TERMINAL DE TRANSPORTES, PARAÍSO DE LOS DELINCUENTES

TERMINAL DE TRANSPORTES, PARAÍSO DE LOS DELINCUENTES

María, una mujer trabajadora que desempeña sus labores en Tunja, pasó el mayor susto de su vida cuando ingresó a un vehículo de la empresa Cooflotax.

17 de febrero 2004 , 12:00 a. m.

María, una mujer trabajadora que desempeña sus labores en Tunja, pasó el mayor susto de su vida cuando ingresó a un vehículo de la empresa Cooflotax.

Como tantas personas que se desplazan diariamente desde Duitama hacia otras ciudades, María llegó al terminal de transportes a las 6:30 de la mañana. Al ingresar al colectivo que la transportaría, fue abordada por Pedro Pinto, un reconocido delincuente del lugar, quien la despojó de una cadena.

El conductor del vehículo reaccionó enfrentándose a golpes con el delincuente quien salió a correr. Luis Francisco Cuta Chacón, quien trabaja ayudando con los equipajes a los pasajeros, alcanzó a Pinto que, al verse acorralado, lo hirió con una puñaleta en el tórax. Para poder huir del lugar, con la misma arma el delincuente atacó a Leandro Salomón Mesa Sánchez, un niño de 10 años que presenciaba los hechos y que resultó herido en el brazo.

El delincuente fue capturado en inmediaciones del barrio San Fernando por la Policía Nacional, mientras las dos personas heridas eran llevadas al Hospital Regional, donde les hicieron las curaciones y las dieron de alta.

Este fue apenas uno de los casos de delincuencia común que a diario se presentan en el terminal de transportes de Duitama. Jaime Becerra Niño, quien diariamente debe tomar transporte hacia Paipa, dice que los robos y atracos cada día son más frecuentes ante la mirada impotente de algunos policías que vigilan el lugar, pero quienes no reaccionan ante las situaciones que ven.

Las quejas de los conductores, representantes de empresas de servicio de transporte, comerciantes y pasajeros sobre los alarmantes niveles de inseguridad que se presentan en el terminal de transportes de Duitama a cualquier hora del día no han tenido respuesta.

Es por eso que los delincuentes ya dejaron de actuar en las inmediaciones del terminal y ahora lo hacen en los mismos buses que esperan por pasajeros , afirmó un conductor de la empresa Cooflotax.

A pesar que en el terminal se paga vigilancia, el servicio es muy deficiente y la presencia de la Policía no sirve para nada , dijo el conductor de un taxi.

Ligia Yadira Bonza, administradora del terminal, dice que esa entidad solo responde por lo que ocurre dentro de sus instalaciones pero que, efectivamente, allí se están registrando entre dos y tres casos diarios de delincuencia.

La administración tiene contratado el servicio de vigilancia con un celador en cada turno, pero eso no es suficiente y se necesita del apoyo de la policía. La semana pasada fue asaltada una caseta de venta de frutas y comidas.

Bonza dice que muchos delincuentes se hacen pasar como revoladores y que por eso los que ejercen ese oficio serán carnetizados o sacados definitivamente del lugar.

Foto: en el terminal de transportes de Duitama atracan a plena luz del día, muchas veces ante la mirada impotente de los agentes de la policía. Es uno de los lugares más peligrosos de la ciudad.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.