TLC: COMIENZA LA EMPINADA CUESTA

TLC: COMIENZA LA EMPINADA CUESTA

Habíamos advertido que la parte estadounidense en la negociación del TLC iba a presentarles a los países andinos, en la primera sesión, elcompleto del texto que le gustaría suscribir. No conozco dicho documento, pero puedo apostar que en la parte normativa es prácticamente el mismo texto del acuerdo con Chile, que es muy parecido al suscrito con Singapur. Los señores del norte tienen unos objetivos y unas estrategias absolutamente definidas. Se trata, en lo fundamental, de tejer una colcha de retazos muy similares entre sí, que sirva para afianzar la posición de los Estados Unidos en las negociaciones multilaterales en el seno de la Organización Mundial del Comercio.

26 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Habíamos advertido que la parte estadounidense en la negociación del TLC iba a presentarles a los países andinos, en la primera sesión, elcompleto del texto que le gustaría suscribir. No conozco dicho documento, pero puedo apostar que en la parte normativa es prácticamente el mismo texto del acuerdo con Chile, que es muy parecido al suscrito con Singapur. Los señores del norte tienen unos objetivos y unas estrategias absolutamente definidas. Se trata, en lo fundamental, de tejer una colcha de retazos muy similares entre sí, que sirva para afianzar la posición de los Estados Unidos en las negociaciones multilaterales en el seno de la Organización Mundial del Comercio.

El asunto, pues, comenzó como se esperaba. Fue correcta la reacción de los representantes de la parte andina. En defensa del interés nacional, no se puede aceptar que el gobierno de los E.U. pretenda convertir el acuerdo en una suerte de contrato de adhesión con formatos pre-definidos.

Si en las próximas sesiones de negociación los andinos se mantuvieran firmes en su posición de plantear el mapa de los intereses específicos de estos países en sus relaciones con los E.U., es factible que todo este proceso termine en un pantano. Los norteamericanos aplicarán toda su capacidad de presión política al más alto nivel para enrumbar la negociación hacia el formato de los acuerdos bilaterales suscritos recientemente por ellos. Ya veremos cuál será la decisión de los jefes de Estado.

A contrapelo de la estrategia bilateral de los E.U., las discusiones con esa nación deben tener el mismo carácter de la posición de los países pobres en las deliberaciones de la OMC. En ellas, es fundamental el concepto de Tratamiento Especial y Diferencial para los países pobres. Este concepto reconoce el principio de no-reciprocidad en las relaciones económicas internacionales. La desigualdad entre países pobres y ricos exige largos periodos de ajuste y consolidación de los pobres en materias financieras, técnicas y educativas. Tales periodos de ajuste deben llevar sustanciales flujos de ayuda internacional a las naciones de menor desarrollo. El principal ejemplo en esta materia es el tratamiento de España, Portugal y Grecia en su proceso de adscripción a la comunidad Europea.

La declaración final de la reunión ministerial de la OMC en Doha, en 2001, reiteró la importancia de la noción de Tratamiento Especial y Diferencial. El propio representante comercial de los E.U., el señor Zoellick, reconoció que cualquier progreso en las discusiones multilaterales exige incorporar explícitamente esta noción en las estrategias de desarrollo global.

Estamos, pues, de entrada, ante el aspecto fundamental que debemos discutir con los Estados Unidos. El libre comercio es una idea sin contenido, y puede convertirse en una maldición, si no se reconoce la tremenda desigualdad entre los países andinos y la potencia del Norte, y si no se incluye en las discusiones la indispensable ayuda, en recursos financieros, tecnológicos y educativos, que debe fluir hacia estas naciones. Pero no se trata solamente, como lo han declarado los negociadores colombianos, de hacer énfasis en el narcotráfico y la violencia como los factores que justifican un tratamiento especial y diferencial.. Por angustiosos que sean dichos problemas, son mucho más grandes y diversas las necesidades del desarrollo de Colombia y sus vecinos

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.