LOS HIJOS Y LA VIUDA DE RODRIGO LARA DICEN !PRESENTE!

LOS HIJOS Y LA VIUDA DE RODRIGO LARA DICEN !PRESENTE!

A Rodrigo Lara lo mató el narcotráfico. Dos sicarios de Pablo Escobar lo acribillaron a cuadras de su hogar. El gatillero le vació 25 balas calibre 45 de su Ingram reluciente

18 de abril 2004 , 12:00 a.m.

A Rodrigo Lara lo mató el narcotráfico. Dos sicarios de Pablo Escobar lo acribillaron a cuadras de su hogar. El gatillero le vació 25 balas calibre 45 de su Ingram reluciente.

En segundo y medio siete atravesaron al joven político liberal, que como Ministro de Justicia de Belisario Betancur llevaba 9 meses librando en solitario una temeraria cruzada contra el crimen organizado y sus dineros calientes que corrompían al país de arriba abajo. Terminó así la meteórica carrera que lo había convertido en una de las figuras más prometedoras del momento.

Lara Bonilla, opita de nacimiento, había sido sin embargo víctima de una celada fría y minuciosamente calculada por el tenebroso capo di tutti capi que había jurado venganza cuando el Nuevo Liberalismo fundado por Lara y Luis Carlos Galán le cerró la puerta. A ello se sumaba la única amenaza capaz de conmover los entresijos criminales de quien había logrado arrodillar a Gobierno, justicia y Fuerzas Armadas y la aterrorizada población: la extradición. Como dijo Semana en su momento:consciente de que se trataba de un pulso entre mafia y Estado no quiso entregar la cabeza de su Ministro y no aceptó su renuncia. Tenía el convencimiento, como lo tenían todos los que lo conocían, de que Rodrigo era un hombre honesto, con un pasado inmaculado, que había caído en una celadaPero el golpe bajo había afectado profundamente al Ministro, que dijo:única manera de demostrarle al país que soy un hombre honesto es jugándome la vida contra la mafia y voy a hacerloContinúa Semana:campaña contra el narcotráfico que Lara había iniciado antes de ser ministro, adquirió una intensidad nunca vista antes. Lara dijo todas las verdades que hasta entonces se consideraban indecibles, e hizo lo que nadie se atrevía a hacer. Hechos conocidos a nivel privado, los llevó a la categoría de denuncia pública. En una cruzada frontal y sin cuartel, que se confundía por momentos con una revancha personal. Esto, sumado a su temperamento fuerte, exuberante, extrovertido y locuaz lo convirtió en el centro de la atención nacional. El arrojo y coraje con que daba su batalla rayaban en la temeridad. Poco a poco la opinión olvidó la emboscada y pasó a considerarlo como el primer colombiano que tenía el valor de sacarle los trapos al sol a la mafia, aún a costa de su propia vida. Lara estaba ganando la batalla por su reivindicación y obtuvo sus galardones en franca lid. Pero su lucha había sido solitaria, como lo señaló su profesor del Externado Fernando Hinestrosa. Su propio movimiento, el Nuevo Liberalismo, no lo acompañó en las horas difíciles y el grado de su respaldo parecía estar al vaivén de la popularidad del Ministro. En privado, Lara no escondía su decepción y a un grupo de periodistas, cuatro días antes de su muerte, les dijo que formaría tolda aparte tan pronto regresara de la embajada de Checoslovaquia, a donde partiría a mediados de mayo.

Quince días antes del viaje, la venganza de Escobar segó esa vida preciosa e inició el terrible derramamiento de sangre que truncó vidas valiosas de multitud de colombianos. El país despertó y los narcotraficantes fueron señalados y estigmatizados. Ese fue su triunfo. Hoy, 20 años después, su esposa y sus hijos: Nancy, Rodrigo y Pablo han regresado al país para seguir luchando por él. Jorge Andrés se quedó en París. Nancy tuvo el valor de levantarlos con su trabajo. Ganaron honores estudiantiles con su propio esfuerzo. Hoy Rodrigo es abogado del Externado y graduado en la Ena, la Escuela de Administración más famosa del mundo. Jorge estudia y trabaja en París y Pablo, que tenía 3 años cuando el magnicidio y no recuerda a su padre, estudia en el Cesa. Hoy, enfrentan una nueva y dura batalla (parece mentira) para lograr la pensión de Rodrigo que les ayude a incorporarse nuevamente al país que nunca olvidaron y por el que vinieron a trabajar. En su apartamento de Bogotá evocamos al padre y esposo y planteamos algunos interrogantes sobre actualidad nacional.

