líneas Aéreas Suramericana, que descendía sobre el aeropuerto Eldorado de Bogotá, estuvo a punto de colisionar con otra aeronave que circulaba a la misma altura.

Ortega denunció, además, que en exámenes realizados a algunos de los controladores se les detectaron rastros de drogas y licor, lo cual enciende aún más las alarmas.

De acuerdo con Lobo, es impreciso decir que los controladores trabajan bajo el efecto del alcohol y las drogas. Este hecho -según explicó- se presentó a finales del año pasado en una inspección rutinaria que se les practica a los controladores y pilotos. Tres controladores de un aeropuerto del país dieron positivo en una de esas muestras.

El procedimiento que está establecido para estos casos es separar de la operación a los involucrados y hacerles pruebas y procedimientos neurosicológicos para establecer la gravedad del hecho. Como resultado de este proceso, la dirección de medicina de aviación de la Aerocivil terminó suspendiendo el certificado médico de un controlador que ya fue retirado.

Lobo considera que son suficientes los 519 controladores con que cuenta el país, aunque admite que se debería aumentar la planta de funcionarios para la investigación.

Javier Tovar, del Sindicato de Trabajadores de la Aeronáutica Civil, organización con 900 afiliados, coincide con el director en que los niveles de seguridad están dentro de los estándares internacionales y opina que en las denuncias del capitán Ortega puede haber "intereses políticos o económicos, y no técnicos".

Reconoce que las políticas de austeridad que se están aplicando en esa entidad pueden terminar afectando la seguridad aérea, y señala que la Aeronáutica carece de personal suficiente y de presupuesto para infraestructura aeronáutica y aeroportuaria y para capacitación.

INTERESES POLITICOS.

Fuentes en el Gobierno indicaron que la publicitada renuncia de Ortega se derivó del disgusto de este funcionario porque no ha podido integrar a la nómina de la Aerocivil a varios colegas suyos.

Las mismas fuentes señalaron que el funcionario, quien fue nombrado por el actual director a finales del 2002, también se ha incomodado por la fuerte restricción de los viajes internacionales.

Sobre este particular el capitán Ortega respondió que si alguien tiene intereses económicos o políticos no es él. Y señaló que el actual director le da más importancia a cortar una cinta para inaugurar la torre del aeropuerto de Quibdó, que al tema de seguridad.

Por su parte el director de la Aerocivil, Juan Carlos Vélez, manifestó que no era cierto que se estuviera politizando la entidad y que por el contrario lo que había sucedido es que se estaba acomodando al ajuste institucional el cual ha ordenado el gobierno central.

FOTO/Milton Díaz EL TIEMPO.

Un reciente incidente de un avión de carga Centurión que se salió de la pista del aeropuerto El Dorado en Bogotá, causó estragos a una humilde vivienda.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.