AGRO, EN PAÑALES PARA EL TLC

AGRO, EN PAÑALES PARA EL TLC

A menos de 30 días de comenzar las negociaciones de un acuerdo comercial con los Estados Unidos, los productores agropecuarios no están preparados para enfrentar la negociación y hacer los ajustes que requiere la competencia externa

27 de febrero 2004 , 12:00 a. m.

A menos de 30 días de comenzar las negociaciones de un acuerdo comercial con los Estados Unidos, los productores agropecuarios no están preparados para enfrentar la negociación y hacer los ajustes que requiere la competencia externa.

Esa es la conclusión del foro denominado Para donde van los negocios del agro , organizado por Cega, PORTAFOLIO, la SAC, Finagro y la Bolsa Nacional Agropecuaria.

En el evento realizado ayer, el economista Luis Jorge Garay, recomendó la creación de un fondo de reconversión agropecuaria y buscar un tratamiento preferencial en la desgravación arancelaria, son los principales aspectos que Colombia debe estudiar, como mecanismos para reducir las diferencias en la corresponsabilidad de las negociaciones comerciales con los Estados Unidos.

Según Garay, el país debe tener en cuenta que para Estados Unidos, el sector agropecuario hace parte de la política de seguridad nacional, y por eso otorga subsidios directos a sus productores. "El costo de los apoyos que reciben los agricultores estadounidenses es atendido con Presupuesto Nacional, al menos en las dos terceras partes del valor total. El resto corresponde a barreras de protección".

Garay aseguró que Estados Unidos no disminuirá las transferencias a sus agricultores y que, por el contrario, éstas serán crecientes hasta el 2007, luego de haber sido alteradas para no violar las normas de la OMC. "Como ustedes pueden ver, la estrategia de seguridad de Estados Unidos no es neoliberal ni de libre mercado".

Acerca de los aspectos que el sector agropecuario colombiano debe ajustar de cara al TLC, Garay dijo el país está obligado a trabajar colectivamente y a reforzar los acuerdos internos de competitividad.

En el ámbito interno, Garay dijo que en Colombia no existe una cultura empresarial verdadera ya que no hay conciencia del costo económico de la producción ya que no se tiene en cuenta el costo de la tierra. "No se trata de reducir los costos unitarios, sino de disminuir los costos sistémicos de producción. Si no se hace así, nuestra competitividad es inviable".

Dijo que una de las ventajas de los agricultores colombianos es que no tienen imposiciones tributarias sobre la renta, lo cual se constituye una transferencia hacia el sector.

"En Colombia, la tierra se adquiere como un factor de acumulación o de poder y no de producción", señaló Garay.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.