EL SAN ANDRÉS ALTERNATIVO

EL SAN ANDRÉS ALTERNATIVO

-Nunca me estreso. Nunca-, dice Hidio. Se le nota. En un recorrido de seis horas por San Andrés, Hidio, el conductor del vehículo que nos muestra lo desconocido de la isla, no supera jamás la barrera de los 20 kilómetros por hora. Y eso que va por carreteras desoladas sin tráfico alguno. El pedal del acelerador no lo hunde ni siquiera a la hora crítica de las 3 p.m. cuando el hambre acosa y el restaurante aún está lejos.

27 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

-Nunca me estreso. Nunca-, dice Hidio.

Se le nota. En un recorrido de seis horas por San Andrés, Hidio, el conductor del vehículo que nos muestra lo desconocido de la isla, no supera jamás la barrera de los 20 kilómetros por hora. Y eso que va por carreteras desoladas sin tráfico alguno. El pedal del acelerador no lo hunde ni siquiera a la hora crítica de las 3 p.m. cuando el hambre acosa y el restaurante aún está lejos.

A su lado viaja Elizabeth Durán, una isleña que relata los tiempos remotos de la isla -descubierta en 1629- cuando los piratas navegaban por los cayos y los puritanos británicos maltrataban a los esclavos en los cultivos de algodón de entonces. Reconquistada la isla por los españoles, disputada por holandeses y franceses, y ahora reclamada por Nicaragua, "lo más natural es que el isleño quiera ya vivir sin afanes", explica ella.

Pero también, más preocupado que nunca. Porque el archipiélago fue declarado hace tres años por la Unesco como reserva de biosfera Sea Flower por su ecosistema y su biodiversidad. Lo que significa que el país entero sigue desconociendo la riqueza de la isla, más allá de sus bonitos hoteles y de su comercio de artículos importados a precio de remate. San Andrés tiene más que el hoyo soplador, la cueva de Morgan y la tarde inolvidable de sol en la playa.

Mientras conduce lento, muuuy lento, Hidio explica que en la isla hay animales que solo habitan allí; Elizabeth añade que se desconoce su gastronomía; Emiliana Bernard, a cargo de Econative -asociación turística ecológica de microempresarios nativos-, habla de cabalgatas por las lomas, pesca artesanal y una laguna con babillas; Hidio replica que hay manglares. Y así, todos enumeran maravillas, desde la música Calipso hasta el "deporte de la isla": la pelea de gallos, como dice Hidio.

Entonces, entendemos la poca prisa que tiene el conductor por acelerar más allá de la velocidad escolar. Para qué afanes si lo que quiere es mostrarnos el San Andrés alternativo. Cuando llega a la zona comercial, queremos, con nostalgia, que hubiera ido menos rápido.

Qué comer.

San Andrés tiene una gastronomía casi oculta para los turistas. Las nativas de la isla tomaron elementos de las islas aledañas del Caribe, de su tierra y de las culturas que llegaron al archipiélago para crear un menú basado en el coco, los cangrejos, el pescado y el plátano.

El rondón es el rey de los antojos. Comérselo es una delicia, pero explicarlo requiere de más arte. Es una especie de sancocho de pescado cocinado en leche de coco y acompañado de batata, plátano, banano dulce de la isla y masas de harina, además tiene el toque introducido de cola de cerdo.

También hay panes con leche de coco, empanadas de cangrejo con picante isleño (paty), tostadas de fruto del pan, empanadas de plátano maduro, pies de limón y piña -de tradición inglesa y sabor caribe-, cangrejos en su caparazón (crac back). Y para la sed, el refrescante jugo de tamarindo.

Sin embargo, la comida típica no es fácil de hallar en el centro. En los hoteles al turista se le ofrece un aburrido menú estandarizado. Lo mejor es salir y comer en la periferia.

Dónde dormir.

La oferta hotelera es amplia. Hay albergues de todo tipo, desde los hoteles lujosos con vista al mar, jacuzzi y las comodidades frecuentes, hasta casas de familia que alquilan cuartos para que el turista aprenda algo de creole (el lenguaje de los nativos), viva y coma al estilo isleño. En ellos está el encanto alternativo. En San Andrés están:.

Clis Place, a cargo de la señora Cleotilde Henry. Tel 5126957. Av. 20 de julio.

Tropical Breeze, Sra. Florena de Mclaughlin. 5130614. B. San Luis , Sound Bay.

Mistic Tunel, propiedad del rasta Carson Hudgson. Sobre el manglar. 5130395.

Posada Mónicas. Señora Caselita Forbes. 5132209.

Posada Licis Place. Sra Reolicia Duke.á5129679.

Hotel Verde Caribe Azul. Hugo Arboleda. 5130079. San Luis, vía Pepper Hill.

En Providencia están la Posada Capu; Miss Francia; Silvia Place; Vikys Place y Nuevo Horizonte.

