ASFIXIANTE HACINAMIENTO EN LA CÁRCEL

ASFIXIANTE HACINAMIENTO EN LA CÁRCEL

Son las 4:30 de la tarde del martes 25 de mayo. Los reclusos acaban de entrar a sus celdas. Hay filas de camarotes, ropa colgada y hombres semidesnudos que intentan tomar el descanso.

28 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Son las 4:30 de la tarde del martes 25 de mayo. Los reclusos acaban de entrar a sus celdas. Hay filas de camarotes, ropa colgada y hombres semidesnudos que intentan tomar el descanso.

Un poco más adentro, por entre los pasillos de menos de un metro de ancho, el pesado y asfixiante aire que se transpira irremediablemente invita al visitante a salir corriendo de ese encierro.

En los patios Colombia, Sucre y Santander las celdas adecuadas para que puedan dormir cuatro hombres albergan a seis y siete internos, y en algunos casos los reclusos deben dormir en los pasillos sobre colchonetas o chinchorros.

El patio de las mujeres no es ajeno al hacinamiento que se vive en el Establecimiento Penitenciario y Carcelario de Villavicencio. Allí unas 14 mujeres duermen en un cuarto sobre colchones o colchonetas agolpadas y tiradas en el piso.

El director del centro de reclusión, mayor (r) Fabián Ríos Cortés, dice que la cárcel tiene capacidad para albergar 950 presos y el martes contaron en esas celdas 1.610 internos, incluyendo 98 mujeres.

El hacinamiento se incrementa día a día, pues por cada diez reclusos que ingresan salen dos a tres. El director de la cárcel sostiene que Es una situación preocupante, ya se hicieron unas peticiones a la dirección general del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) y en la medida que haya la disponibilidad para trasladar algunos internos se hará, pero el mayor inconveniente es que el hacinamiento es en todo el país .

El mayor Ríos Cortés afirmó que se proyectan traslados especialmente de los internos condenados y de los que tienen problemas de seguridad. Hay otros que piden reubicación porque son de otras regiones del país, pero en ocasiones es muy complicado que los autoricen porque eso genera gastos de transporte, los cuales en algunos casos se deben realizar por vía aérea.

El martes a las 5:00 de la tarde cuando el último golpe de los hierros de la puerta de la última celda se pierde entre los muros, mientras el guardia cierra el candado, había en la cárcel entre sindicados y condenados 118 por subversión, 282 por paramilitarismo y 1.210 por delitos como homicidio, hurto y acceso carnal violento.

Por este último delito casi a diario ingresan reclusos a la cárcel y son personas generalmente mayores de 40 años, confinados a ese asfixiante encierro mientras la justicia los exonera o los condena.

QUE DICE LA DEFENSORIA.

El defensor regional del Pueblo en el Meta, Carlos Enrique Martínez, aseguró que el miércoles pasado se reunió con las directivas de la cárcel para exponer la situación de hacinamiento que e vive en ese centro de reclusión.

Allí se concluyó, dijo el funcionario, que se solicitará a la Gobernación del Meta y a la Alcaldía de Villavicencio, a través del Comité ante la población carcelaria, recursos para ampliar la parte locativa de la cárcel. De igual modo, para construir un salón donde los defensores públicos puedan atender el personal condenado.

FOTO/Hernando Herrera Estrada.

1- En esta celda se pueden apreciar las filas de camarotes y ropa para buscar obtener un mínimo de privacidad.

2- En este salón de la reclusión de mujeres duermen 14 internas sobre colchones y colchonetas agolpadas y tiradas en el piso.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.