CORREO DE LOS LECTORES

CORREO DE LOS LECTORES

25 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Reynaldo Jaime Concejal de Tunja (aparecen firmas de todos los concejales) Piden que los investiguen Señores Unidad de reacción inmediata (URI) Nosotros los abajo firmantes, concejales de Tunja, a ustedes comedidamente solicitamos, se adelante de oficio la investigación que corresponda por su despacho, por el contenido de las notas periodísticas publicadas en el Semanario Boyacá 7 días, de circulación en Bogotá y Boyacá, con las que está atentando contra la honra y buen nombre de todos y cada uno de los concejales de Tunja así; En la página Opinión, columna Criterios, con el título Cuando el río suena, firmada por el señor Manuel Suárez Domínguez, quien se firma como periodista, en la que en líneas y entre líneas pretende denunciar que quienes quieren ser elegidos como contralor y personero deben alistar dinero para acceder a semejantes dignidades.

El 27 de abril de 2004, en la página Tolditos, con el título Vieja denuncia , sin firma responsable, que en consecuencia será de la redacción del semanario, en la que se dice que las autoridades de control no se han pronunciado sobre las denuncias que hubo hace dos meses sobre un grupo de concejales que al parecer estuvo pidiendo plata para los procesos de elección de contralor y personero. El asunto es muy grave pero solo quedó en rumores .

En la fecha 27 de abril de 2004, en la página Tolditos, con el título vieja denuncia, firma responsable, que en consecuencia será de la redacción del semanario, en la que se dice que hay concejales que contratan asistentes a quienes les pagan 600 mil pesos mensuales menos algunos descuentos, pero a quienes cada mes les quitan 300 mil pesos .

No es aceptable que un semanario de circulación departamental permita a una persona publicar cualquier cosa, con el sello de artículo de prensa, firmado por periodista generalizando entre digo y quiero decir, con el propósito de dañar la honra y buen nombre de todos los concejales, sin hacer distingo alguno, como debe ser su deber si su conocimiento y pruebas lo permiten, nota periodística que dos meses después el semanario llama denuncias .

Solicitamos que se cite al señor Manuel Suárez Domínguez y al jefe de redacción del semanario Boyacá 7 días, para que informen de todo cuanto tengan conocimiento y aporten las pruebas del caso y de que son sabedores. Así mismo a los suscritos concejales de Tunja, a los actuales Contralor de Tunja y Personero de Tunja, en relación con la citada denuncia y se impongan las sanciones a que haya lugar, si existe alguna responsabilidad.

Anexamos los periódicos Boyacá 7 días, de las fechas relacionadas, y la comunicación de rechazo a la publicación del 20 de febrero de 2004 suscrita por los concejales de Tunja y dirigida a Boyacá 7 días.

%% Luis Alfonso Quintana Sánchez Líder cívico de Duitama El Repunte de Acerías Quienes sentimos, hace algunos años, lo que le sucedía a la empresa insigne de los boyacenses, Acerías Paz del Río; y a los que, en su momento, escribíamos e invitábamos a que tuviéramos fe porque la empresa era viable, no nos queda sino una gran satisfacción por el repunte de la factoría, situación que favorece, no solo a sus trabajadores, sino también a los empresarios y contratistas que en su momento hicieron un gran esfuerzo cuando quedaron atrapados en la ley 550 y que a varios de ellos les representó la quiebra total, pero que vieron convertir sus acreencias liquidadas 10 veces más de lo que valían realmente. Hoy esas acciones no solamente han recobrado su valor real, sino que se están valorando milagrosamente y más cuando su presidente entrega un buen balance en la pasada Asamblea General.

Pero así como la solución no fue llorar sobre la leche derramada , cuando la crisis y todo indicaba que la empresa se debía liquidar, no se puede cantar victoria ni dormirnos sobre los laureles, porque el repunte se da, principalmente, por situaciones más externas que internas y que a pesar de los logros obtenidos, estos pueden ser transitorios -Dios quiera que no- Es decir que cuando termine la bonanza del acero podemos volver a la situación de crisis en que se vio abocada la factoría.

La importancia del éxito no está en coronar la cima, sino en saberse sostener allí y tenemos que tener en cuenta que los fracasos son una nueva oportunidad que la vida nos da para comenzar de nuevo, sin cometer los errores que nos llevaron a la incertidumbre. Eso es lo que todos los boyacenses esperamos que suceda con Acerías, pues así todos ganan.

Personalmente me quito un peso de encima, pues cuando nos atrapó la ya mencionada ley 550 y a la Cooperativa que manejaba le congelaron varios millones de pesos, se dijo, por parte de algunos malaleches de asociados que eso era responsabilidad mía, que quien sabe si era que ya había cobrado y que la plata no aparecía, que no se había hecho gestión para cobrar y otras cosas más. Hoy pueden vender las acciones que les dieron a un buen precio y recuperar, lo que creyeron, estaba perdido.

%% Carlos Buitrago Castillo Periodista cultural A propósito de reivindicaciones Hace medio siglo comenzó el Aguinaldo Boyacense, la fiesta grande de Boyacá para Colombia, y uno de los símbolos más emblemáticos de nuestra capital, varias generaciones de boyacenses y colombianos han disfrutando esta fiesta maravillosa y colorida, que por unos días cada año transforma el frío gris y nuboso de Tunja, en un explosivo juego de luces, música tropical y algarabía; son ya famosos en todo el país y fuera de él, sus desfiles de carrozas, comparsas y disfraces, sus verbenas, sus diversos eventos y concursos, pero un tanto desconocidos para la mayoría de la gente, sus fundadores, gestores y héroes anónimos, a quienes realmente se debe la grandeza de ésta fiesta, destacamos entre otros, a don Carlos Umaña y particularmente a don Basilio Alfonso Galindo, uno de sus pioneros y fundadores, artistas polifacético e incansable animador de este aguinaldo boyacense por cincuenta años consecutivos, como uno de los constructores de carrozas más experimentados, versátiles y originales del país. A este Tunjano raizal, enamorado de su terruño y de la cultura autóctona, Boyacá le debe un reconocimiento, que además de muy merecido, es un acto de justicia elemental con uno de los creadores más queridos y apreciados del pueblo capitalino. Sin demeritar la labor de los gobiernos, empresas y entidades que han apoyado el aguinaldo boyacense, debemos resaltar en vida a quienes posibilitaron que este evento permaneciera en la memoria y en el corazón de todos los boyacenses.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.