PANTALLA PLANA Y BARATA TODAVÍA NO

PANTALLA PLANA Y BARATA TODAVÍA NO

Los televisores de pantalla plana son los productos que más llaman la atención de los consumidores de electrodomésticos. Sin embargo, a pesar de su popularidad y sus crecientes ventas, sus precios iniciales no se han logrado reducir y se mantienen a niveles inalcanzables para su consumo masivo. (VER GRAFICO: EL COSTO DE CORTAR)

28 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Los televisores de pantalla plana son los productos que más llaman la atención de los consumidores de electrodomésticos. Sin embargo, a pesar de su popularidad y sus crecientes ventas, sus precios iniciales no se han logrado reducir y se mantienen a niveles inalcanzables para su consumo masivo.

(VER GRAFICO: EL COSTO DE CORTAR).

Cuál es la razón? Las dificultades técnicas para producir estas complejas pantallas han limitado la posibilidad de satisfacer la creciente demanda. Esta es una buena noticia para los fabricantes y vendedores, que están acumulando ganancias, pero muy mala para los consumidores, ansiosos por adquirir un aparato de pantalla plana.

Hace un año, un televisor de la japonesa Sharp con pantalla LCD (pantalla de cristal líquido) de 30 pulgadas se vendía en Estados Unidos por US$3.999. Hoy, ese televisor mantiene el mismo precio.

Ni siquiera la llegada al mercado de los super eficientes Dell y Gateway lograron tener un impacto en precios. Existen varias tecnologías para fabricar monitores de alta resolución, incluyendo el plasma y una gama de proyectores delgados que utilizan chips de computadora para dirigir la luz a la pantalla en vez de utilizar los aparatosos lentes de las versiones anteriores.

Los televisores LCD, que representan un 82% de las ventas de pantallas planas, emplean la misma tecnología que las pantallas de los teléfonos celulares y las computadoras portátiles, y ocupan menos espacio. Sin embargo, estas pantallas son seis veces más caras por pulgada que las ordinarias, dos veces más caras que los proyectores y 25% más costosas que las de plasma, según CLSA Asia-Pacific Markets, una firma de investigación de Hong Kong.

Por lo general, los precios de electrónicos suelen bajar a medida que se estandariza el producto, pero en el caso de las pantallas planas no está resultando así. Creo que la estabilidad de precios permanecerá por lo menos hasta final de año", dice Dong Hun Lee, subdirector de marketing de pantallas LCD en la coreana Samsung Electronics, la mayor productora de estos monitores.

A diferencia de los precios de computadoras, celulares y reproductores de DVD, que dependen de los costos de los chips, los precios de los televisores LCD están sujetos a los costos de producción de las pantallas. Hasta ahora no hay suficientes fábricas que puedan satisfacer la creciente demanda y construir nuevas fábricas requiere tiempo y dinero, de US$2.000 millones a US$3.000 millones por fábrica, mucho más que las de televisores convencionales. Pero para que la tecnología LCDmantenga su posición dominante será necesario que se reduzcan los costos.

Dentro de las nuevas innovaciones en la industria de las pantallas planas, se encuentran los diodos electroluminosos orgánicos o OLED, que pronto podrían sustituir a las pantallas LCD. La semana pasada, la japonesa Seiko Epson probó un televisor de pantalla OLED de 41 pulgadas, que es más brillante y ahorra energía.

Para mantener su competitividad, los fabricantes de las pantallas LCD pretenden invertir este año hasta US$10.000 millones para incrementar su producción. Siete fábricas abrirán este año y cinco más en 2005. Anticipando esta nueva capacidad, se espera que los precios empiecen a descender una vez que la producción alcance su máximo nivel.

Fabricar una pantalla plana es un proceso caro y delicado. Se conforma como un sandwich de cristales líquidos o gas de plasma y otros componentes, apilados y pegados entre dos láminas delgadas de vidrio.

Los fabricantes incrementan su productividad al usar grandes láminas de vidrio que producen más paneles dentro de una misma línea de producción. Sharp, líder de este tipo de televisores, inauguró en enero la primera planta que maneja vidrios que producen ocho pantallas de 32 pulgadas o seis de 37 pulgadas. Pero los fabricantes de otros componentes están teniendo dificultad para cubrir la creciente demanda.

En la medida en que crezca la producción de estas pantallas, sus precios deberían caer. Los expertos estiman que el precio de una pantalla LCDde 30 pulgadas bajaría de los US$4.000 que vale hoy a US$2.000 en 2005 en EE.UU. Entre tanto, la demanda seguirá en aumento. Se espera que las ventas de las pantallas planas se doblen ese año a 10,4 millones de unidades, equivalente al 6% de las ventas totales de televisores.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.