LA FED Y WALL STREET, ATENTOS A LAS CIFRAS DE EMPLEO

LA FED Y WALL STREET, ATENTOS A LAS CIFRAS DE EMPLEO

Los que invierten en bonos dan por sentada un alza en las tasas de interés, pero la economía estadounidense debe superar una prueba más antes de dejar atrás la época del dinero barato. (VER GRAFICO: TRABAJANDO)

28 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Los que invierten en bonos dan por sentada un alza en las tasas de interés, pero la economía estadounidense debe superar una prueba más antes de dejar atrás la época del dinero barato.

(VER GRAFICO: TRABAJANDO).

La prueba es el próximo informe sobre empleo, un indicador que ha estado marcando la pauta en el mercado estadounidense de bonos durante la mayor parte de los últimos 12 meses.

Cuando el informe mensual del Departamento de Trabajo de Estados Unidos mostró una debilidad sorprendente y persistente en los dos primeros meses del año, por ejemplo, los operadores compraron bonos a un ritmo frenético con la expectativa de que la economía seguiría débil y las tasas seguirían bajas. Pero en los últimos dos meses, el empleo empezó a crecer vigorosamente, lo que derrumbó el precio de los bonos y elevó las tasas de interés, que se mueven en dirección opuesta a los precios.

Esto tiene un efecto importante sobre los activos de los mercados emergentes, al hacer más atractiva la inversión en EE.UU. y, por ende, estimular la venta de activos como deuda soberana y acciones de países emergentes.

Le tenemos miedo al primer viernes del mes cuando se divulga el informe sobre empleo, reconoce Jim Sarni, ejecutivo de Payden & Rygel, gestora de Los Angeles que administra fondos de renta fija por cerca de US$50.000 millones.

Parte de la razón es que es muy difícil predecir los números. Tres de los últimos cuatro informes de empleo excedieron las expectativas de los analistas o estuvieron muy por debajo de ellas.

Pero contradiciendo la opinión de la mayoría de los inversionistas, Sarni no está del todo convencido de que la Reserva Federal de EE.UU. (Fed) elevará las tasas de corto plazo cuando se reúna el 29 y 30 de junio. No obstante, reconoce que un informe que muestre un crecimiento dinámico por tercer mes consecutivo casi obligaría a la Fed a subir las tasas.

El presidente de la Fed, Alan Greenspan, no quiere otro 1994 , asegura Sarni. Los precios de los bonos se desplomaron en 1994 cuando la Fed subió repentinamente las tasas en un esfuerzo por prevenir un alza inflacionaria, luego de mantener las tasas bajas en 1993.

El próximo informe de empleo, que será divulgado el 4 de junio, debería mostrar un crecimiento fuerte, impulsado por la mayor confianza de las empresas y su capacidad para subir precios.

No hay que olvidar, en todo caso, que una serie de factores podría impedir un alza rápida de las tasas en EE.UU., lo que echaría una mano al mercado de bonos.

El comercio, el aumento de la productividad y las medidas de China para enfriar su economía, por ejemplo, podrían mantener a raya la inflación.

A su vez, la amenaza de atentados terroristas también se cierne sobre los mercados como una fuerza potencialmente desestabilizadora, al tiempo que un alza de tasas podría causar pérdidas entre los inversionistas y mermar la confianza de los consumidores.

De todas maneras, las cifras de empleo probablemente tendrán un impacto más inmediato en el mercado de bonos, especialmente los papeles que vencen en tres años o menos. Esa clase de deuda, aunque es menos volátil que los bonos del Tesoro estadounidense a 10 y 30 años, es particularmente sensible a los movimientos de la Fed.

La Fed está concentrada principalmente en el mercado laboral , dice Vincent Boberski, director gerente de investigación de renta fija para RBC Dain Rauscher.

Boberski cree que, más allá de las cifras de empleo, la Fed subirá las tasas de corto plazo en junio. Lo más probable, señala, es que la tasa interbancaria llegará al 1,25% de su actual nivel del 1%, el más bajo en 46 años, donde ha estado desde junio de 2003, predice. También espera que la Fed suba la tasa otro cuarto de punto en agosto, para dejarla en el 1,5%.

Pero tras eso, la Fed probablemente aguardará hasta después de las elecciones estadounidenses para volver a evaluar la situación, dice. En ese momento, cree, puede pasar cualquier cosa con las tasas de interés, cuya suerte dependerá en buena medida del crecimiento del empleo.

Otros sostienen que las cifras de empleo afectarán la velocidad con la que subirán las tasas y el momento en que empezarán a hacerlo. Richard Yamarone, economista de Argus Research Corp., en Nueva York, dice que un informe particularmente débil, con la creación de 10.000 o menos empleos, haría que la Fed no altere las tasas al menos hasta su siguiente reunión.

Pero si los datos muestran una fuerte creación de empleos, la Fed podría abandonar su promesa de seguir un camino mesurado a la hora de aumentar las tasas. Aunque Yamarone proyecta la creación de 165.000 trabajos en mayo, añade que existe la posibilidad de que el número sea mayor .

Yamarone no descarta un alza entre las reuniones de la Fed inmediatamente después de las cifras de empleo. Añade que si se crean 275.000 empleos o más, la Fed podría aumentar su tasa interbancaria al 1,25%.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.