TERROR POR DESPIDOS EN LAS EMPRESAS

TERROR POR DESPIDOS EN LAS EMPRESAS

Se ha puesto muy de moda en los últimos años las grandes reducciones de personal en las empresas, bien sea por cambios en la dirección estratégica de los negocios, o por la tecnificación o automatización de tareas y procesos o por presiones del mercado o del entorno país para la reducción de costos y aumento de productividad.

25 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Se ha puesto muy de moda en los últimos años las grandes reducciones de personal en las empresas, bien sea por cambios en la dirección estratégica de los negocios, o por la tecnificación o automatización de tareas y procesos o por presiones del mercado o del entorno país para la reducción de costos y aumento de productividad.

Las famosas reingenierías, los right sizings o down sizings que nos parecían varios años atrás como simpáticas modas teóricas y futuristas para la administración de las empresas, son hoy una realidad de la vida diaria.

Las organizaciones deben contar con el personal adecuado e idóneo para realizar las tareas, no solamente en calidad sino en cantidad.

Operar con personal no adecuado y con herramientas viejas u obsoletas son el pasaje seguro a la quiebra y en consecuencia a un aumento del número de desempleados.

En otras palabras, las reducciones de personal son menos agresivas que las quiebras de las organizaciones, porque al menos una buena parte de los empleados siguen vinculados a la fuerza laboral, en las quiebras todos salimos perdiendo, hasta el estado o el gobierno que deja de recibir los impuestos derivados de la actividad empresarial productiva y de los mismos empleados activos.

Desde luego los dueños pierden su inversión y a veces más allá de ello terminan pagando con su patrimonio personal y los empleados quedan en la disponibilidad del mercado laboral.

Dicho esto volvemos a las reducciones de personal, que ya no nos parecen tan malas porque permiten seguir operando la empresa y así hay empleo para unos, impuestos para otros y rendimientos razonables para los dueños.

Pero la pregunta clave es, qué se siente y se piensa en las empresas antes y después de la reducción de personal?.

Desde el punto de vista de los empresarios, el paso de la reducción es una decisión altamente compleja y dolorosa, aparte de costosa en términos económicos y en términos de la moral de la gente y la productividad de la empresa.

Hacer una reducción importante de personal es como prepararse para una alta cirugía y realizarla. El paciente requiere muchos análisis e incluso necesita preparación especial y después de la operación, en caso de quedar vivo, la recuperación para volver a un nivel estable o aceptable de vida hay un periodo de convalecencia importante, con limitaciones y dolores, aparte de muchos medicamentos y controles.

Desde el punto de vista de los empleados se genera una serie de emociones encontradas y un gran miedo unido a la desconfianza por un futuro con posibles nuevas reducciones.

Durante el proceso de reducción y en los días que siguen al mismo, las únicas conversaciones y la mayor atención están concentradas en tratar de entender el hecho, la condición de la empresa, el futuro de los compañeros que salieron y las preparaciones o planes para protegerse en caso de seguir en el próximo turno de despidos. Por momentos la gente no piensa en nada más que en hacer hojas de vida y enviar sus aplicaciones en busca de una oportunidad que les provea mayor seguridad o confianza o estabilidad laboral y sobre todo mental.

La estabilidad emocional de los empleados que quedan en la organización, después de una reducción es muy baja, al punto que la productividad se ve altamente afectada y se entra en una zona o especie de recesión, donde todo se demora o se complica o simplemente se refunde, sin querer, por culpa de la distracción mental de la que un buen número de empleados son víctimas, a causa de la tensión que genera la "cirugía empresarial efectuada".

Hay gente que pierde el sueño desde antes del recorte de personal, solo de pensar que él o ella o cualquiera de sus compañeros conocidos y apreciados puede quedar sin empleo. Les angustia pensar que pueden quedarse mucho tiempo sin trabajo, sobre todo cuando se lleva muchos años vinculado a una sola empresa y ejerciendo una misma función.

Qué será de su familia directa? Algunos otros se enferman de úlcera o gastritis o dejan de comer y adelgazan o se engordan en exceso...Y muchas veces no tenemos en cuenta que los seres humanos somos muy vulnerables al tipo de tensión que genera un futuro incierto, sobre todo cuando hemos pasado de los 45 años de edad y tenemos obligaciones de familia.

Una vez han salido los empleados que iban a estar en la reducción de personal, los que "se salvaron" quedan asustados y en consecuencia requieren apoyo profesional para volverlos a la normalidad lo más pronto posible, en cierta forma hay que hacerles un pequeño tratamiento psiquiátrico o psicológico para sacarlos del círculo de terror en el que entraron al conocer la noticia de los despidos.

En las empresas hay que minimizar el número de personas a reducir, reubicando o reentrenando las que se pueda. Por otro lado debe darse asistencia a la gente que sale de la organización, para que una firma especializada les asista en la preparación para manejar el tiempo que duran desempleados y además para ayudarlos a fabricar la hoja de vida de su historia laboral y conseguirles oportunidades de empleo para que concursen o compitan por ellas.

Si queremos que la productividad de la empresa no se afecte de manera importante y por largo rato, nuestra atención como empresarios deberá concentrarse en conseguir que los que quedaron trabajando en la empresa, recuperen la confianza en un mañana mejor y así puedan concentrarse en sus labores.

En resumen, este tema de las reducciones de personal es delicado y hay muchas reflexiones tanto para los empresarios como para los empleados, por eso conviene planear paso a paso y cuidar cada detalle, para asegurar que todos quedamos como amigos, a pesar de las circunstancias.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.