CALI ES UN RIVER DE LÁGRIMAS

CALI ES UN RIVER DE LÁGRIMAS

Lo que amagaba con ser un vendaval del Cali terminó en un huracán devastador, pero a favor de River Plate. Fue tan, pero tan fácil la victoria 3-1 del equipo argentino en el Pascual Guerrero, que su paso a la semifinal de la Copa Toyota Libertadores se pudo firmar sin los últimos 25 minutos del juego, pues allí ya no tenía rival sino un grupo de muertos vivientes. Qué pena hacerlos viajar desde el sur del continente para nada! (VER CUADRO: CALDAS ES LA ESPERANZA)

27 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Lo que amagaba con ser un vendaval del Cali terminó en un huracán devastador, pero a favor de River Plate. Fue tan, pero tan fácil la victoria 3-1 del equipo argentino en el Pascual Guerrero, que su paso a la semifinal de la Copa Toyota Libertadores se pudo firmar sin los últimos 25 minutos del juego, pues allí ya no tenía rival sino un grupo de muertos vivientes. Qué pena hacerlos viajar desde el sur del continente para nada!.

(VER CUADRO: CALDAS ES LA ESPERANZA).

El gol de Freddy Hurtado -en la única buena jugada que hizo su compañero Alvaro Domínguez- a los 13 minutos del primer tiempo, que puso el 1-0 a favor del Cali, pintaba bien. Tres minutos después, Wilman Conde y Tressor Moreno fallaron frente al arquero Germán Lux. Era el segundo y la clasificación. Hasta ahí llegó todo para Cali, que se desconectó. Y River, que tenía el balón, pero no las opciones, se desbordó al ataque.

Un tiro libre de Marcelo Gallardo a los 21 minutos del primer tiempo dejó el 1-1. Bréiner Castillo quedó estático. Moreno se enredó solo en la mitad y la banda izquierda de Conde fue una coladera. Por ahí llegó el segundo de River. Mascherano sacó el centro rastrero y Hurtado se durmió para marcar a Cavenaghi, quien la empujó con toda la calma del mundo.

Fin del primer tiempo. Para el segundo no cambió nada. Cali parecía ganar -no sudó la camiseta como debía- y River quería más. Por eso una pared entre Maxi López ( qué crack el argentino!) y Cavenaghi entregó a este último el 3-1 definitivo, que representó la estocada al equipo de Bernardo Redín.

Hace ocho días River había ganado 1-0 en el Monumental, jugando terriblemente mal, y se pensaba que podía ser un nubarrón. Pero por lo demostrado ayer, arrastrando los pies y entregando las armas apenas cayó al piso por primera vez, quedó demostrado que el nocaut lo recibió desde ese día. El Cali fue, ayer, un río de lágrimas.

TRES DE CALI.

Breiner Castillo, que fue el héroe en Brasil y quien evitó una goleada en Buenos Aires, falló en el tiro libre del 1-1. El portero hizo mal la barrera: cuál palo era el suyo? Seguro el palo por donde entró la pelota.

Impresionante la fragilidad mental del Cali. Empezó alegre, se puso en ventaja, tuvo para el 2-0, pero con el 1-1 se acabó todo. Comportamiento de equipo chico: si le hacen el primero, luego viene el resto...

Una tradición se quebró: River derrotó al Cali en el Pascual Guerrero. Nunca lo había hecho. Pero, otra posiblemente se mantendrá: sin campeonato local (bien embolatado) y sin Copa, seguirá el técnico Bernardo Redín?.

ESTO DIJO...

Bernardo Redín, técnico del Deportivo Cali.

"De pronto se llegó hasta dónde de debía y, quizás, estábamos esperando más, pero no daba para más el equipo. Nunca dijimos que íbamos a ser campeones de la Copa. No sé por qué el equipo jugó apenas 15 minutos, ni por qué se apagó con el 1-1".

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.