Veinte años después del asesinato de Rodrigo, está otra vez sobre la mesa la extradición y nuevamente afloran manejos turbios frente al tema. Cómo se sienten?.

Nancy. Parece que el país no aprende. Como colombiana, me sentiría muy mal de ser juzgada en otro país. Pero si aquí la justicia no funciona hay que apelar a ese recurso.

Rodrigo. Mi papá no era amigo de la extradición, pero por la debilidad del Estado, decía que era el único mecanismo que se tenía (y se tiene) para luchar contra el crimen organizado. Una posición pragmática.

Su sacrificio fue inútil entonces?.

Rodrigo. Dada la situación, podría pensarse que fue inútil pero para él no lo fue ya que vivió conforme a sus principios y su razón de ser. Eso hace de su sacrifico un ejemplo.

Qué era lo más importante para él como político?.

Rodrigo. Recuperar las instituciones y los principios en política y administración pública. Era un mensaje moral, no moralista, encaminado a recuperar la confianza del colombiano.

Por qué nada cambia?.

Rodrigo. Aquí no hay ética frente a lo público. Históricamente ha sido apropiado por intereses privados. Nunca ha representando un proyecto colectivo de futuro. Lo público no tiene la trascendencia ni el simbolismo que han logrado darle en muchos países.

Nancy. Los partidos tienen mucha responsabilidad porque hace tiempo buscan continuidad con los mismos manejos y prolongar el statu quo. Hay una quiebra de los principios y un bla bla bla sobre los problemas pero sin soluciones.

Qué opinan del documental sobre Pablo Escobar?.

Rodrigo. Parte del morbo sobre un criminal y está hecho sin ninguna responsabilidad histórica o social, sin ninguna ética. Preocupante porque en un país donde la gente lee tan poco y olvida tanto, puede convertirse en legado para la memoria del país, en permanente eufemismo sobre la brutalidad y la maldad del personaje, por medio de una contextualización de su vida que, de una u otra forma, lleva no a justificar, pero sí a explicar su maldad.

Nancy. Es terrible que se nos esté enrostrando esa imagen con espíritu netamente mercantil. Es la explotación del mito. Tantas personas se han sacrificado su vida y hoy en la práctica se hace un homenaje al criminal.

Rodrigo. Les pedimos a los soldados, a los policías que combatan a los criminales, que se hagan matar, pero pronto tendremos una película sobre Tirofijo narrada por Jojoy . Entristece pensar en las víctimas anónimas de Escobar. En últimas, Lara, Galán, Carlos Mauro Hoyos se han mantenido en la memoria colectiva, pero otras como los del avión de Avianca es como si no hubieran existido. Es una sociedad ingrata y demuestra que hay una descomposición muy grande en un país moralmente débil. Es indiscutible que hemos confundido los valores.

Vieron el documental?.

Rodrigo. No, ni lo veré porque es la historia de Colombia escrita por la familia de Escobar.

Paulo. Sí lo vi, porque cuando mataron a mi papá sólo tenía 3 años y no conservo recuerdos de él. Sabía que había luchado contra alguien que cometió crímenes innombrables y que era el verdadero poder corruptor en el país. Es evidente que el documental trata de dar otra imagen de Escobar tratando de explicar, a través de su familia, cosas inexplicables y hasta haciéndolo aparecer como víctima, en ocasiones. Yo tenía curiosidad.

No tiene recuerdos de su padre?.