Un programa normal de 5 días 4 noches, llamado San Andrés Econative, incluye: tiquetes aéreos vía Aerorepublica, alojamiento en acomodación doble en posadas nativas, alimentación completa (las cenas son con pargo rojo, caracol, cangrejo, rondón, pan de fruta y frutas naturales), mini curso de buceo, vuelta ecológica a la isla, tour al acuario, tarde para compartir el té con historias, tradiciones y cultura isleñas y cabalgata. Valor por persona desde $860.000. Si se suma Providencia (6 días 5 noches), 1 260.000 pesos.

Qué hacer.

El transporte es fácil por el reducido tráfico y la poca extensión de la isla. Lo más frecuente es el alquiler de motos, que permite movilizarse por los sitios turísticos más alejados del centro. También están los taxis, la mayoría de ellos Chevrolet Caprisse de los que Hollywood usaba en las películas de hace 30 años. Y transporte acuático en lanchas para llegar a los cayos.

Sin embargo, hay planes ecológicos guiados, distintos a los habituales como:.

Pesca artesanal. Consiste en realizar una faena de pesca en altamar con un pescador experto en una embarcación tallada a mano mientras se escuchan las historias de estos verdaderos lobos de mar. Al final del día, se come el producto de la pesca.

Buceo. Por estar el archipiélago dentro de uno de los ecosistemas coralinos más extensos del hemisferio occidental, San Andrés, con 15 kilómetros de barrera coralina, es un lugar ideal para buceo a pulmón o con tanque de oxígeno. De hecho, del 2 al 8 de junio se realizará el primer Encuentro Nacional de Buceo Sostenible en la isla. West View es el mejor lugar de la isla para el buceo.

Rondón didáctico. El rondón es la comida típica de la isla. La idea es participar con nativos en la preparación del plato paso a paso y degustarlo en compañía de ellos al final del día. Si el día está despejado, la actividad se realiza en el Acuario, un islote natural de aguas tranquilas.

Danzas típicas. Econative ofrece la posibilidad de pasar una tarde de cultura con grupos sanandresanos para aprender a bailar jumping polea, socca, shotist, calypso o reggae.

Vida cultural. Consiste en compartir con artistas de la isla, en especial pintores, para conocer su inspiración, acompañarlo en su tarea, aprender de él y llevarse un recuerdo hecho por sus manos.

Tour de casas típicas. Recorrido para conocer la arquitectura propia de la isla, sus casas en madera y en colores vivos construidas sobre vigas para permitir el paso de los cangrejos, entre otras razones.

Caminatas. Para los que buscan el plan tranquilo es lo mejor. En medio de trochas despejadas se recorren plantaciones de mango, plátano, hierbas medicinales, guanábanos y árbol del pan. La vista impacta.

Cabalgatas. La mejor manera de disfrutar de la ecología desconocida de la isla. Los animales son dóciles y las rutas, que comienzan en medio de la vegetación, terminan a la orilla del mar con un buen baño.

Laguna Big Pond. Un manantial natural en el que se alcanzan a ver, estáticos, los ojos de la zwanca, especie endémica de la isla, y de las babillas que habitan la laguna. Posibilidad de hacer un picnic en sus orillas.

Cómo llegar.

Aerorepública vuela a San Andrés desde 599 mil pesos. Sale dos veces al día todos los días de la semana desde Bogotá. También hay vuelos directos desde Medellín, Barranquilla, Cartagena y Cali. Avianca / Sam tiene rutas directas en los mismos trayectos. West Caribbean Airlines conecta, por su parte, tres veces al día a San Andrés con el país. Además, cubre la ruta a Providencia.

El vuelo tarda dos horas.

Si usted va.

No olvide que hay que pagar una tarjeta de turismo que vale 18 mil pesos por persona.

Si su intención es aprovechar San Andrés para hacer compras estilo Sanandresito, no las deje para última hora. Allá cierran los domingos la mayoría de locales comerciales por atender el culto religioso. Además, todos los días de 12:30 p.m. a 3 p.m. en la mayoría de negocios.

El culto bautista es el más seguido en la isla. Luego vienen el cristiano y el adventista. El idioma oficial es el español, aunque los nativos hablan el inglés y el creole caribeño o broken english, como lo llaman algunos.

La isla mide 52,5 kilómetros cuadrados y aunque en el último censo se habló de 50 mil personas, los sanandresanos calculan que sus habitantes reales rondan los 70 mil.

El clima promedio es de 27 grados todo el año, aunque en este momento hay un fuerte periodo de lluvias.

Para mayor información, conéctese con Econative, en San Andrés, con Silvia Archbold o Emiliana Bernard, su directora ejecutiva. (098) 5121155 ó 5128497. Correo electrónico: fundesap@sol.net.co; en Bogotá, con Ecodestinos, tel. 6088031, 5233618. Correo electrónico: ecodest@hotmail.com Organización Aviatur.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.