COMIDA CON SABOR A HOGAR

COMIDA CON SABOR A HOGAR

Muchas veces buscamos consuelo en la comida. Después de un duro día de trabajo, luego de una ardua jornada o al finalizar una semana de mucho estrés y ansiedad.

28 de febrero 2004 , 12:00 a. m.

Muchas veces buscamos consuelo en la comida. Después de un duro día de trabajo, luego de una ardua jornada o al finalizar una semana de mucho estrés y ansiedad.

Pero para que los alimentos reconforten tienen que satisfacer -adems del estomago- el alma y el corazn.

Un placer que slo se logra con esa comida que recuerda la sazn de mam. Ese olor a la sopa o al guiso de los das de infancia trae a la memoria el amor y el calor de hogar.

Una placentera y sencilla sensación que está dando paso a una tendencia mundial: comfort food o comida reconfortante. Un movimiento que busca recuperar las recetas de las abuelas y las mamás, pero con presentaciones modernas y toques originales, fáciles de preparar y de presentar.

Para el experto en gastronomía Lácides Moreno Blanco, "esta tendencia mundial se ha ido desplazando hacia las comidas tradicionales, la que se preparaba en las casas, buscando rescatar las tradiciones, dándoles una nueva imagen, sin perder su genio".

La vuelta a esas antiguas preferencias se debe, en parte, a la epidemia de obesidad que se vive en países como Estados Unidos y Reino Unido, en donde además de los malos hábitos de vida, culpan a los restaurantes de comida rápida de saturarlos de grasas y calorías innecesarias.

Esto ha llevado a tomar conciencia de la necesidad de hábitos alimenticios más saludables y nutritivos. Dos condiciones que siempre ha tenido la comida de la abuela.

También, la gran cantidad de propuestas gastronómicas que se ofrecen actualmente -minimalismo, fusión y tendencias orientales- ha hecho que la gente quiere regresar a los platillos más comunes y sencillos precisamente porque estos proporcionan confianza.

Otro factor que incentiva esta preferencia es el temor a la inseguridad en las calles, que encierra a la gente en sus hogares, y los hace buscar la manera de divertirse sin correr riesgos.

La cocina familiar.

Una de las promotoras de esta moda es la inglesa Nigella Lawson, cocinera y autora de varios libros de cocina y presentadora de un programa de televisión, que siempre dedica un espacio a las recetas de la abuela.

Para Lawson la cocina es un pasatiempo terapéutico y por esos las recetas siempre deben ser sencillas de preparar y deben tener un toque hogareño.

Recientemente, un estudio del Instituto Millward Brown, en España, reveló que los profesionales de ahora disfrutan de cocinar, comer y compartir con amigos. Pero debido a que no hay mucho tiempo, cuando se reúnen en casa ofrecen platillos fáciles y sencillos, características de la comida reconfortante .

En América Latina esta tendencia está tomando vuelo. "La idea es acomodar la comida típica de cada país a una nueva expresión que tenga en cuenta el equilibrio nutritivo tan importante en la cocina de hoy", dice Moreno.

En Colombia, esta tendencia no está todavía muy difundida. Para Kendon Smith, columnista de EL TIEMPO y experto en gastronomía, "los platos y recetas de antaño ya casi nadie los hace, pocos saben prepararlos, pues tienden a ser muy elaborados y, por lo general, solo se hacen para un grupo grande de comensales".

En todo caso, aquí y en cualquier lugar, la comida de mamá seguirá reuniendo a las familias en torno a la buena mesa, con la sazón que da muchas horas de cocción, con la seguridad que dan los alimentos nutritivos y con la sensación incomparable de estar en el lugar más seguro y suculento del planeta: la cocina hogareña.

Receta de la abuela.

Merengues.

La abuela nos da los secretos para la preparación de unos merengues perfectos. Estos son los pasos a seguir.

Separe los huevos con mucho cuidado, si se le va algo de las yemas entre las claras, estas no subirán.

Agregue un tris de vinagre y una pizca de sal a las claras para que crezcan brillantes y hermosas.

Añada el azúcar poco a poco, muy lentamente.

Compruebe que las claras estén a la nieve colocando dentro de ellas una cuchara boca abajo, si se adhieren a ella están a punto.

Para hornear los merengues, póngalos en una lata cubierta con papel parafinado. Esto evitará que se peguen.

Cuando estén listos, déjelos dentro del horno apagado gozando de su calor, hasta que este se desvanezca.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.