Pablo. Yo les decía a mis amigos que me podían haber mostrado cualquier foto y haberme dicho:es tu papáSolo recuerdo cuando llevaron su cuerpo a Neiva en un avión blanco que me impactó de una manera impresionante. Era el del Presidente. Es duro recordar al padre solo por fotografías.

Nancy. Alguna vez puse un casete con una intervención de Rodrigo y Pablo salió de su cuarto y me dijo:es la voz de mi papá.

Paulo. La tenía guardada en la memoria, pero fue duro ver que a mis amigos sus papás les enseñaban a jugar fútbol, a montar en bicicleta y les daban consejos. Mi mamá jugó un papel doble pero nadie puede ser cien por cien papá y mamá. Mi hermano Jorge me enseñó muchas cosas, pero no es lo mismo y a uno siempre le queda un vacío.

Cómo exorcizaron la tragedia, el dolor y la rabia? Hubo..., hay odio?.

Nancy. Me fui con mucha rabia porque nunca pensé que a Rodrigo le pudiera pasar nada y porque sentía que estábamos inseguros. Le pedí a Dios que no me dejara llenar de odio. Mis hijos nunca oyeron palabras de rencor ni venganza porque siempre he creído que dañan. Tampoco me alegré cuando mataron a ese señor. La vida es linda, tengo un bellísimo recuerdo de Rodrigo que la vivió intensamente a pesar de la angustia de sus últimos 9 meses. Nunca me la transmitió y, por el contrario, siempre me decía que saldríamos adelante.

Rodrigo. Fue muy duro. Al principio sí nos sentimos invadidos por el rencor pero logramos hacer una buena catarsis para convertir odio en energía, en motor de superación y trabajo por los demás. A pesar de lo terrible, pudimos convertir esa dolorosa experiencia en lección.

Paulo. Viví hasta los 15 años con un gran resentimiento, hasta que mataron a Escobar. Cuando le preguntaron a mi abuelita si había deseado su muerte o si estaba contenta, respondió que ni lo uno ni lo otro, que sentía dolor de patria. Eso me impactó y me calmó mucho. En Europa me preguntaban que por qué me venía, que cómo podía querer a Colombia. Pensé que mi papá no quisiera que olvidara mi país o rechazara a mi gente. Le gustaría que hiciera algo por Colombia.

Nancy, cómo recuerda a Rodrigo?.

Era un visionario, de principios y con gran capacidad de lucha. Cuando escucho grabaciones de intervenciones suyas siento que está presente porque auguraba problemas que sobrevendrían: crisis de los partidos, corrupción, quiebra de principios, la violencia... Hoy son los mismos pero agravados.

Por qué lo mataron?.

Nancy. Porque no dejó sus principios ni quiso nunca traicionar sus ideales. En una entrevista que usted le hizo decía:el liberalismo se cae por defender unos principios, que se caiga.

Mencionó los 9 meses de angustia que precedieron su muerte, en los que fue perseguido y acosado. Dijeron que sus amigos, incluido Luis Carlos Galán, lo habían dejado solo. Es cierto?.

Rodrigo. No se me olvida la frase de Fernando Hinestrosa:dejaron soloFue lo que más me dolió. Esos 9 meses en el Ministerio enfrentándose a Escobar, que sentado en el Congreso dirigía la orquesta de congresistas para que lo atacaran y chantajearan por una celada que le habían tendido, para obligarlo a renunciar.

Nancy. Creo que Luis Carlos lo abandonó. Cuando escuché por televisión que iba a nombrar un Tribunal Etico por el supuesto cheque del narcotráfico, le dije a Rodrigo:quién estás trabajando? Estás comprometido hasta los huesos con el Nuevo Liberalismo y este señor te está cuestionandoEl me dice:no vas a bajar la cabezadije no la voy a bajar, pero para mí el Nuevo Liberalismo se acabó en este momento!.

Galán y Lara habían hecho una pareja imbatible en el Nuevo Liberalismo. Qué debilitó la confianza de Galán?.

Nancy. Creo que a Luis Carlos lo presionaba mucho gente muy cercana a él y del Nuevo Liberalismo.

