BARRY BONDS NO DEJA DE DISPARAR JONRONES

BARRY BONDS NO DEJA DE DISPARAR JONRONES

Un día después de alcanzar a su padrino Willie Mays en el tercer lugar de la tabla histórica de jonroneros del béisbol de las Grandes ligas estadounidenses, Barry Bonds, el temible jardinero de los Gigantes de San Francisco, rebasó la marca con otro soberbio batazo: el cuadrangular 661 de su carrera.

15 de abril 2004 , 12:00 a.m.

Un día después de alcanzar a su padrino Willie Mays en el tercer lugar de la tabla histórica de jonroneros del béisbol de las Grandes ligas estadounidenses, Barry Bonds, el temible jardinero de los Gigantes de San Francisco, rebasó la marca con otro soberbio batazo: el cuadrangular 661 de su carrera.

Aunque el jonrón número 661 no generó tanta algarabía como el 660, fue incluso más importante. Ahora, Bonds ha superado a Willie Mays y sólo Babe Ruth y Hank Aaron están arriba del artillero.

Bonds se ubicó en solitario como el tercer mejor jonronero de la historia, en el duelo que los Gigantes ganaron por 4-2 a los Cerveceros de Milwaukee.

Bonds disfrutó el momento con sus compañeros y familiares, pero dijo que el número 660 tuvo un mayor valor sentimental, porque "unió a todos" , en referencia a él mismo, Mays y Bobby Bonds, su padre fallecido. "Mays siempre será mi guía, siempre aquel a quien miro hacia arriba. Siempre será el mejor pelotero de todos los tiempos. Eso no va a cambiar. Ahora sólo saldré a agitar el bate y a pensar en lo que sigue", dijo el artillero, que en julio cumplirá 40 años.

Si Bonds mantiene su impresionante paso de las últimas cuatro temporadas, podría romper la marca de 714 cuadrangulares de Ruth al comienzo del año próximo. "Probablemente no conozco nada de Babe Ruth" , dijo en broma Bonds, antes de recitar una lista de hazañas del Gran Bambino.

LA OTRA ESTRELLA.

Además de Barry Bonds, que pegó sus jonrones 660 y 661 el lunes y martes pasados, la estrella de la semana en el béisbol de las Grandes Ligas ha sido Larry Ellison, el aficionado que atrapó ambas pelotas bateadas por el ídolo de los Gigantes. Luego de devolverle a Bonds la pelota (la 660) el lunes, Ellison recibió seis puestos en el estadio para ver siguiente juego. Lo primero que este hincha hizo fue regalarlos a algunos familiares. El se subió de nuevo a su kayak en la bahía de McCovey. Allí, sentado, esperó que cayera una bola más, la del cuadrangular 661 de Bonds. Esta pelota sí la guardará para él...

FOTO/AP.

La postal. Barry Bonds corre luego de pegar el jonrón 661 de su carrera en el estadio de su equipo, los Gigantes de San Francisco.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.