OLIMPIADAS DURAS PARA EL ALMA

OLIMPIADAS DURAS PARA EL ALMA

Estas han sido unas olimpiadas muy duras para el alma y todos salimos perdiendo , dijo ayer uno de los alumnos del colegio Agustiniano Norte, mientras echaba una mirada al patio central, donde se reunieron padres de familia, estudiantes, compañeros y amigos, para conmemorar un mes de la tragedia que el pasado 28 de abril dejó un adulto y 2i estudiantes muertos, y otros tantos heridos, cuando la ruta escolar en que viajaban fue arrollada por una máquina recicladora de pavimento, en la avenida Suba con calle 138.

29 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

"Estas han sido unas olimpiadas muy duras para el alma y todos salimos perdiendo", dijo ayer uno de los alumnos del colegio Agustiniano Norte, mientras echaba una mirada al patio central, donde se reunieron padres de familia, estudiantes, compañeros y amigos, para conmemorar un mes de la tragedia que el pasado 28 de abril dejó un adulto y 2i estudiantes muertos, y otros tantos heridos, cuando la ruta escolar en que viajaban fue arrollada por una máquina recicladora de pavimento, en la avenida Suba con calle 138.

Las palabras de este joven trataban de explicar ese panorama sobrecogedor que cambió de manera abrupta el calendario de actividades y las rutinas del plantel, donde las tradicionales olimpiadas intercursos -que siempre se realizan en esta época-, este año han tenido que desarrollarse en medio de sentimientos encontrados: luto por la ausencia de un grupo de pequeños ahora convertidos en ángeles, y al mismo tiempo, entusiasmo por entregar el mejor esfuerzo, precisamente en honor a ellos.

Así, este patio, en el que se llevan a cabo los encuentros deportivos y otras ceremonias, ayer desde muy temprano también se vio vestido de homenaje. Las paredes que lo enmarcan estaban cubiertas de mensajes escritos a mano, con los mismos colores de hacer las tareas, con la letra pegada que muchos ya saben hacer, sobre pliegos de cartulina o en pequeñas tarjetas enviadas por otros niños desde varias ciudades y pueblos de Colombia.

"Soy una niña feliz y sé que sus hijos también lo eran. Ellos están en el cielo y nosotros tenemos que rezar porque lleguen más días felices", escribió Valeria Jiménez, de 6 años, desde Cali (Valle). "Las virtudes de nuestros compañeros deben servir como ejemplo", anotó Juan David F., de noveno grado. "El recuerdo de quienes caminaron a nuestro lado fortalecerá la esperanza y el renacer", rezaba una enorme leyenda.

Durante las tres ceremonias litúrgicas que tuvieron lugar en este sitio, en especial la del mediodía, presidida por Monseñor Fernando Sabogal, predominó la esperanza, entregada a través del Evangelio de San Juan, en el Avemaría, con el tinte celestial que un coro infantil le imprimía, y en los velones sagrados.

Desde el altar, cada reflexión hablaba del amor que brota a través de las lágrimas, del consuelo que infunden y del efecto purificador que tienen sobre el espíritu. "Daos fraternalmente la paz" fue un momento de comunión en los abrazos, con nudos en las gargantas. Un instante que de verdad despertó solidaridad y afecto, aún entre aquellos que resultaban desconocidos.

Algunos de los familiares afectados brutalmente por esta tragedia veían en los estudiantes allí presentes el reflejo de sus propios hijos o nietos. Entonces querían abrazarlos. Que estuvieran con ellos. Que les contaran cómo les había ido en el partido de fútbol, cómo se sentían para enfrentar los próximos encuentros, si habían entrenado lo suficiente para ganar una medalla en natación, en baloncesto o en voleibol. Sentir mucho más cerca el entusiasmo que los desborda y poder olvidar esa carrera que, tristemente, las olimpiadas de la vida les impuso contra el dolor.

EN QUE VA LA INVESTIGACION.

La Procuraduría General de la Nación afirmó ayer que la investigación disciplinaria, por posibles irregularidades en las obras de construcción de la troncal de TransMilenio en la avenida Suba, avanza según lo previsto.

El alcalde Garzón, por su parte, siempre ha manifestado su disposición para hacerle frente al desarrollo de estos acontecimientos, ha hecho un acompañamiento permanente a las familias afectadas y ha reclamado el respeto al debido proceso.

El IDU impuso multas millonarias a las firmas interventoras y los consorcios que participan en la troncal Suba, por los accidentes ocurridos en las calles 127 y 138 de la avenida Suba.

FOTO/Carlos Julio Martínez EL TIEMPO.

Velones sagrados, que simbolizan la esperanza, fueron entregados ayer durante los actos litúrgicos celebrados ayer en el colegio Agustiniano Norte.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.