LES SUENA CALDAS

LES SUENA CALDAS

Cuando se ve la foto de la trocha que une al Líbano con Villahermosa publicada por Tolima 7 días el viernes pasado , a cualquiera le sonaría que esos dos municipios del norte del departamento se anexaran a Caldas, si es que en este último departamento les garantizan al menos buenas vías.

25 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Cuando se ve la foto de la trocha que une al Líbano con Villahermosa publicada por Tolima 7 días el viernes pasado , a cualquiera le sonaría que esos dos municipios del norte del departamento se anexaran a Caldas, si es que en este último departamento les garantizan al menos buenas vías.

Razones similares exponen los promotores de la anexión a Caldas de otros seis municipios del norte (Herveo, Fresno, Santa Isabel, Casabianca, Palocabildo y Murillo), reforzadas con el argumento de la que esa región tiene más lazos culturales con los caldenses y antioqueños sus colonizadores que con los tolimenses.

Es cierto que el norte del Tolima está más ligado culturalmente a Caldas, pero esa razón, per se, no es suficiente para justificar una separación. Con ese mismo argumento, el sur del Tolima podría anexarse al Huila y el oriente, a Cundinamarca. Y, a ese paso, se desintegraría el departamento.

Nadie niega, sin embargo, que la zona del norte del Tolima es la menos integrada física y culturalmente al resto del departamento. Y eso ha sido reforzado no solo por el regionalismo paisa, hábilmente explotado por los promotores de la separación, sino también por el olvido de las autoridades y la clase dirigente de Ibagué.

Aunque desde hace ya varios meses, un comité pro anexión a Caldas promueve la idea intensamente en el norte del Tolima, en Manizales y en Bogotá, en Ibagué apenas se están enterando las autoridades y las llamadas fuerzas vivas.

Cuando Tolima 7 días le preguntó al gobernador Jorge García qué opina de la idea de la anexión, este respondió que en el plan de desarrollo del departamento hay unnúmero de obras para los municipios del norte.

Ojalá que lo de las obras no sea otra de las tantas promesas que ya estarán acostumbrados a oír los del norte cada vez que amenazan con separarse y que García tenga el temple para quitarle argumentos a los amigos de la anexión.

Aunque entre los alcaldes de la zona hay posiciones extremas pro anexión, como la del de Murillo, también hay otras que le ponen polo a tierra a la propuesta, como la del de Fresno, cuando dice quemejor malo conocido que malo por conocerAl fin y al cabo, Caldas ya no es tan próspera como en las épocas de las bonanzas cafeteras.

Pero esa no es razón para que nos durmamos, pues el Tolima puede perder buena parte de su cabeza en el norte, si llegara a quedarse sin los 1.800 kilómetros cuadrados que representan los ocho municipios a los que les coquetean con la anexión.

*Editor político de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.