OPORTUNIDADES PRODUCTIVAS PARA POBLACIONES VULNERABLES

OPORTUNIDADES PRODUCTIVAS PARA POBLACIONES VULNERABLES

En una casa de fachada sin mayores pretensiones, al igual que las tantas otras que se enfilan en la hilera de la carrera séptima con cuarta, se refugia una obra de gran calor humano. Se trata de la Fundación Granahorrar, una institución que desde hace 10 años le ha abierto sus puertas a personas con dispacidad física, mental y sensorial; al igual que a adultos mayores y madres cabeza de familia, que todavía necesitan generar ingresos.

26 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

En una casa de fachada sin mayores pretensiones, al igual que las tantas otras que se enfilan en la hilera de la carrera séptima con cuarta, se refugia una obra de gran calor humano. Se trata de la Fundación Granahorrar, una institución que desde hace 10 años le ha abierto sus puertas a personas con dispacidad física, mental y sensorial; al igual que a adultos mayores y madres cabeza de familia, que todavía necesitan generar ingresos.

Adentro, en medio de inmensos salones con apariencias de bodegas, el panorama es alentador, gratificante, porque se encuentra un gran grupo de personas recibiendo entrenamiento para la realización de actividades productivas, como: alistamiento de extractos bancarios, organización de archivos, aseo en cajeros automáticos, clasificación y comercialización de material reciclable (en barrios, conjuntos residenciales y empresas) y mantenimiento de prados, jardines y matas (en instituciones y diferentes parques bogotanos).

Es admirable ver la forma en la que cada una de estas personas desarrolla su trabajo. Desde la invidente hasta la que presenta dificultades mentales gozan de una precisión y de una impecable manera de pulir su labor que, incluso, podrían superar los niveles de capacidad de aquellos individuos que no presentan ningún tipo de limitaciones.

Lo que sucede es que para ejercer las funciones, cada una de ellas debe pasar por un exigente proceso de formación integral, que puede durar meses o años, esto depende de las condiciones de discapacidad y de la vulnerabilidad que tengan.

Se trata del Programa de Intervención Social Institucional (PISI) que, hasta el momento, ha formado un total de 1.200 beneficiarios para la productividad y el trabajo. Este arrancó en el año 2001, cuando la Fundación le da un cambio completo a la forma de acción social que venía desarrollando desde 1994.

convertimos en generadores directos de ocupación e ingresos para los grupos poblacionales a los que nunca se les había dado la oportunidad de demostrar que podían ser capaces de desarrollar una actividad laboral organizada. Hoy la Fundación se complace en decir que ha dignificado a estos adultos frente a la sociedad y ha logrado elevarles el autoestimadice Jorge Mario Arango, gerente general.

La institución se encarga de brindarles una formación integral productiva en condiciones reales de mercado y las orienta hacia la empleabilidad y la creación de formas asociativas de trabajo.

principio fundamental es que todo ser humano es productivo por naturaleza, sin importar sus limitaciones físicas o mentales. Por eso uno de los objetivos más importantes del PISI es la inclusión social, independientemente de las deficiencias, carencias o la vulnerabilidad de los beneficiarios.

Y para cumplir con esa meta, el programa les ofrece tres clases de formación: la técnica y humanística, que es impartida por profesionales en educación especial, psicología, trabajo social y administración de empresas, entre otras disciplinas. La teórica, que se maneja a través de Unidades Básicas de Formación; y la práctica, que recurre a las Unidades Productivas de Trabajo, con el fin de desarrollar procesos laborales reales, de acuerdo con las necesidades de las empresas y las tendencias del mercado.

Alianzas empresariales.

La Fundación Granahorrar, entidad sin ánimo de lucro, promueve la realización de diferentes alianzas interinstitucionales con empresas y entidades públicas y privadas, para así darle cumplimiento al objetivo del PISI de proporcionar a sus beneficiarios un entrenamiento laboral en alguna de las entidades patrocinadoras.

Las compañías o instituciones interesadas en apoyar el programa pueden hacerlo a través de las Unidades de Entrenamiento Productivo, disponiendo sus espacios laborales para acoger a los beneficiarios, quienes necesitan hacer prácticas en ambientes verdaderos de trabajo. Luego de completarse el proceso, el empresario puede determinar si contrata o no a este personal capacitado.

Pero también pueden ayudar por medio de las becas de capacitación, que es cuando el empresario se encarga de patrocinar el proceso final del beneficiario durante cuatro meses: los dos primeros se rotan entre la Fundación y la empresa, mientras los dos últimos se dedican al proceso productivo de la última.

Otra forma de respaldar al PISI es por medio del plan padrino, que es cuando el empresario decide patrocinar a cualquiera de las personas de Granahorrar la que él escoja- durante 12 meses, la cual recibirá el proceso de formación en sus instalaciones y en la Fundación. Como contraprestación, se le ofrecerá un certificado de donación, con el que obtendrá un beneficio de descuento tributario hasta del 60 por ciento sobre el impuesto de la renta.

Por otro lado, se encuentra la pasantía laboral, una etapa que le permitirá al dueño de la empresa contar con el trabajo de un beneficiario de la Fundación durante tres meses, mientras esta persona logra su formación teórico-práctica. Este entrenamiento puede terminar en una contratación directa y estable.

surge la posibilidad de contratación, la Fundación Granahorrar se compromete con el empresario a realizar un proceso de adaptación, acompañamiento y evaluación al interior de la compañía con su equipo interdisciplinario, con el fin de respaldar el proceso de adaptación entre el beneficiario y la empresa.

Según la Ley 361 de 1997, el empresario que contrate directamente a personas con limitación física y mental puede acceder a un descuento del 200 por ciento en el impuesto de renta.

Finalmente, cualquier empresa puede ayudar a la Fundación con la contratación de servicios de outsourcing en: empaque general (publicidad, regalos, cartas y demás productos), manufactura, organización y limpieza de instalaciones locativas, aseo de cajeros automáticos y oficinas, mantenimiento de zonas verdes y contrato de procesos productivos.

Celebración en grande.

Ahora, al cumplir sus primeros 10 años de existencia, la Fundación Granahorrar se prepara para la realización del primer encuentro deDiscapacidad y Empleo, una Alternativa de Rentabilidad y de Inclusión Social Productivaque realizará el primero de junio en el salón de convenciones Gonzalo Jiménez de Quesada.

El certamen que será inaugurado por el vicepresidente de la República, Francisco Santos, y por el Alcalde Mayor, Luis Garzón contará con la participación de varios empresarios que narrarán sus particulares experiencias con la Fundación Granahorrar, como es el caso de las Empresas Publicas de Medellín, el Banco Granahorrar, Pollos Campeón y Servís; así mismo, la Organización Internacional del Trabajo explicará casos similares al PISI, que se desarrollan en otros países.

Entre la lista de exponentes también estará Peter Goznes, funcionario del programa mundial de alimentos de las Naciones Unidas; al igual que el ministro de protección social, Diego Palacio, con el tema:Nacional de Discapacidad 2003 2006el director del Dane, el presidente de la Andi y la directora del Departamento Administrativo de Bienestar Social.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.