TRABAJAR, CRECER Y REFORMAR

TRABAJAR, CRECER Y REFORMAR

Deseo agradecer en nombre de muchos de los asesores y consultores, incluso docentes e investigadores colombianos de la administración de empresas, el mercadeo y la gestión de la innovación tecnológica, sus cortas y profundas palabras en su editorial El mejoramiento del capital humano . El problema real no es firmar y acordar el TLC, CAN o ALCA, el problema básico y de fondo es que nuestra clase dirigente: clase empresarial y la clase política, no tienen suficiente casta para ese ruedo llamado Libre Comercio. No son todos los dirigentes por fortuna, pero son la mayoría por desgracia. Aquellos pocos lideres pura sangre tendrán éxitos individuales y muy puntuales que orientaran un camino que no podrá ser seguido por muchos y el beneficio no será general.

21 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Deseo agradecer en nombre de muchos de los asesores y consultores, incluso docentes e investigadores colombianos de la administración de empresas, el mercadeo y la gestión de la innovación tecnológica, sus cortas y profundas palabras en su editorial "El mejoramiento del capital humano". El problema real no es firmar y acordar el TLC, CAN o ALCA, el problema básico y de fondo es que nuestra clase dirigente: clase empresarial y la clase política, no tienen suficiente casta para ese ruedo llamado Libre Comercio. No son todos los dirigentes por fortuna, pero son la mayoría por desgracia. Aquellos pocos lideres "pura sangre" tendrán éxitos individuales y muy puntuales que orientaran un camino que no podrá ser seguido por muchos y el beneficio no será general.

Históricamente hemos hecho de lo provisional y lo mediocre una norma de conducta en nuestra clase dirigente, quien ha orientado la economía del país y las empresas a desarrollar planes económicos que generan ganancias contables, pero no generan una riqueza real (conocimiento, educación y beneficio social) para sus ciudadanos y colaboradores. Estamos negociando nuestro futuro como país sin tener una infraestructura medianamente seria en vías terrestres, puertos marítimos, aduanas, aeropuertos, etc., sin tener un suficiente nivel de desarrollo del capital intelectual en las empresas grandes, medianas y pequeñas, con alto grado de corrupción del sector privado y el publico, y una sociedad desorientada por falta de valores y un enano sentido patrio que le motive a la construcción de país.

El Libre Comercio es una realidad que no tiene discusión académica, intelectual o informal, es la realidad de un mundo globalizado que existe desde hace varios años (20 años aprox.) por fuera de nuestros diarios conflictos internos y nuestras pírricas discusiones sobre nuestra sociedad. Nuestra poca construcción como país basado en un bienestar integral de la sociedad y de una inexistente riqueza económica basada en el conocimiento y la investigación científica, no nos da la libre entrada a la mesa de discusión de estos acuerdos a proponer un cambio histórico que no hemos trabajado seriamente durante nuestra vida como país.

Solo nos da una silla para sentarnos a tirar las pocas cartas que podremos jugar con la oportunidad histórica que hoy contamos (bajos precios) que se perderán con el tiempo ante otros países que si han logrado construir mejores economías y un capital intelectual mas competente. No firmar el TLC no es una opción, nuestra única opción es: Qué hacer una vez firmado un acuerdo? Implica trabajar, crecer y reformar en corto plazo lo que en décadas no hemos hecho. Y eso genera dudas.

Este acuerdo del TLC no es más que un examen histórico que lo estamos presentando todos los colombianos al mundo, donde ya no importa si nos equivocamos o acertamos, porque al final, las leyes del libre mercado pasaran la nota final de calificación a nuestra economía, a nuestros gobiernos, a nuestras empresas. Sí ganamos podremos comenzar a enmendar nuestros desaciertos, pero si perdemos seremos aun más pobres y menos país.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.