La familia?.

Nancy. Y gente del entorno.

Rodrigo. Peleas intestinas en los mandos medios.

Nancy. Cómo serían de incapaces que no pudieron sostener el Nuevo Liberalismo.

Rodrigo. Un movimiento que quedó con un tinte moralista repetitivo y con unos miembros mediocres adueñándose de la imagen de Galán. Lo más bonito del mensaje de mi padre fue ese:me dejo chantajear, no voy a seguir con esta costumbre colombiana de dejarse doblegar por el narcotráfico y los violentos. Mantengo mi posición contra viento y mareaTenía que enfrentar una rama judicial corrompida que le abrió investigación, unos organismos de control obstruidos y un gobierno en una posición muy ambigua.

No lo apoyó?.

Rodrigo. No fue una posición de apoyo abierta, radical. Su grandeza está en que no se dejó chantajear y los enfrentó a capa y espada. Todo lo demás fue posterior a su muerte.

Nancy, usted estuvo 17 años en la diplomacia en Europa, a qué atribuye la visión distorsionada sobre el conflicto colombiano?.

Nancy. Hay falta de credibilidad en el país. Las ONG hacen grandes campañas sobre el problema de los Derechos Humanos. La crisis de la justicia, la corrupción, el narcotráfico y los paramilitares hacen de este un tema muy sensible.

Cómo ven el desempeño de nuestra diplomacia?.

Rodrigo. En términos generales, la diplomacia colombiana es reactiva. No tiene política a largo plazo, ni comprensión de la política interna europea. No hay presencia institucional en el Parlamento Europeo, por ejemplo. Desde el 2001 hay una Resolución contra el Plan Colombia. Cómo es posible que el Gobierno haya dejado crecer tanto este movimiento en su contra?.

Qué podría hacer?.

Rodrigo. Intercambio constante con los grupos políticos, con el Parlamento Europeo: explicar la posición colombiana y no dejar que algunas ONG románticas, otras justificadamente preocupadas por los gravísimos problemas de Derechos Humanos, o unas francamente sesgadas, ignoren la realidad del país.

Tienen buena imagen de la guerrilla?.

Rodrigo. Es falso. No hay tal de que los vean como a Robin Hood. Saben que son asesinos que viven del narcotráfico. Lo que pasa es que tienen también una mala imagen del Estado colombiano y eso es un fracaso de su diplomacia. Faltan Cancillería, continuidad y coherencia en política exterior.

Hay violación de los Derechos Humanos por organismos del Estado?.

Rodrigo. Son manzanas podridas dentro de las instituciones, personas que no han entendido la significación del uniforme y qué es servir al Estado, las que adoptan esos métodos. No creo que haya política de Estado en ese sentido.

Y violencia y guerrilla?.

Rodrigo. Tiene raíces muy claras, pero hoy son grupos criminales totalmente dominados por la plata fácil del narcotráfico. Guerrilleros dizque con mensajes de lucha por el pueblo, pero que matan a ese mismo pueblo.

Después de 15 años de ausencia, qué les gusta de Colombia?.

Rodrigo. El capital humano. Es la clave de nuestro porvenir. Hay inteligencia, dinamismo, iniciativa y espíritu de superación. Hay que ponerle orden al Estado y ser eficientes. Erigir instituciones que le sirvan al ciudadano y que tengan como norte el interés colectivo. Frente al problema institucional, tendríamos que elevar lo público a dogma moral y ético. Soy a veces muy crítico con ciertos problemas, pero creo en Colombia.

Paulo. Cuando entré al Cesa me preguntaron por qué había regresado a Colombia. Respondí que en Europa todo está hecho y que me parece muy atractivo darle sentido a la vida trabajando por este país. Apoyo a Rodrigo sobre su visión del capital humano y añadiría algo un poco trivial: Colombia es uno de los países donde uno vive pobre pero feliz. En Europa uno vive amargado. Aquí uno puede ser pobre, pero sonríe.

Rodrigo trabajó por Uribe. Qué lo atrajo del Presidente?.

