UN REY DE 15 AÑOSY UNA DAMA DE 14

UN REY DE 15 AÑOSY UNA DAMA DE 14

Para Milena Tatiana Herrera y Henry Panesso el ajedrez no es un juego de niños. Y lo demostraron el lunes pasado cuando fueron coronados, en Medellín, como el rey y la reina del Campeonato Nacional Sub-16 m con lo que clasificaron, de paso, al Mundial de la categoría que se disputará en Grecia el próximo septiembre.

28 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Para Milena Tatiana Herrera y Henry Panesso el ajedrez no es un juego de niños. Y lo demostraron el lunes pasado cuando fueron coronados, en Medellín, como el rey y la reina del Campeonato Nacional Sub-16 m con lo que clasificaron, de paso, al Mundial de la categoría que se disputará en Grecia el próximo septiembre.

Milena Tatiana nació en Cartagena hace 14 años y mueve las fichas en el tablero desde que "estaba en el preescolar, en el colegio Nuevo Mundo de Cartagena, donde el ajedrez era una materia", recuerda. Cambió de colegio; ahora cursa el grado 11 en La Esperanza, pero no dejó su gusto por el juego ciencia en el que ha obtenido un importante palmarés.

"A los 9 fue campeona mundial Sub-10, en España, y ha ocupado tres veces el primer lugar en Juegos Panamericanos", cuenta Carlos Manuel López, su entrenador personal quien lamenta el poco apoyo que recibe y eso que es "una deportista con bastante proyección", agrega.

Las clases, los viajes, el alojamiento y la inscripción en los torneos los pagan sus padres, Nilsa y César, quienes consideran los 300 mil pesos mensuales que cuesta un instructor y los demás gastos que implican las competiciones como "una inversión en nuestra única hija".

"Yo lo que pienso ahora es estar entre las diez mejores en el Mundial", dice Milena.

En la casa de Henry, que está en décimo grado en el colegio San Vicente de Paul de Medellín, el ajedrez es una afición que comparte con su hermana, Jenny, y su papá, Nicolás, quien lo inició en el juego. "Un día cualquiera, cuando Henry tenía 9 años, yo estaba jugando con un amigo. El niño pasó por ahí, le interesó el juego y me pidió que le enseñara", recuerda su padre, Nicolás.

A los ocho días, Henry ya le ganaba al su improvisado profesor y a todos los oponentes de turno en el barrio Kennedy (noroccidente de la capital antioqueña). Para él, este es su primer título nacional, una recompensa para este futuro médico (es lo que quiere en la vida) que entrena dos horas diarias gambitos, aperturas y finales de partidas.

Henry confiesa que prefiere "jugar con las negras para contraatacar", fórmula que espera perfeccionar en el Mundial de Grecia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.