LLUVIA DE LÁGRIMAS EN CAJAMARCA

LLUVIA DE LÁGRIMAS EN CAJAMARCA

La Pascua en Cajamarca no fue de resurrección sino de muerte.

16 de abril 2004 , 12:00 a.m.

La Pascua en Cajamarca no fue de resurrección sino de muerte.

Tanto las familia Santana Gutiérrez como los Mendoza Reyes y los Urueña, no tuvieron tiempo de regocijarse por el triunfo de la vida sobre la muerte, pues a ellos, en esta ocasión, fue la muerte la que les arrebató a sus seres queridos: Yamile Urueña Arango de 17 años y su pequeño hijo de seis meses; los hermanos Albeiro y Norberto Mendoza Reyes de 17 y 24 años y César Santana Gutiérrez, de 14 años, cuñado de Norberto.

El martes, luego de una larga espera, fueron sepultados los jóvenes. Yamile en Ibagué, los Mendoza Reyes en Cajamarca y el pequeño Julio César en Anaime.

Las exequias de los jóvenes Albeiro y Norberto tuvieron lugar en la iglesia San Miguel Arcángel de Cajamarca. Julio Cesar por su parte, fue llevado a su morada final, a las dos de la tarde, luego de una misa oficiada por el padre José Mario Guarín, en la iglesia San José de Anaime.

El dolor y las lágrimas se apoderaron de cada uno de los familiares y acompañantes del cortejo fúnebre. La lluvia en uno y otro caso, humedeció los rostros de los soldados que de principio a fin acompañaron a las familias en este momento trágico.

Huyéndole a la muerte.

Alirio Santana nació en Anaime. A pesar de su extrema pobreza, este carpintero de profesión de 53 años, sacó adelante a los ocho hijos que tuvo con Fanny Gutiérrez, una cajamarcuna, menuda, trigueña y sonrisa franca.

Hace 17 años fueron a parar a Rovira, donde alternaban sus días entre el jornal y el surco. El 3 de julio del 2003, decidieron volver a Anaime, no solo huyéndole a la muerte, sino buscando mejorar su situación económica que ya no les permitía ni siquiera alimentar bien a sus cuatro hijas y cuatro hijos.

Se refugiaron en una pequeña casita de madera, con piso de tierra. Los favores divinos nunca les faltaron, sin embargo el más pequeño de sus hijos, Julio César de 14 años, prefirió dejar la escuela, donde había hecho hasta segundo de primaria para buscar trabajo en una finca.

El lo único que quería era ayudar en la casa. Por eso abandonó la escuela y se fue a trabajar con el marido de su hermana Luz Amparo, Norberto Mendoza Reyesi , dice Fanny.

Hace seis meses trabajaban en la finca El Plan, entre Cajones y Potosí. Vivían de la lechería tanto Alirio, como su mujer Yamile, Norberto y Julio César.

20 días atrás el dueño de la finca, que también tiene una en La Cascada les pidió que le administraran esa. Norberto se fue sin su mujer Luz Amparo, quien con un embarazo de seis meses, comenzó a sentir fuertes dolores. Ella regresó a Anaime, donde sus padres.

Los jóvenes partieron a La Cascada. Sin embargo, a los pocos días de llegar allí, el pequeño hijo de Yamile y Albeiro, comenzó a sufrir de otitis, lo que hizo que salieran el Sábado Santo a pie hasta Anaime, encontrando la muerte en el sector de La Floresta.

Fanny Gutiérrez, recordó durante el sepelio de su hijo que hace apenas una semana, había llegado con queso, mantequilla, frutas y 20 mil pesos a visitarla.El velaba prácticamente por esta familiai .

Uno de sus amiguitos que asistió al entierro dijo que era curioso que lo hubiera matado el Ejército pues Julio César soñaba con ser militar.A él le gustaba hacerle mandados a los soldados, para que ellos le regalaran ración militar que él llevaba a su casa para compartir con la familiai , dijo el pequeño.

La familia de los Mendoza Reyes, en medio del dolor se hacían varias preguntas durante el sepelio. Dónde está la pañalera que una madre lleva siempre más si su hijo está enfermo?. Dónde están documentos de identidad de sus hijos?. Si un padre sale con su hijo enfermo lleva por lo menos diez mil pesos en el bolsillo, dónde están?. Qué pasó realmente que a ellos nunca los dejaron llegar al sitio de los hechosi Por qué trasladaron los cuerpos y no permitieron a los hermanos llegar hasta el lugar de los hechos para su identificación?.

Las familias esperan tener respuesta a cada interrogante.

Foto:Alirio Santa llora desconsolado ante el cadáver de su pequeño hijo Julio César de 14 años.

Fahny Gutiérrez se aferra al general Lelio Fadul Suárez minutos antes del sepelio de su pequeño hijo Julio César, en Anaime.

En esta humilde vivienda viven los nueve miembros de la familia Santana Gutiérrez. Aquí en momentos en que llevaban al cementerio el cuerpo del pequeño Julio César.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.