Rodrigo. Es la primera vez que hay un Presidente realmente preocupado por el Estado de Derecho. La culpa histórica de nuestras élites ensimismadas es que no se preocuparon por integrar el territorio y de ahí la claudicación permanente en las fronteras y que las vías de hecho hayan primado sobre las de derecho, que no tengamos presencia de la Fuerza Pública para sustentar y aplicar las decisiones judiciales y garantizar el funcionamiento de las entidades de control. De ahí que violencia y apropiación indebida sean pan de cada día. Uribe trata de cambiar ese cierto desdén de la dirigencia tradicional por lo que ocurre en la otra Colombia.

Paulo. Me gusta Uribe porque tiene interés genuino por el país. Sería buena su reelección a pesar de la polémica. Es hora de que el país tenga continuidad en su política. Colombia no necesita liberalismos, comunismos ni otros ismos, sino una persona capaz de conducirlo. Por ejemplo, admiro a Mockus; su pensamiento político es diferente al de la mayoría de la gente, pero me parece muy acertado. Hoy la gente habla mal de Pastrana, pero logró mejorar la imagen de Colombia. El Caguán fue malo, pero el tipo lo intentó, no quiere decir que yo sea pastranista.

Nancy. También me gusta la reelección del Presidente para que haya continuidad en una tarea que le ha devuelto esperanza al país. Cuatro años, si se tiene en cuenta que el primero se gasta mientras se detectan los problemas y se encuentran soluciones y el último es distorsionado por las campañas, son muy pocos.

Nancy, fue muy difícil formar a tres hombres?.

Sí, muchas veces tuve que actuar con la mano más en la razón que en el corazón y ser dura. No me pesa y creo que ellos tampoco guardarán un mal recuerdo. Siempre he dicho en relación también con el país, que mientras en una casa no haya orden y principios todo se tambalea. Era lo que decía Rodrigo del Partido Liberal. Siempre les dije:Lara desgraciadamente está muerto. El fue lo que hizo de su vida, pero nosotros no podemos vivir de eso. Si quieren ser personas de bien, tienen que luchar y ganárselo.

Tuvo momentos más difíciles que otros?.

Nancy. Desde luego y en todos los órdenes. Por ejemplo, de pronto descubrí que los niños no iban al colegio sino que se quedaban en la calle. Inmediatamente les conseguí un internado en Inglaterra, con los benedictinos. Protestaron, dijeron que era la peor mamá del mundo, que eso iba contra los derechos de los niños y que me iban a denunciar...

Rodrigo. A mí me tocaba en una habitación de cinco compañeros y a Jorge, con veinte. El último argumento que dio era que de pronto lo violaban.

Nancy. Le dije:te violan es porque te dejas. Tienes herramientas para defenderte, de manera que adelante!Allí estuvieron dos años.

Cómo ve a sus hijos?.

Rodrigo es un muchacho fuerte al que le tocó la parte más dura, por ser el mayor. Ha asumido su responsabilidad. Ha sido un ejemplo muy valioso para sus hermanos.El negroi (Jorge) tiene la simpatía, la chispa y la picardía de Rodrigo; hace amigos muy fácilmente y vive la vida contento, teniendo o no teniendo. Pablo es un muchacho muy dulce, muy cercano a mí y muy amigo.

Rodrigo. Tuvimos una experiencia muy dura, pero mi mamá nos sacó adelante a pesar de que vivimos en medios tan diferentes como España, Suiza y Francia, donde uno siempre es visto como extranjero. Logró que fuéramos una familia muy unida.

Paulo. La admiro muchísimo porque, a pesar de su aparente fragilidad, es una roca y nos dio amor y formación. Tenía 3 años cuando nos fuimos y durante 17, el peor sufrimiento fue la falta de mi papá y el sentimiento de desarraigo. Ella se las arregló para sacarnos adelante y aquí estamos para trabajar por el país. Rodrigo desde la política probablemente, yo desde la empresa privada, como espero. Falta la decisión delnegroi , pero todos queremos decir Presente!

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.