EL REPÚBLICA DEL CANADÁ, UN BARRIO QUE SURGE ENTRE EL MONTE DONDE SOPLAN LOS VIENTOS DEL PÁRAMO

EL REPÚBLICA DEL CANADÁ, UN BARRIO QUE SURGE ENTRE EL MONTE DONDE SOPLAN LOS VIENTOS DEL PÁRAMO

Soplan los vientos del páramo pero ya no son tan fuertes... Porque antes era como en el Magdalena Medio , dice uno de los Poveda, que fue obrero en la construcción del ferrocaril del Atlántico. Son las faldas de los cerros surorientales, paisaje rural, entreverado de numerosos barrios densos que surgen de entre el monte. Uno de ellos es el República del Canadá, urbanizado por un tal Teodoro Restrepo, hace 18 años. Se halla en el kilómetro 6 de la carretera a Villavicencio.

22 de octubre 1990 , 12:00 a. m.

Compraron los lotes a doce mil quinientos pesos y edificaron por auto construcción. Para asegurar las viviendas contra los vientos les riegan piedras sobre los techos. Quedan numerosos tugurios de cartón y lata y lotes de engorde cuyo valor promedio es de seiscientos mil pesos.

Se cultivan las habas y el maiz. Pastorean chivas y tal cual vaca. Lucen geranios y saucos, como para remedio .

Con excepción de un trozo en la entrada dedsde la vieja vía al Llano, las calles están en bruto, con algo de recebo, sin andenes, a no ser los construídos en retal de materiales de construcción. La entrada por La Gloria y La Nueva Gloria, loma arriba, es un subidero de gatos en verano. En invierno ni siquiera eso.

Cuenta con servicios de agua, luz, alcantarillado, teléfonos y escuela.

La obra de la iglesia, por acción comunal, avanza tan lenta que aún no saben a cuál santo encomendarla.

Las familias -- unos tres mil habitantes -- desayunan agua de panela, pan y changua. Changua con leche los fines de semana . Arroz y papas al almuerzo; papas y arroz a la comida. Muy posiblemente son minoría los que consumen todavía la inmemorial mazamorra cundiboyacense, sinembargo de que por aquí habemos bastantes boyacenses .

Para las medias nueves o las onces a los niños les dan viente pesos.

El noventa y nueve por ciento son obreros de la construcción, que ganan el salario mínimo, trabajan al norte de la calle 100 y deben pagar hasta tres y cuatro buses por viaje.

Las señoras trabajan, en lo que pueden , y sobre todo en las florerías de la Sabana. Al cercano barrio de La Victoria llegan a la madrugada tres buses hasta la calle 27 con la carrera 10a., a recoger trabajadores, para distribuirlos en Funza y otros municipios.

Si se les pregunta por la inseguiridad responden: Mas o menos. Hay surtido de ladrones .

Y de una manera muy pecualiar afirman: Por aquí los televisores son casi todos de carbón . Los recibos Los agobia un problema especial: Los recibos del agua marcaban promedios cercanos a mil ochocientos pesos. De pronto un mes llegaron por ocho mil pesos. Al siguiente por diez y ocho mil pesos. Hubo quienes pudieron pagar y reclamar en los de ocho mil pesos. Pero eso no les dió resultado, pues luego vinieron por diez y ocho mil, y ya no pudieron hacer nada.

Acudieron al Centro Administratito Dostrital de La Victoria, donde al cabo de averiguaciones, les aconsejaron reclamar en forma individual a la Empresa de Acudueducto y Alcantarillado.

Otro tanto les sucede con la Empresa de Energía Eléctrica, donde se ha llegado a cobrar 35.000 pesos y aún ciento quince mil pesos. Los usuarios dicen que preferirían quedar sin servicio el sueldo que ganan está entre los 41.025 y los cincuenta mil pesos y no les alcanza para cancelar dichos servicios.

Pudiera darse una razón del problema en que los encargados de llevar los de los servicios no los entregan en la dirección escrita sino que los dejan en cualquier casa. MEMORANDO La Junta de Acción Comunal del República del Canadá, entregó un memorando con los siguientes reclamos: 1. Tras fracasadas gestiones por escrito, se apeló sucesivamente a varios de los alcaldes mayores para que intervinieran ante la Empresa de Acueducto y Alcantarillado, a fin de que adecuara el caño lindante con el barrio Libertadores, que produce erosión y focos infecciosos.

2. También se les planteó en varias oportunidades lo relativo al alcantarillado de aguas lluvias, cuya construcción está pendiente en numerosas calles. Aunque, según la junta, se canceló la cuota inicial, solamente se dieron dos órdenes de trabajo. Una quedó pendiente.

3. La última solución, propuesta por Ricardo Moreno, jefe de la oficina de Acción Comunal del Acueducto, consiste en que hagan las obras por autoconstrucción, pues no hay presupuesto oficial para ello.

4. Aspiran a que se les dé una solucion para el caso de los lotes de engorde o terrenitos comprados por personas que ni edifican ni venden. La junta propone una solución heróica pero de imposible aplicación: Que se les entreguen los lotes a personas que en realidad los necesiten y que no le causen problemas al vecindario y sí contribuyan con las obras de mejoramiento para la misma comunidad .

5. Cuando el Gobierno contrata obras debiera informar a la comunidad para que ella pudiera vigilar pues sin vigilancia suelen quedar inconclusos los trabajos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.