VIVIR PARA MANTENER EL CARRO

VIVIR PARA MANTENER EL CARRO

El anhelo de muchos colombianos es tener automóvil propio, incluso primero que una vivienda. El tema ha sido hasta motivo de inspiración de una reciente película producida por Dago García que muestra con lujo de detalles la emoción que embarga a una familia y a todo un barrio de clase media por la compra de El carro.

29 de febrero 2004 , 12:00 a. m.

El anhelo de muchos colombianos es tener automóvil propio, incluso primero que una vivienda. El tema ha sido hasta motivo de inspiración de una reciente película producida por Dago García que muestra con lujo de detalles la emoción que embarga a una familia y a todo un barrio de clase media por la compra de El carro.

Ahora bien, no es por aguar la fiesta pero a la hora de adquirir vehículo los expertos recomiendan tener en cuenta unos pequeños detalles que de momento el bolsillo no los siente, para que más adelante el flamante propietario no termine reportado en una central de riesgo.

Los elevados precios de los combustibles, que mes a mes no dejan de crecer; el incremento en las bases gravables sobre las cuales se deben pagar los impuestos de rodamiento, los seguros, el mantenimiento, el certificado de gases y hasta los parqueaderos, los peajes o el lavado regular, son factores que pocas veces hacen parte del inventario de gastos en el momento de tomar la decisión definitiva.

cierto que los vehículos en el país tienen un muy alto nivel de gravación y su mantenimiento es igualmente oneroso por efecto de las diversas regulaciones estatales, tales como el IVA, el seguro obligatorio, las sobretasas a la gasolina, los impuestos de rodamiento, etcétera. Y claro, con cada reforma tributaria existe el riesgo de que sus efectos sean recesivosdice Luis Fernando Peláez, presidente de Sofasa S.A.

Lo paradójico es que al comparar los meses de enero del 2004 y el 2003 el mercado de los vehículos creció 8,6 por ciento. En el caso de Renault las ventas subieron 22 por ciento y las de Toyota 27 por ciento, lo cual solo es explicable por efecto del crecimiento general de la economía y las mejores condiciones de seguridad, aseguró el directivo.

La semana que concluye quedó en evidencia que solo un par de temas, los impuestos y el precio de la gasolina, periódicamente dejan viendo un chispero a más de uno.

Mientras que a algunos les llegaron formularios para el pago de tributos con alzas de más del ciento por ciento, a otros les tomó desarmados el alza para marzo en el precio del galón de gasolina corriente de 94,4 pesos con relación al mes anterior. En una ciudad como Bogotá el galón pasó de 4.444,48 a 4.538,88 pesos. En resumen, este año la gasolina ha subido 3,3 por ciento, casi cuatro veces la inflación.

Fabián Arango, un ingeniero de 36 años se dio a la tarea de sacar a mano alzada los datos de cuánto le cuesta mantener su vehículo último modelo que compró en un arranque de euforia al comienzo del 2004.

La primera conclusión que sacó es que haciendo unos cálculos muy conservadores, este año le costará por lo menos 5,06 millones de pesos su nueva adquisición. Sus cuentas no contemplan lo que tiene que pagar de cuota mensual de 622.763 pesos.

Con lo que pagará solamente por gastos de manutención del carro que lo desvela, él podría haber comprado al menos 4.000 tiquetes para viajar en TransMilenio o cubrir el pago de la matrícula del jardín donde estudia su hijo.

carro es nuevo pero reconozco que no es cosa del otro mundo porque tiene cero lujosdice resignado Fabián. Le costó 33,3 millones de pesos, es un cuatro puertas de 1.390 centímetros cúbicos y de inyección electrónica multipunto.

Para adquirirlo, él dio el 30 por ciento, es decir 9,9 millones de pesos y recurrió al sistema financiero que le prestó 23 millones de pesos a una tasa de 1,7 mensual, una de las más bajas del mercado.

Ahí empiezan sus cuentas. El seguro contra hurto o daños a terceros que debe tomar le vale 120.000 pesos mensuales, es decir 1,44 millones de pesos al año.

En impuestos y matrícula se le fueron en un abrir y cerrar de ojos 912.000 pesos y en el seguro obligatorio 127.567 pesos más. Como el vehículo es nuevo no requiere certificado de gases, que vale en promedio 25.000 pesos. Ahí tuvo un respiro.

De acuerdo con sus cálculos y con la carreta del vendedor, la nave , por ser de última tecnología, es muy económica en materia de consumo de combustible.

Eso sí, para un excelente desempeño tiene que ser alimentada con gasolina extra de la cual un galón está costando alrededor de 6.000 pesos. Como su sedán tiene una capacidad de 13,2 galones pues la tanqueada le sale por 79.200 pesos, lo que le alcanza para unos 720 kilómetros.

Moviendo su carro lo normal, unos 20.000 kilómetros al año, él calcula que estaría gastándose en combustible alrededor de 2,18 millones de pesos, de los cuales casi la mitad son puros impuestos, y sin tener en cuenta las 9 alzas mensuales que faltan.

Luego vienen otros gastos como los de parqueaderos, el mantenimiento mecánico y hasta el lavado general que le suman poco más de 984.000 pesos al año.

que mantener un carro es como tener un hijo y lo que pasa es que hay vendedores que no les dicen las cosas como son a los clientes desde el principio. Muchos compradores llegan entusiasmados y lo que quieren es tener su carro como sea pero no piensan en lo que viene más adelante. Al final se revientan y terminan reportados en Datacréditodijo César Medina, un vendedor de vehículos con 12 años de experiencia en el mercado.

Este asesor comercial reconoce que esta práctica es más común cuando se trata de la compra de un usado aunque también se puede presentar en el mercado de los nuevos, por desconocimiento.

Los impuestos más elevados golpean con fuerza a los usuarios de los vehículos de gama baja, que no pasan de los 30 millones de pesos, porque es gente que ha adquirido el carro juntando la plata poco a poco o prestando al interés,cualquier peso de más influye en la decisión finaldice Medina.

De hecho, según las fuentes consultadas, Colombia es uno de los países donde es más costoso adquirir vehículos porque los tributos como el IVA están en un rango que va desde el 20 hasta el 45 por ciento.

Por eso, para reducir costos, es muy común que los consumidores estén en la tónica de salir de los carros de alto cilindraje para pasarse a otros más económicos.

Tulio Zuluaga, presidente de la Asociación de Fabricantes de Autopartes (Asopartes), considera que los elevados impuestos así como la escalada en los precios de los combustibles son un peligroso desestímulo a la cadena automotriz.

Desde su punto de vista, el beneficio que se recibe por concepto de los mayores tributos es mínimo porque el estado de las vías colombianas tiene un retraso de por lo menos 27 años.

un hecho que la gente está usando menos el vehículo. Lo preocupante es que cada vez que hay una incidencia negativa se va a atacar una fuente de trabajo y de empleodijo. El sector autopartista que hace cinco años vendía 4.800 millones de dólares, el año pasado apenas facturó 3.795 millones.

Baja el consumo de gasolina.

El menor uso del automóvil se puede ver en la caída reportada por Ecopetrol de la producción de combustibles como gasolina y Acpm. Esta pasó de 203.300 barriles diarios en enero de 2003 a 185.000 barriles por día en el mismo mes de 2004, lo que representó una baja de 8,78 por ciento.

La producción de gasolina extra registró una contracción de 34,3 por ciento. Pasó de 9.600 a 6.300 barriles diarios. Mientras tanto, la gasolina corriente reportó una disminución de 15,6 por ciento al pasar de 83.300 barriles diarios a 99.400.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.