NADIE RESPONDERÁ

NADIE RESPONDERÁ

Uno de los principales atributos que tienen las sociedades decentes es el respeto y con él la prioridad que para todos los efectos tienen los ancianos y los niños. Cuando un adulto mayor toma un bus siempre encuentra una silla reservada o un ciudadano que se la cede en razón al señorío de sus años. Existen justos privilegios tributarios para quienes terminan su vida laboral y entran a gozar de su jubilación, las tarifas públicas le son más favorables, etc.

25 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Uno de los principales atributos que tienen las sociedades decentes es el respeto y con él la prioridad que para todos los efectos tienen los ancianos y los niños. Cuando un adulto mayor toma un bus siempre encuentra una silla reservada o un ciudadano que se la cede en razón al señorío de sus años. Existen justos privilegios tributarios para quienes terminan su vida laboral y entran a gozar de su jubilación, las tarifas públicas le son más favorables, etc.

Con los niños la política pública y la conciencia ciudadana, en los países civilizados, es aún más generosa. Su educación es prioridad esencial; su financiamiento, aunque mayormente local, ha empezado cada vez con mayor intensidad a recibir apoyo federal. En cada condado, cantón o burgo, los padres de familia se involucran directamente con su administración. Las actividades de recreación se adelantan en su gran mayoría en parques públicos de impecable mantenimiento. El servicio de transporte escolar es respetado por todos. Cuando un bus escolar se detiene a recoger o a dejar a un niño, los vehículos que circulan detrás o en sentido contrario están obligados a detenerse hasta que el niño alcance el anden.

Al hacer un inventario sobre la existencia de estas características en nuestra sociedad encontramos con desolación la falta de una cultura sobre las prioridades:.

Los ancianos en su gran mayoría subsisten de la generosidad de sus hijos, unos pocos de una pensión de salario mínimo. Cada cuatrienio abandonan el olvido oficial como resultado dederivadas de los créditos que otorgan los organismos multilaterales, para observar la fanfarria que anuncia el programa gubernamental del auxilio económico o del bono de alimentación para los ancianos cuya distribución se realiza sin ninguna regularidad. Con idéntica lógica, hace poco se avalaba como fórmula salvadora para el déficit pensional eliminar el sistema vigente que conserva algún grado de solidaridad, por uno de exclusivo ahorro privado.

Los niños crecen en nuestras grandes ciudades sin acceso a zonas verdes por que se autorizó construir sobre las bermas de las vías, muy cerca de los cauces de ríos y quebradas; sus primeras imágenes al despertar son los bloques de ladrillo o cemento del edificio vecino. Sus colegios no están cerca de su residencia. Deben recorrer largas horas en trayectos cortos, porque madrugan a competir con el desorden del tráfico público. La ausencia de una clara política de renovación del parque automotor ha degenerado en autorizar la circulación de vehículos sin mínimas seguridades.

Confirma este caos, la absurda muerte de los niños del Colegio Agustiniano del Norte. Que reedito las ruedas de prensa, el protagonismo por las investigaciones, los anuncios de caducidades que terminaron en multas irrisorias y concluyó con la continuación de las obras en idéntico nivel de inseguridad- basta ver los separadorespapelcolocados entre la vía intervenida y la que esta en uso-.

Y como siempre, por haber poblado de tristeza y de perenne dolor la vida de los deudos de los niños sacrificados por la imprevisión y el desorden, nadie responderá.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.