UN COREANO QUE DA PARA TODO

UN COREANO QUE DA PARA TODO

El 11 de junio de 1994, Hyundai Motor Company lanzó -en más de 170 países- el Accent, primer automóvil de diseño y fabricación ciento por ciento coreana.

29 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

El 11 de junio de 1994, Hyundai Motor Company lanzó -en más de 170 países- el Accent, primer automóvil de diseño y fabricación ciento por ciento coreana.

Vestido de un rojo casi anaranjado, de morado, verde encendido y hasta de rosado, el nuevo modelo hizo su entrada triunfal en Colombia, en noviembre del mismo año; momento en el cual se vieron rodar las versiones cupé, sedán y hatchback; todas, con motor de inyección electrónica multipunto de 1,5 litros, 12 válvulas y 95 caballos de potencia.

Simultáneamente, la versión de cuatro puertas fue vestida de amarillo con el fin de que tam-bién prestara el servicio público.

Tres años después, Hyundai Colombia Automotriz aprovecha el cambio de farolas, bómperes y stops que la fábrica le hace al modelo, para incorporar en su portafolio una versión adicional de 1,35 litros y 84 caballos de potencia; a la vez que trae una edición especial deportiva, conocida en el ámbito nacional como Web Sport cupé; la misma que cautivara a cientos de jóvenes, gracias a los rines de lujo de 14 pulgadas, las exploradoras, el sunroof y el spoiler trasero.

Para ese entonces, el Accent se posicionó como el importado más vendido, y el segundo, en el ranking nacional.

Sin embargo, el éxito que alcanzó (15.700 unidades vendidas hasta ese momento en el mercado nacional y un número significativo en el resto del mundo) no fue un motivo suficiente para que, en 1999, los coreanos decidieran reemplazarlo por el Accent Verna, un modelo que conservaba las mismas características de motorización, pero que tenía un diseño totalmente renovado y que ofrecía los dos tipos de transmisión: automática y mecánica.

Pero en el 2000, las directivas de MMC Automotriz -que ensambla vehículos marca Hyundai y Mitsubishi en Venezuela- notan un vacío en el mercado, por lo que deciden destinar parte de su producción al ensamble del antiguo Accent, al que le hacen un face lift y lo apellidan Next, con el fin de justificar su reingreso a Colombia y Ecuador, países donde continúa prestando los dos servicios: el público y el particular.

En noviembre del 2002, a propósito del Salón del Automóvil en Corferias, el representante en Colombia trae el Accent Gyro -versión actualizada del Verna- el cual acababa de ser lanzado en Corea.

Nuevamente, este modelo utiliza carrocerías de tres, cuatro y cinco puertas; cada una, con las dos opciones de motorización: 1,35 y 1,5 litros, y con la posibilidad de escoger entre un GL y un GLS, cuya diferencia radica en que el primero es pelado , es decir, sin accesorios de serie, mien-tras que el segundo es full equipo (aire acondicionado, rines de lujo, radio CD, dirección hidráu-lica, elevavidrios, espejos laterales y bloqueo central eléctricos).

El Accent Gyro conserva algunos rasgos de su hermano mayor; sin embargo, luce bastante re-novado. Así mismo, los stops -de última tecnología- el tacómetro, el velocímetro, los medidores de gasolina y de temperatura son mucho más modernos que los de sus antecesores.

Remembranzas.

En el almuerzo que Hyundai Colombia Automotriz organizó para el lanzamiento del Accent, en 1994, un invitado dijo: "lo que no me gusta de este carro es que por ahí a las 4.000 revoluciones se comienza a ahogar y ya no acelera fácilmente".

Mientras un ingeniero se dirigía a investigar que podía haber pasado en ese vehículo, las di-rectivas de la marca tuvieron que cambiar el tema, debido a que carecían de una explicación.

Antes de la despedida, el ingeniero pidió la palabra y mostró una tira de información (por esos días no se conocía el hecho de que conectando un scanner al computador del carro se puede sa-ber cómo ha sido manejado el vehículo).

De tal forma que el ingeniero pudo informarle a los periodistas como es que intencionalmente, y para proteger la vida del motor del manejo de conductores ignorantes o descuidados, se produce un corte en la inyección de gasolina cuando el motor gira ya a 6.500 r.p.m. o más. (no a 4.500).

Dicho de otra forma, el ahogamiento le indica al conductor que debe utilizar un cambio más plano.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.