Secciones
Síguenos en:
RENUNCIA RECTOR DE LA U. LIBRE

RENUNCIA RECTOR DE LA U. LIBRE

Después de un año y dos meses como rector interventor de la Universidad Libre, Jaime Angulo Bossa presentó renuncia a su cargo, partir del 15 de junio. En carta enviada a finales del mes pasado a la ministra de educación, Maruja Pachón de Villamizar, y al director del Icfes, Luis Pérez Gutiérrez, Angulo Bossa aseguró que se le había obstaculizado su labor no sólo por la mayoría de la Consiliatura y el presidente, sino por la propia inercia del Icfes.

Y agregó que la intervención se hubiera podido adelantar con más dinamismo y eficacia pero lo que no se ha hecho no es porque yo no lo hubiera deseado y reiteradamente pedido, sino porque quienes tenían que decidirlo no lo quisieron y me lo negaron .

Sin embargo, el primero de junio, Benjamín Ochoa Moreno, miembro de la Sala General de la Corporación Universidad Libre, instauró una acción disciplinaria contra Angulo Bossa a fin de que se le suspenda de su calidad de miembro activo de la corporación, mientras la Consiliatura de la Universidad decide en definitiva; y que, decretada la suspensión, se oficialice al Icfes para que lo suspenda de su cargo .

En carta enviada al rector interventor, Ochoa Moreno y otros egresados y dirigentes estudiantiles de la universidad, aseguran que a pesar de no desconocer sus aciertos durante el año de intervención consideramos que los desaciertos han sido tantos que la universidad no ha logrado recuperarse de su profunda crisis y, por el contrario, su imagen se deteriora, algunos problemas se han agudizado y otros se han represado.

Aseguran que el rector perdió el liderazgo y la capacidad de convocatoria necesarios y no estaba en condiciones, en el corto tiempo que le queda a la intervención, de darle a la universidad el empuje que necesita. Ante esto le exigían perentoriamente su renuncia, para encontrar los caminos que nos permitan encontrar la coyuntura actual .

Contra él, Ochoa Moreno instauró once cargos, entre ellos: celebración indebida de contratos para remodelaciones y construcciones en la seccional de Cali, en cuantía aproximada de 150 millones de pesos; destinación indebida del patrimonio económico de la universidad; despido sin justa causa de numerosos profesores, en el lapso de seis meses; incompatibilidad por parentesco y nepotismo; y nombramiento de funcionarios que no reunían los requisitos estatutarios.

Argumentos del rector Angulo Bossa, en carta enviada al director del Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación Superior (Icfes), el 19 de mayo, aseguró que jamás se había imaginado que su cargo podía prolongarse más allá de un razonable término y que si no se han logrado todas las metas deseadas es porque las condiciones de la Universidad impiden que la reforma de sus estatutos, objeto fundamental de la intervención, sea aprobada ya que no hay Sala General que lo haga, menos ahora que ha sido totalmente cuestionada por el Icfes .

Además, porque me fastidié de los sucesivos aplazamientos de la discusión y aprobación de asuntos tan importantes como el reglamento estudiantil, la reorganización de la Sala General y la Reforma Estatutaria , dijo Bossa en carta enviada al director del Icfes.

Asimismo, en carta enviada a finales del mes pasado a la ministra de educación, Maruja Pachón de Villamizar, al director del Icfes y a la Junta directiva, anuncia su aspiración de que el Icfes revalúe su posición y respalde a quien lo reemplace. Si no, sería preferible que suspendiera la intervención, en gran parte desacreditada ante la comunidad universitaria por su timidez como instrumento para construir una universidad Libre verdaderamente autónoma. En la actualidad, esa intervención está siendo intervenida, con mayor fuerza cada vez, por los propios males que pretende erradicar .

Aseguró que este proceso, así, terminará por parecerse a lo que fue antes del primero de abril de 1992: Una universidad manejada arbitrariamente por una presidarquía absolutista en connivencia con una Consiliatura que, coligada con el Presidarca de turno o sometida a su voluntad omnímoda, convierte al rector en un pobre funcionario con contribuciones simplemente declamatorias .

Según el secretario general del Icfes, Alvaro Martínez, las decisiones sobre el nuevo nombramiento y otros aspectos con respecto a la universidad están a cargo de la junta directiva del Icfes, cuyos integrantes deberán tomar una decisión sobre su reemplazo y otros aspectos en un plazo máximo de 15 días.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.