Secciones
Síguenos en:
PALO PORQUE BOGAS

PALO PORQUE BOGAS

Caerle encima al primer mandatario, o a su familia, en vísperas de una campaña presidencial, es una constante en nuestra historia; y Gaviria no podía ser la excepción. Porque nada más taquillero y espectacular que lo que están haciendo algunos precandidatos liberales. Y la gavilla antigavirista que tienen montada los conservadores (excepto Andrés Pastrana, y sus seguidores), no es de extrañar. Pero no se puede aceptar que los señores del M-19, que tantos males le causaron al país antes de entregar las armas, se crean ahora las manos limpias , la conciencia nacional, el bien hecho hombre. Desde luego, los colombianos deben saber cómo se mueven en el mundo de los negocios quienes tienen la sarten por el mango. Y está bien que las investigaciones se hagan, rigurosamente, sin apasionamientos, sin favorecer intereses políticos, como los que ahora saltan a la vista.

El escándalo que políticos en campaña le han montado a Colfuturo, ha debido comenzar por el Departamento Jurídico de la Presidencia, al que corresponde el estudio a fondo de los proyectos que se gestan entre esas cuatro paredes. Con la obligación de velar porque al darle visto bueno a cualquier iniciativa, no queden vacíos, ni haya lugar a posibles demandas por ilegalidad, incompatibilidad y otras. Porque ahí está el punto débil de Colfuturo. Pues si los juristas palaciegos defendieran con mayor rigor la legalidad antes que atender con celeridad las solicitudes, por venir de donde vienen, este y otros problemas se habrían evitado ahora, y en otros tiempos. Esto si los expertos llegan a la conclusión de que hay algo ilegal, mas no indebido.

Rigor que también les pudo faltar a los abogados de las empresas oficiales que aportaron a Colfuturo. Pero, si tal rigor sí existió, y tras bambalinas hay solo un montaje político, perderán a la larga quienes acusan sin pruebas y condenan antes de los fallos. Doña Ana Milena está en el banquillo, con citación para rendirle cuentas al Congreso (en donde sí que hay cuentas enredadas y actuaciones confusas) por interesarse en la educación superior de los colombianos, por buscar financiación para hacerlo en el exterior.

Que les caiga mal a los machistas que ella actúe, que a otros les choque el protagonismo que a ella le gusta, son aspectos que deben juzgarse en otro contexto, como dicen los eruditos. Pues moverse, trabajar por el país, por las clases sociales más necesitadas, es una cualidad extraordinaria que tendríamos más bien que agradecerle.

Mientras tanto, millones de niños no pueden ir a clase porque están en paro sus maestros. Pero del tema no se ocupan los políticos. Por qué? Porque los sindicatos dan votos, esos que buscan todos, afanosamente. La educación, en cambio, no le importa a nadie. Solo a Ana Milena?

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.