EL PAYASO DEL FÚTBOL SIGUE SONRIENDO

EL PAYASO DEL FÚTBOL SIGUE SONRIENDO

La disputa del título de la Copa Toyota Libertadores por el Once Caldas refrescaron la memoria de Octavio Reyes, El Payaso como le decían en los años en los que paseaba su fútbol por las canchas del profesionalismo, y en los que se enfundó la camiseta del equipo blanco de su Manizales del Alma .

13 de julio 2004 , 12:00 a.m.

La disputa del título de la Copa Toyota Libertadores por el Once Caldas refrescaron la memoria de Octavio Reyes, El Payaso como le decían en los años en los que paseaba su fútbol por las canchas del profesionalismo, y en los que se enfundó la camiseta del equipo blanco de su Manizales del Alma .

Luego de iniciarse en las divisiones menores de Santa Fe y de pasar por varias selecciones de Cundinamarca, en el año 50 su talento para armar los equipos lo llevó al Unión Magdalena en 1958, año en el que también jugó con Colombia el torneo preolímpico frente a Brasil, y en 1959 a Once Caldas que dirigía el argentino José Fabrinni.

En su disco duro está intacto el juego que movilizó a miles de aficionados para acompañar al Caldas ante Millonarios. Faltaban cinco minutos para el final cuando Marino Klinger me tumbó y de manera involuntaria toqué el balón con la mano, el árbitro pitó penal pero nuestro arquero Isidro Olmos atajó, al día siguiente me sacaron en los periódicos y en titular decía: Llanto del payaso en el Campín.

Después de tres temporadas en el Once, viajó a New York para enrolarse con el Inter de la capital del mundo, ese equipo era de los mismos italianos dueños del equipo donde ahora está Iván Ramiro Córdoba . Su paso por la gran manzana le dejó experiencia y tres años de fútbol en una ciudad a la que retornaría con el tiempo.

Su cariño por Independiente Santa Fe lo trajo de vuelta en 1969, año en el que colgó los guayos para dedicarse al negocio de las joyas en el que militó por largas temporadas. Mire en esa época en fútbol era para los vagos, eso decían, y no se veía al jugador como un profesional, hoy es distinto , señala.

Sin embargo, Octavio Reyes guarda especial recuerdo del cariño que la gente de la capital caldense profesaba por los jugadores. Ellos eran muy lindos con nosotros, nos apreciaban, y los directivos tenían mística como ahora, esos tipos eran una verraquera, es que el Once Caldas siempre ha sido bien organizado y una familia .

Como un hincha más, y con la nostalgia de no haber estado en el estadio Palo Grande, El Payaso Reyes sigue disfrutando del logro que puso al mundo a hablar del Once Caldas.

FOTO/Guillermo Herrera Morales.

Octavio Reyes militó por tres temporadas en Once Caldas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.