RESERVAS INFLADAS PROVOCARON PELEA INTERNA EN SHELL

RESERVAS INFLADAS PROVOCARON PELEA INTERNA EN SHELL

A principios de 2002, los dos principales ejecutivos de Royal Dutch/Shell Group empezaron a discutir cómo manejar un explosivo secreto: la petrolera anglo-holandesa parecía haber contabilizado más reservas de crudo y gas natural (una medida clave en el valor de una empresa petrolera) de lo permitido bajo los lineamientos de las autoridades estadounidenses. (VER GRAFICA: TITUBEOS COSTOSOS)

20 de abril 2004 , 12:00 a.m.

A principios de 2002, los dos principales ejecutivos de Royal Dutch/Shell Group empezaron a discutir cómo manejar un explosivo secreto: la petrolera anglo-holandesa parecía haber contabilizado más reservas de crudo y gas natural (una medida clave en el valor de una empresa petrolera) de lo permitido bajo los lineamientos de las autoridades estadounidenses.

(VER GRAFICA: TITUBEOS COSTOSOS).

Walter van de Vijver, quien se había convertido recientemente en jefe de exploración y producción, sugirió una limpieza general. Pero Sir Philip Watts, su jefe y presidente del directorio de Shell, se resistió. Pese a sus visiones opuestas, la gigante petrolera dijo ayer en un reporte sobre sus reservas, que los dos ejecutivos actuaron para mantener un manto de silencio sobre la información, incluso mientras su relación se deterioraba.

"Ya estoy harto de mentir acerca de la extensión de nuestros problemas de reservas y de las revisiones a la baja que necesitan ser hechas debido a la contabilización demasiado agresiva/optimista", le escribió Van de Vijver a Sir Philip el 9 de noviembre, de acuerdo con el extracto de un correo electrónico dado a conocer por la empresa.

Dos meses después, Shell reveló a los inversionistas que había exagerado en extremo el monto de sus reservas y que reduciría su estimado en un 20%, lanzando en picada las acciones de las dos empresas matrices del gigante petrolero.

Las revelaciones condujeron al despido de ambos ejecutivos y la apertura de investigaciones por el Departamento de Justicia, la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) y otras autoridades estadounidenses.

El correo electrónico es parte de un registro de documentos internos que la empresa dio a conocer ayer. Fue incluido en una publicación parcial de un informe interno sobre el descalabro contable de las reservas de energía que ha escandalizado a los inversionistas europeos, quienes por mucho tiempo consideraron a Shell entre las empresas con las gerencias más coherentes y conservadoras del mundo. El escándalo ya ha cobrado la cabeza de cuatro altos ejecutivos de Shell, incluyendo la de Judy Boynton, quien dejó ayer su cargo como directora general de finanzas.

La revisión a la baja de las reservas también ha sacudido a la industria global de petróleo y gas, que mueve al año unos US$2 billones, generando interrogantes sobre cómo las otras energéticas contabilizan su principal activo: las reservas de crudo y gas que aseguran poseer.

Ayer, Standard & Poor s Ratings Services recortó la calificación de crédito a largo plazo de Shell a AA+, de AAA, citando la última rebaja en el monto de las reservas y el informe interno, que resalta lo que S&P denomina "un gobierno corporativo prolongadamente débil con una desviación significativa de las leyes de la SEC". El informe divulgado el lunes es sólo una sección de un documento de 463 páginas producido para el comité auditor de Shell por la firma de abogados estadounidense Davis Polk & Wardwell.

El documento, que está ahora en manos de las autoridades, detalla varias posibles razones para las exageraciones originales. En notas, correos electrónicos e informes, Van de Vijver insitió consistentemente en que las reservas contabilizadas durante el período de Sir Philip como jefe de la división de exploración y producción, entre 1997 y 2001, eran "agresivas"o "prematuras" y no se ceñían a los propios lineamientos de Shell.

El informe cita estándares internos y sistemas de auditoría laxos en las unidades de negocios altamente autónomas de la compañía en todo el mundo.

Además de anunciar la salida de Boynton, Shell redujo ayer en un 1% adicional el total de sus reservas, llevando el recorte final a 22%. La compañía también dijo que volverá a anunciar sus resultados financieros de 2002 y que revisará los de 2003, anunciados en febrero.

Shell añadió que el impacto final del total de la reducción de reservas será de poco más de US$100 millones al año durante el período de cuatro años entre 2000 y 2003. En febrero, Shell estimó sus ganancias de 2003 en US$12.700 millones.

En una carta distribuida por su abogado la semana pasada, Van de Vijver se defendió, diciendo que alertó a la cúpula administrativa sobre los problemas tan pronto se enteró de ellos, y que lideró la campaña en favor de una apertura pública.

En una declaración emitida ayer, el abogado de Van de Vijver dijo que el informe dado a conocer por Shell "no describe el esfuerzo extraordinario que asumió Van de Vijver para examinar completamente el problema de las reservas en Nigeria y Omán". El abogado de Sir Philip declinó hacer comentarios.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.