CUIDADO CON LOS AUTORITARISMOS

CUIDADO CON LOS AUTORITARISMOS

El escritor mexicano Carlos Fuentes alertó en Madrid contra las nostalgias autoritarias que pueden aparecer en Latinoamérica, como consecuencia de unas democracias débiles y la inacción de los gobiernos para lograr un mejor reparto de la riqueza.

30 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

El escritor mexicano Carlos Fuentes alertó en Madrid contra las "nostalgias autoritarias" que pueden aparecer en Latinoamérica, como consecuencia de unas democracias débiles y la inacción de los gobiernos para lograr un mejor reparto de la riqueza.

"No es un buen momento para América Latina, es un momento peligroso porque estamos viviendo una experiencia que a mí me inquieta mucho, que es la democracia con inseguridad, democracias sumamente frágiles", dijo Fuentes, en la presentación de su libro Inquieta compañía, editado por Alfaguara.

El autor de obras como La silla del águila recordó que "la mayor parte de Latinoamérica vive bajo regimenes democráticos, pero junto a la democracia hay inseguridad y falta de desarrollo. Eso es sumamente peligroso porque puede generar nostalgias autoritarias".

Citando un dato que le facilitó el escritor peruano Mario Vargas Llosa, Fuentes, de 76 años de edad, dijo que un 57 por ciento de los latinoamericanos no verían con malos ojos un régimen autoritario, el recurso al "hombre fuerte".

"Se olvida fácilmente lo que son los regímenes autoritarios", dijo el Premio Cervantes 1987, quien recordó que este tipo de regímenes "lejos de resolver los problemas los acentúan".

El escritor mexicano destacó el peligroso ejemplo que supone el presidente venezolano, Hugo Chávez, "un hombre fuerte (...), muy ambicioso, (...) que está extendiendo sus tentáculos a Colombia, a Ecuador, a Perú. Se presenta un regreso al autoritarismo que puede ser sumamente peligroso", se lamentó el literato.

Fuentes, quien se calificó de hombre "de izquierdas", señaló como uno de los principales factores del descontento popular en Latinoamérica la enorme "pobreza" que existe en el continente. "La mitad de los Latinoamericanos viven con 2 dólares o menos al día. Es una situación espantosa", según Fuentes.

Haciendo una comparación con su libro presentado, en el que el autor presenta seis historias fantásticas, en las que mezcla vampiros, con fantasmas o ángeles, Fuentes aseguró que "La pobreza es el mayor fantasma de Latinoamérica".

"Cómo resolver esta situación es el problema prioritario" de los gobiernos latinoamericanos, añadió el también premio Príncipe de Asturias de las Letras 1994, fustigando a los ejecutivos latinoamericanos, entre ellos el mexicano, la mayoría de los cuales se empeñan en "organizar el desarrollo sólo desde arriba".

Para Fuentes, lo que se necesita en América Latina es "libertad de organización desde abajo, para resolver desde abajo los problemas de países que cuentan con reservas de calidad humana, de capacidad de trabajo, malgastadas por las políticas que se limitan a organizar el desarrollo sólo desde arriba".

A pesar de todas estas preocupaciones sociales y políticas, el autor mexicano aseguró que el "compromiso principal del escritor es con el lenguaje y la imaginación, no con una determinada posición social o política".

Asegurando que su "buen humor" se lo da el sentarse ante su mesa de trabajo, Fuentes quiso dejar claro que siempre busca la complicidad del lector. "En todos los casos, quisiera ser considerado coautor de una obra que no se cierra. Todos ellos (los libros) están abiertos a quien los lea, corresponde al lector darles el final", sentenció.

INQUIETA COMPAÑIA.

EFE.

Inquieta compañía es un libro de relatos lleno de seres reales e imaginarios, que se mueven entre el deseo, la muerte, el sueño, la pesadilla y el terror. La escritura de esta nueva obra le ha servido a Fuentes para "exorcizar al monstruo que todos llevamos dentro. (Edgar Allan) Poe descubrió que lo fantástico no estaba en las mazmorras, en los castillos o en los vampiros, sino que está en la cabeza del ser humano, en su corazón, en la más absoluta cotidianeidad", explicó.

Fuentes aseguró que el relato "es un género que simboliza la libertad, porque queda abierto y da al lector un poder comparable al que tiene el creador, ya que pude imaginar con él lo que quiera".

El último de los relatos de Inquietante compañía se centra en una historia clásica, la del vampiro, "un ángel negro que todos llevamos dentro y que ejemplifica la relación de la vida con la muerte. Cuando el ser humano necesita de los demás para vivir, chupa del otro lo que él no tiene, ese es el vampiro", matizó.

FOTO/AFP.

Carlos Fuentes, a los 76 años, dice que se mantiene fuerte gracias a la complicidad de sus lectores.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.