LLANTAS VESTIDAS DE ARRECIFES

LLANTAS VESTIDAS DE ARRECIFES

En el fondo del mar, en los bajos de Sal Medina y Santo Domingo, reposan 500 pirámides construidas con llantas de tractor. Están pintadas con cal viva y en tres meses serán el inicio de la solución para recuperar parte del ecosistema de esa zona. La idea no es nueva, es un método con cien años de tradición que empezó en China, Japón y Norteamérica de donde Colombia tomó el modelo. Entró por la Guajira y ahora está en Cartagena en donde la Empresa petrolera Texaco, que lidera el proyecto, se hizo el lanzamiento de los primeros módulos el pasado 18 de junio.

21 de junio 1994 , 12:00 a. m.

El proceso concluirá cuando las llantas depositadas en el fondo del mar tengan adheridos en más o menos tres meses, moluscos y diversas especies marinas que las convertirán en un hábitat artificial, especialmente para los peces que contarán con un lugar seguro para el desove.

Sin embargo, esto no es tan simple como lanzar las llantas al mar. Todo se inicia con las llantas viejas que genera el complejo carbonífero del Cerrejón. En lugar de enterrarlas (método utilizado para deshacerse de ellas), estas son lavadas con un jabón especial, que les quita la grasa, y luego se pintan con cal viva con el propósito de que los microorganismos marinos encuentren propicia su incrustación y generen vida.

Las llantas sufren este proceso una vez están montadas en forma de pirámide, es decir un módulo (como se le llama) construido con ocho llantas de diferentes tamaños.

La base está formada por cuatro llantas de tractor a las que se les abren huecos para que salga el aire y se puedan hundir. Además se rellenan con sacos de arena y cemento que les dan peso y las sostienen en el fondo del mar. Encima de la base se colocan tres llantas más pequeñas (todas del mismo tamaño) en posición vertical y finalmente una de menor tamaño (de automóvil) en la parte superior. Las llantas se anudan con hilo nylon.

Antes de lanzarlos al mar se ubica una boya metálica con luz especial que funciona con energía solar con el fin de que los pescadores y navegantes sepan en donde se encuentran estos arrecifes artificiales y respeten la zona. Terminado este proceso, los módulos son lanzados al mar. Según el gerente de la Texaco, Bolívar Franco. esta acción no implica una inversión mayor a los 20 millones de pesos y constituye una de las mejores soluciones para recuperar el ecosistema cartagenero. En 10 años se adecuarán siete zonas más de arrecifes artificiales en Islas del Rosario, Barú, Crespo y La Boquilla.

Hábitats marinos El método de siembra de arrecifes artificiales se conoció y aplicó en Colombia (la Guajira) a partir de 1985.

Por ese entonces, se dieron cuenta de que empezaba a reforestarse el fondo del océano gracias a la construcción de la plataforma marina de Chuchuca, mar adentro. Allí, las bases de la plataforma se habían llenado de moluscos y otras especies que atraían los peces.

En Riohacha, la Texaco, asociada con Ecopetrol, inició la aplicación del sistema ya en forma. Para ello, se estudió la técnica de siembra de arrecifes con llantas llevada a cabo en Estados Unidos.

La experiencia de la Guajira mostró que en poco tiempo los arrecifes artificiales se iban llenando de caracoles, ostras, esponjas, estrellas y demás. Estos, a su vez, llegaron seguidos por mojarras, bacalaos, sierras, barracudas, isabelitas, cebras, meros, pargos, jureles, agujetas y una gran variedad de peces ornamentales del Caribe.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.