SIMILITUD:

SIMILITUD:

Señor Director:

28 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Señor Director:.

Estoy leyendo por estos días el libro de Umberto Eco El nombre de la rosa, de la edición publicada por la Biblioteca de EL TIEMPO. Y en las páginas 364 y 365 encuentro estas palabras: "Entonces yo creía, y hasta nuestro cuerpo se había redimido, y éramos las espadas del Señor, y para poder mataros a todos lo antes posible había que matar incluso a otros que eran inocentes. Queríamos un mundo mejor, de paz y afabilidad, y la felicidad para todos; queríamos matar la guerra que vosotros traíais con vuestra avidez. Por qué nos reprocháis la poca sangre que debimos derramar para imponer el reino de la justicia y la felicidad?.

Lo curioso es que al leer esas palabras me parece estar leyendo el programa de Seguridad Democrática del presidente Uribe. No sé si estaré equivocado.

Fabio Alfonso Barros Ariza

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.